¿Es­tá pre­pa­ra­do?

La im­por­tan­te es ele­gir el que me­jor se adap­te a sus ne­ce­si­da­des. Des­de el Gru­po Brains In­ter­na­tio­nal Schools nos dan las cla­ves pa­ra de­ci­dir.

Ser Padres - - Especial Campamento­s - Por Car­men Or­tiz

¿Tie­ne el ni­ño in­te­rés en ir a al­gún cam­pa­men­to?

El me­jor in­di­ca­dor es su pro­pio in­te­rés. Cuan­do aún es­tán en las pri­me­ras fa­ses de la in­fan­cia pue­de que to­da­vía no es­tén pre­pa­ra­dos pa­ra adap­tar­se en un tiem­po de­ma­sia­do cor­to a un en­torno des­co­no­ci­do. Es bueno que pue­dan ir acom­pa­ña­dos por un her­mano ma­yor o al­gún ami­go.

¿Le gus­ta re­la­cio­nar­se con otros ni­ños?

Si el ni­ño pre­fie­re ju­gar so­lo o no le gus­ta in­ter­ac­tuar con otros ni­ños qui­zás pa­ra él sea ex­ce­si­vo es­tar un lar­go pe­rio­do de tiem­po con ni­ños las 24 ho­ras del día. Sin em­bar­go el desa­rro­llo de las ha­bi­li­da­des so­cia­les es fun­da­men­tal en su desa­rro­llo in­te­lec­tual y emo­cio­nal. Una bue­na op­ción son los cam­pa­men­tos ur­ba­nos so­lo en ho­ra­rio de día.

¿Res­pe­ta las nor­mas en ca­sa?

En el cam­pa­men­to el ni­ño de­be de se­guir unas nor­mas y las di­rec­tri­ces de los mo­ni­to­res. Si en ca­sa res­pe­ta los li­mi­tes es­ta­ble­ci­dos y si­gue las ru­ti­nas, se­gu­ra­men­te tam­bién lo ha­rá con las nor­mas y ru­ti­nas que es­ta­ble­cen los mo­ni­to­res en el cam­pa­men­to de ve­rano. Así se ga­ran­ti­za la se­gu­ri­dad de los más pe­que­ños y el bie­nes­tar del res­to de los com­pa­ñe­ros.

¿Pue­de va­ler­se por sí mis­mo?

Pa­ra ir a un cam­pa­men­to de ve­rano el ni­ño de­be de te­ner cier­ta au­to­no­mía. No im­por­ta si el ni­ño no sa­be rea­li­zar al­gu­na ta­rea, ya que los mo­ni­to­res po­drán ayu­dar­le, pe­ro si aún no co­me so­lo, no sa­be ves­tir­se o atar­se los cor­do­nes, qui­zás sea me­jor es­pe­rar un año más.

¿Ha dor­mi­do fue­ra de ca­sa?

Si el ni­ño ya ha dor­mi­do fue­ra de ca­sa y ha si­do una ex­pe­rien­cia sa­tis­fac­to­ria es una bue­na se­ñal.

Si no lo ha he­cho es re­co­men­da­ble pro­po­ner­le que in­vi­te a dor­mir a al­gún ami­go pa­ra que lue­go le de­vuel­va la in­vi­ta­ción y ver có­mo se desen­vuel­ve.

El ni­ño de­be de ser au­tó­no­mo y po­der rea­li­zar las ta­reas bá­si­cas por sí so­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.