En­tre­vis­ta

Los hu­ma­nos so­mos la úni­ca es­pe­cie ca­paz de en­se­ñar a nues­tra des­cen­den­cia a ser fe­li­ces, pe­ro ¿sa­be­mos có­mo ha­cer­lo? Las úl­ti­mas teo­rías de la neu­ro­cien­cia nos mues­tran el ca­mino real.

Ser Padres - - Sumario - Por Terry Gra­ge­ra

Ha­bla­mos con No­ra Ro­drí­guez.

No­ra Ro­drí­guez, es­cri­to­ra, edu­ca­do­ra y en­sa­yis­ta, no se con­for­ma con po­co. Su ob­je­ti­vo es con­se­guir la me­jor ver­sión de ca­da ni­ño, lo que va muy li­ga­do a su con­cep­to de fe­li­ci­dad. Sus teo­rías so­bre có­mo lo­grar la ex­ce­len­cia aca­dé­mi­ca se ale­jan de lo or­to­do­xo, pe­ro la han con­ver­ti­do en re­fe­ren­te en el cam­po de la in­no­va­ción edu­ca­ti­va.

En su li­bro Edu­car pa­ra la Paz ha­bla de la fe­li­ci­dad res­pon­sa­ble. ¿Cuál es su se­cre­to?

En­se­ñar des­de que el ni­ño es­tá en la cu­na con la ac­ti­tud de los adul­tos, de res­pe­to, de em­pa­tía, de ge­ne­ro­si­dad, de ama­bi­li­dad, de com­pa­sión... có­mo ser un buen mo­de­lo. Y en­se­ñar­les, con to­do lo que po­de­mos ha­cer con ellos, que tu fe­li­ci­dad no es­tá re­ñi­da con la fe­li­ci­dad y el bie­nes­tar de los de­más. Has­ta aho­ra nos he­mos creí­do que si eras in­di­vi­dua­lis­ta y com­pe­ti­ti­vo ibas a ser más fe­liz, pe­ro nos da­mos cuen­ta de que nos sen­ti­mos más so­los y es­to no fun­cio­na. Hay que edu­car en la di­rec­ción con­tra­ria.

Des­per­tar en­ton­ces el ce­re­bro so­cial del ni­ño es vi­tal pa­ra su desa­rro­llo...

Exis­te la idea de que con las ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res es co­mo los ni­ños van a desa­rro­llar sus ta­len­tos, ya sea ma­te­má­ti­co, mu­si­cal, fut­bo­lís­ti­co... Y, en reali­dad, los ta­len­tos es­tán muy arrai­ga­dos a las emo­cio­nes. El ta­len­to se po­ne en mar­cha con aque­llo que nos cau­sa emo­ción. Y las emo­cio­nes pro­vie­nen de la co­ne­xión con los de­más. Así se ha com­pro­ba­do en la so­cio­lo­gía emo­cio­nal y por par­te de la neu­ro­cien­cia, que de­mues­tran que cuan­do ha­ce­mos al­go por el otro, si­guien­do un me­ca­nis­mo an­ces­tral, ahí se des­pier­tan nues­tros ta­len­tos, por­que sa­ca­mos a re­lu­cir aque­llo que nos re­sul­ta más fá­cil, más agra­da­ble, más po­si­ti­vo y que nos ha­ce ser fe­li­ces. La ayu­da mu­tua co­mien­za a los 18 me­ses de edad. Los ni­ños a es­ta edad son ca­pa­ces de de­tec­tar lo que tú ne­ce­si­tas. To­do lo que tie­ne que ver con la ama­bi­li­dad y con la ge­ne­ro­si­dad es lo que des­pier­ta los ta­len­tos. Por tan­to no hay que edu­car con so­bre­car­ga de tra­ba­jo sino edu­car con lo que nos ha­ce más hu­ma­nos.

¿El al­truis­mo y la ge­ne­ro­si­dad son en­to­nes po­ten­tes mo­to­res edu­ca­ti­vos?

