Sa­ber ac­tuar

¿Qué le pa­sa?, ¿por qué llo­ra tan­to? Blo­quea­dos, los pa­dres re­co­rre­mos una vez tras otra la rue­da de las po­si­bi­li­da­des (¿ham­bre, frío, pa­ñal, do­lor?), sin re­sul­ta­do.

Ser Padres - - Sumario - Por Ma­nue­la En­tis­ne

Cal­mar su llan­to.

El llan­to en la vi­da adul­ta so­lo tie­ne una fun­ción: ex­pre­sar tris­te­za y do­lor. Por eso al prin­ci­pio las lá­gri­mas de nues­tro be­bé pue­den pro­du­cir­nos an­gus­tia y por eso, ade­más, es ló­gi­co que no se­pa­mos di­fe­ren­ciar un ti­po de llan­to de otro. Es el mo­men­to de apren­der­lo, a tra­vés del mé­to­do de en­sa­yo y error.

«Hay dos ra­zo­nes di­fe­ren­tes por las que los be­bés llo­ran», afir­ma la psi­có­lo­ga Lau­ra Díaz de En­tre­so­tos: «En pri­mer lu­gar, pa­ra co­mu­ni­car ne­ce­si­da­des: ham­bre, frío, ca­lor, ne­ce­si­dad de con­tac­to, abu­rri­mien­to... En se­gun­do lu­gar, los be­bés llo­ran pa­ra li­be­rar es­trés y emo­cio­nes do­lo­ro­sas: cuan­do lo he­mos pro­ba­do to­do y si­gue llo­ran­do, so­le­mos ol­vi­dar es­ta se­gun­da op­ción». Ca­da una de es­tas dos cau­sas re­quie­re de una res­pues­ta di­fe­ren­te.

Res­pues­tas que fun­cio­nan

Cuan­do el llan­to del be­bé ex­pre­sa una ne­ce­si­dad, he­mos de cu­brir­la. A ve­ces lo con­se­gui­mos in­clu­so sin ha­ber iden­ti­fi­ca­do la cau­sa. Por ejem­plo, Juan, de dos me­ses, llo­ra sin pa­rar y tras pro­bar va­rias co­sas, su ma­dre des­cu­bre asom­bra­da que al sa­lir a la ca­lle el llan­to del ni­ño ce­sa.

Ali­men­to, abri­go, pa­ñal. Es la pri­me­ra ron­da que em­pren­de­mos cuan­do aún no di­fe­ren­cia­mos un llan­to de otro. Ofre­ce­mos te­ta-bi­be­rón, mi­ra­mos el pa­ñal, lo abri­ga­mos bien (o le qui­ta­mos el jer­sey). So­lu­cio­nes sen­ci­llas pa­ra cu­brir al­gu­nas de las ne­ce­si­da­des bá­si­cas... aun­que no to­das. Por eso si el be­bé si­gue llo­ran­do, no hay que vol­ver a em­pe­zar la rue­da des­de el prin­ci­pio, sino se­guir bus­can­do la so­lu­ción (y así po­dre­mos ima­gi­nar­nos la cau­sa).

Co­ger­lo en bra­zos... Si llo­ra cuan­do lo sol­ta­mos y se ca­lla cuan­do lo co­ge­mos no he­mos de se­guir bus­can­do, ya he­mos en­con­tra­do lo que bus­cá­ba­mos: no tie­ne ham­bre, no ne­ce­si­ta sa­lir, ni tie­ne ga­ses... ne­ce­si­ta con­tac­to. La ne­ce­si­dad de con­tac­to fí­si­co es tan im­por­tan­te co­mo la le­che que to­ma, es el ali­men­to emo­cio­nal del be­bé. Al­gu­nos es­tu­dios se­ña­lan que en las cul­tu­ras don­de las ma­dres lle­van a sus be­bés en­ci­ma to­do el tiem­po, ape­nas se es­cu­cha llo­rar a los pe­que­ños. En nues­tra cul­tu­ra, sin em­bar­go, aún se con­si­de­ra una es­pe­cie de «ca­pri­cho» del be­bé que pue­de aca­bar en un be­bé ma­la­cos­tum­bra­do o mi­ma­do. Sin em­bar­go, los be­bés que pue­den pa­sar mu­cho tiem­po en con

tac­to con sus pa­dres son, a la lar­ga, más in­de­pen­dien­tes y em­pá­ti­cos que los que no re­ci­ben es­te con­tac­to. Por otro la­do, es­te con­tac­to vuel­ve más per­cep­ti­va a la ma­dre, que re­co­no­ce las ne­ce­si­da­des de su pe­que­ño an­tes in­clu­so de llo­rar.

Cam­biar­lo de pos­tu­ra Su sis­te­ma di­ges­ti­vo sue­le es­tar en el ori­gen de llan­tos por do­lor, es­pe­cial­men­te esos que tie­nen que ver con los ga­ses. El llan­to por do­lor de ga­ses pue­de des­apa­re­cer cuan­do lo cam­bia­mos de pos­tu­ra, por ejem­plo a esa bo­ca aba­jo en la que su ba­rri­gui­ta des­can­sa so­bre nues­tra palma (el avión). A al­gu­nos ni­ños les cal­ma que los me­nee­mos o que bai­le­mos con ellos.

Re­ti­rar­se a un lu­gar tran­qui­lo

Se­gún el ca­rác­ter del be­bé y la vi­da que lle­va, a ve­ces lo que le ocu­rre es que es­tá so­me­ti­do a de­ma­sia­dos es­tí­mu­los y su sis­te­ma ner­vio­so no pue­de más. En es­te ca­so lo que fun­cio­na es re­ti­rar­nos con él a una habitación con las lu­ces ba­jas, si­len­cio­sa, don­de se cal­ma. Pue­de que apro­ve­che tu aten­ción pa­ra llo­rar y li­be­rar es­trés. Es­pe­cial­men­te cuan­do ha ha­bi­do mu­cha so­bre­es­ti­mu­la­ción du­ran­te el día. Si es­to es lo que fun­cio­na po­dre­mos con­cluir que, efec­ti­va­men­te, ne­ce­si­ta­ba re­ba­jar la in­ten­si­dad de los es­tí­mu­los. No nos da­mos cuen­ta de has­ta qué pun­to los rui­dos, imá­ge­nes o cam­bios, pue­den afec­tar­le. Al­gu­nos be­bés se ca­llan en cuan­to em­pie­zan a es­cu­char las pri­me­ras no­tas de una de­ter­mi­na­da canción. Al­gu­nas can­cio­nes y los rui­dos mo­nó­to­nos pue­den ser tam­bién una so­lu­ción, si nues­tro hi­jo ne­ce­si­ta re­la­jar­se o sen­tir­se se­gu­ro.

Sa­lir a la ca­lle Co­mi­do, se­co y en bra­zos, si­gue llo­ran­do in­con­so­la­ble. Has­ta que des­cu­bri­mos que, en cuan­to sa­li­mos a la ca­lle, deja de llo­rar y gor­jea, ani­ma­do, co­mo si na­da hu­bie­ra ocu­rri­do. ¿Qué ti­po de me­di­ci­na es la ca­lle, qué ne­ce­si­dad cu­bre? La de apren­der. Tan­to la au­sen­cia de es­tí­mu­los co­mo el ex­ce­so pro­du­cen es­trés en el be­bé. Su sis­te­ma ner­vio­so ne­ce­si­ta re­ci­bir es­tí­mu­los y sa­lir a la ca­lle ofre­ce al be­bé una enor­me va­rie­dad de so­ni­dos, olo­res, imá­ge­nes... con las que dis­fru­ta de lo lin­do.

Cuan­do na­da fun­cio­na

A ve­ces cuan­do el be­bé sien­te mu­cho es­trés no se ca­lla in­me­dia­ta­men­te, ne­ce­si­ta li­be­rar su ten­sión a tra­vés del llan­to. Es esa se­gun­da cau­sa de llan­to en los be­bés de la que ha­blá­ba­mos al prin­ci­pio, la que siem­pre ol­vi­da­mos y, por tan­to, la que más nos cues­ta iden­ti­fi­car, so­bre to­do por­que lo que re­quie­re de no­so­tros es a ve­ces más di­fí­cil que to­do lo que he­mos he­cho has­ta aho­ra: de­te­ner­nos y acom­pa­ñar al be­bé mien­tras llo­ra.