La em­pa­tía es el wi­fi que nos sir­ve pa­ra co­nec­tar­nos con los de­más. La bio­lo­gía es tan sa­bia que los hu­ma­nos te­ne­mos un sis­te­ma ner­vio­so de­di­ca­do a con­tec­tar con los otros. Al con­tra­rio de lo que se vie­ne di­cien­do ha­ce mu­cho, los hu­ma­nos so­mos se­res bon­da­do­sos, te­ne­mos un ce­re­bro pre­pa­ra­do pa­ra la bon­dad. Sin em­bar­go, he­mos creí­do que sien­do in­di­vi­dua­lis­tas y com­pe­ti­ti­vos éra­mos más fe­li­ces. Hoy en

día sa­be­mos que si los se­res hu­ma­nos lle­ga­mos has­ta aquí fue por­que desa­rro­lla­mos el al­truis­mo y la ge­ne­ro­si­dad. To­das nues­tras con­duc­tas de­pen­den de nues­tros neu­ro­trans­mi­so­res, y si en­se­ña­mos emo­cio­nes cons­truc­ti­vas los neu­ro­trans­mi­so­res de la fe­li­ci­dad tra­ba­jan a to­pe.

¿Có­mo po­de­mos ayu­dar a los ni­ños a iden­ti­fi­car sus emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos?

Un ni­ño pue­de de­cir: ‘Me sien­to tris­te, me sien­to ale­gre’ y si no sa­be de­fi­nir las emo­cio­nes, po­ner­le un co­lor, pe­ro si aca­ba aquí es­to no ga­ran­ti­za que ten­ga bue­nas ex­pe­rien­cias po­si­ti­vas con los de­más. Te­ne­mos que sa­ber pa­ra qué edu­ca­mos. Edu­ca­mos pa­ra for­mar bue­nas per­so­nas, bue­nos ciu­da­da­nos y cuan­do el apren­di­za­je par­te de una ex­pe­rien­cia so­cial po­ten­te, sea en el co­le­gio o sea en ca­sa, es mu­cho más ri­co y pa­sa a la me­mo­ria a lar­go pla­zo. Si un ni­ño se sien­te so­lo, no sien­te que per­te­ne­ce al gru­po de com­pa­ñe­ros, no se sien­te re­co­no­ci­do o vi­ve en una fa­mi­lia in­di­fe­ren­te, ese ni­ño no apren­de­rá bien por mu­cho que ten­ga los me­jo­res pro­fe­so­res o los me­jo­res co­le­gios.

¿Por eso re­cal­ca en su obra que los ni­ños ne­ce­si­tan desa­rro­llar el sen­ti­do de la per­te­nen­cia a un gru­po?

Los ni­ños ne­ce­si­tan sen­tir­se co­nec­ta­dos po­si­ti­va­men­te con los de­más y sen­tir que ha­cen al­go por otros. Ne­ce­si­tan sen­tir­se trans­for­ma­do­res de la reali­dad. No ne­ce­si­ta­mos ni­ños pa­si­vos, que tie­nen que ser obe­dien­tes y no dar su pun­to de vis­ta, es­to es pa­sa­do. Hoy la so­cie­dad

La ama­bi­li­dad y la ge­ne­ro­si­dad es lo que des­pier­ta el ta­len­to, no las su­ce­sión de ac­ti­vi­da­des

es otra y te­ne­mos que pre­pa­rar a los ni­ños pa­ra que en la ado­les­cen­cia ese sen­ti­do de per­te­nen­cia que desa­rro­llan en la pri­me­ra in­fan­cia lo pue­dan tras­la­dar a las ex­pe­rien­cias en las que van a es­tar in­mer­sos. Por­que por pri­me­ra vez en la historia de la Hu­ma­ni­dad, las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes van a so­cia­li­zar­se en dos mun­dos pa­ra­le­los: el vir­tual y el real. El sen­ti­do de per­te­nen­cia tie­ne que exis­tir en uno y otro la­do. Siem­pre le di­go a los jó­ve­nes que el ce­re­bro so­lo pue­de co­nec­tar­se con 150 per­so­nas, por lo que te­ner dos mil ami­gos en Fa­ce­book y 10 en la vi­da real no es­tá ba­lan­cea­do.

Hay que tra­ba­jar des­de eda­des muy tem­pra­nas. An­tes que de­jar fue­ra del au­la a un ni­ño de 3 o 4 años por al­go que hi­zo mal en re­la­ción a un com­pa­ñe­ro se de­be per­se­guir que ha­ga al­go por el otro, por ayu­dar­lo, por en­se­ñar­le al­go.

Es una Pe­da­go­gía que po­ne pri­me­ro el fo­co en lo so­cial, por­que así es co­mo triun­fa lo aca­dé­mi­co. Nos han edu­ca­do pa­ra lle­gar pri­me­ro y ser com­pe­ti­ti­vos, en la ley del “yo pri­me­ro”, pe­ro es­to no nos ha he­cho ni me­jo­res ni más fe­li­ces. Hoy sa­be­mos que las per­so­nas que tie­nen ma­yor li­de­raz­go son aque­llas que bus­can el bien de los de­más, no so­lo el pro­pio. Las per­so­nas con ma­yor ni­vel aca­dé­mi­co re­co­no­ci­do y que se sien­ten más sa­tis­fe­chas con­si­go mis­mas son las que ha­cen co­sas por los de­más, por eso hay que in­te­grar des­de eda­des muy tem­pra­nas el vo­lun­ta­ria­do en los co­le­gios, o sim­ple­men­te el “qué ten­go yo pa­ra dar al otro”. Es­to fa­vo­re­ce es­pe­cial­men­te a ni­ños tí­mi­dos o vul­ne­ra­bles por­que los sa­ca del lu­gar de víc­ti­mas.

¿Qué pa­pel jue­ga la tec­no­lo­gía en el día a día de los ni­ños y ado­les­cen­tes? ¿En qué se ba­sa es­ta nue­va Pe­da­go­gía?

La tec­no­lo­gía no lo re­suel­ve to­do y hay que en­se­ñar­les. Pri­me­ro re­edu­can­do a los pa­dres y a los do­cen­tes pa­ra que re­edu­quen a sus hi­jos. De­ben sa­ber que te­ner mu­chos li­kes no im­pli­ca ser buena per­so­na o que lo que di­ce un you­tu­ber no tie­ne que ser ne­ce­sa­ria­men­te ver­dad, o que no pue­den in­for­mar­se ex­clu­si­va­men­te por Fa­ce­book. Te­ne­mos que en­se­ñar pa­ra que los jó­ve­nes se­pan ha­cer­se bue­nas pre­gun­tas, no pa­ra que ten­gan res­pues­tas, pues­to que las res­pues­tas las tie­nen en to­dos la­dos. No se pue­de dar ni te­lé­fo­nos ni ta­ble­tas co­mo chu­pe­te elec­tró­ni­co a los ni­ños, al me­nos has­ta los 12 años. Los ni­ños se acos­tum­bran a ser con­tro­la­dos en las re­des so­cia­les y a con­tro­lar a otros, por eso el bull­ying hoy día es un me­ca­nis­mo de con­trol que, en sus pri­me­ras fa­ses, mu­chos jó­ve­nes no ven mal. Es­ta­mos fren­te a un pro­ble­ma que se so­lu­cio­na con más ac­ti­vi­da­des en las cua­les pre­do­mi­ne la co­la­bo­ra­ción ac­ti­va pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas y el al­truis­mo.

¿El al­truis­mo es una fa­cul­tad in­na­ta?

Sa­be­mos que los se­res hu­ma­nos ve­ni­mos des­de el na­ci­mien­to pa­ra vi­vir so­cial­men­te y trans­for­mar la so­cie­dad. A los cin­co me­ses, el be­bé ya tie­ne un sen­ti­do de jus­ti­cia so­cial. So­mos el re­sul­ta­do de más de 300.000 ge­ne­ra­cio­nes y de más de sie­te mi­llo­nes de años de evo­lu­ción. Trae­mos mu­cho an­ces­tral­men­te. Por eso pro­pon­go siem­pre com­prar me­nos ju­gue­tes y fa­ci­li­tar a los ni­ños ob­je­tos co­ti­dia­nos no pe­li­gro­sos pa­ra que pue­dan crear sus pro­pios jue­gos. Tam­bién es fun­da­men­tal que el te­le­vi­sor no es

De­be­mos en­se­ñar a los ni­ños a ha­cer­se bue­nas pre­gun­tas; las res­pues­tas es­tán en to­dos la­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.