«Si el llan­to con­ti­núa a pe­sar de ha­ber da­do res­pues­ta a to­das sus ne­ce­si­da­des, en­ton­ces es que el be­bé ne­ce­si­ta li­be­rar su es­trés con el llan­to», afir­ma Lau­ra Díaz de En­tre­so­tos. «Es

Los te­rri­bles có­li­cos

Los lla­ma­dos có­li­cos del lac­tan­te sue­len ser la má­xi­ma ex­pre­sión de esa si­tua­ción en la que los pa­dres se sien­ten im­po­ten­tes an­te el llan­to de su be­bé. Es un ca­jón de sas­tre en el que se me­ten los llan­tos de 2-3 ho­ras de du­ra­ción que se pro­du­cen al me­nos tres días a la se­ma­na, nor­mal­men­te a úl­ti­ma ho­ra del día. Las ex­pli­ca­cio­nes tra­di­cio­na­les los han re­la­cio­na­do con la in­ma­du­rez del sis­te­ma di­ges­ti­vo, tan­to por lo que con­su­me el be­bé co­mo por lo que con­su­me la ma­dre (si le da pe­cho), y es cier­to que en al­gu­nas oca­sio­nes los có­li­cos han des­apa­re­ci­do cuan­do ha cam­bia­do la ali­men­ta­ción de uno de los dos. Pe­ro en otros mu­chos ca­sos, no.

«Otra ex­pli­ca­ción es la que re­la­cio­na al­gu­nos de es­tos llan­tos con esa ne­ce­si­dad que tie­ne el be­bé de li­be­rar es­trés», re­cuer­da Lau­ra Díaz de En­tre­so­tos. «So­le­mos pen­sar que la vi­da del be­bé es idí­li­ca, pe­ro ha ha­bi­do y hay mu­chas fuen­tes de es­trés en su vi­da», afir­ma. ¿Tan­to co­mo pa­ra llo­rar va­rias ho­ras ca­da no­che? Pues sí. Su sis­te­ma ner­vio­so es muy sen­si­ble y hay si­tua­cio­nes que, efec­ti­va­men­te, le cau­san un es­trés que no li­be­ra de gol­pe sino po­co a po­co, ca­da día, a tra­vés del llan­to. Su vi­da no es tan fá­cil co­mo pa­re­ce.

El ca­so es que si ya he­mos des­car­ta­do to­das las ne­ce­si­da­des y no po­de­mos ha­cer na­da pa­ra que no llo­re ese buen ra­to dia­rio, es el mo­men­to de de­jar las so­lu­cio­nes, abra­zar­lo y dis­po­ner­nos a aco­ger su llan­to con amor y acep­ta­ción. «Pue­des llo­rar lo que ne­ce­si­tes, mi ni­ño, es­toy aquí con­ti­go», po­de­mos trans­mi­tir­le. Es­ta ac­ti­tud es sen­ti­da por el be­bé y re­la­ja a los pa­dres, pues el ob­je­ti­vo ha cam­bia­do: aho­ra es acom­pa­ñar­lo. muy im­por­tan­te co­lo­car es­ta ne­ce­si­dad en el ma­pa; a al­gu­nos pa­dres les pa­re­ce que es co­mo no ha­cer na­da por­que el be­bé si­gue llo­ran­do, sin em­bar­go en es­te ca­so el llan­to es el me­ca­nis­mo por el que nos cu­ra­mos del do­lor», con­clu­ye. In­clu­so los adul­tos agra­de­ce­mos mu­cho más un acom­pa­ñan­te que nos per­mi­te llo­rar to­do lo que ne­ce­si­ta­mos que uno que an­sio­sa­men­te nos da ra­zo­nes pa­ra que ter­mi­ne nues­tro llan­to.

¿Có­mo acom­pa­ñar es­te llan­to? Co­mo nos gus­ta­ría ser acom­pa­ña­dos. De­be­mos ha­cer­lo en con­tac­to fí­si­co, pa­ra trans­mi­tir se­gu­ri­dad al be­bé, en una pos­tu­ra en la que nos pue­da ver y que nos per­mi­ta es­cu­char­lo, acom­pa­ñar­lo mien­tras se desaho­ga.

Cuan­do no po­de­mos más

El llan­to de nues­tro be­bé nos pue­de su­mir en la an­gus­tia, blo­quear­nos y blo­quear así nues­tra ca­pa­ci­dad de res­pues­ta. Es­to pue­de ocu­rrir, por ejem­plo, por­que nues­tro pro­pio llan­to fue re­pri­mi­do de be­bés o sim­ple­men­te por­que nues­tras ne­ce­si­da­des bá­si­cas no es­tán cu­bier­tas. Es im­por­tan­te bus­car la for­ma de cu­brir nues­tras ne­ce­si­da­des de des­can­so, ali­men­to, es­cu­cha, con­tac­to... In­clu­so de llan­to. Si es­ta­mos ex­haus­tos y ne­ce­si­ta­mos ayu­da, no he­mos de du­dar ni un ins­tan­te en pe­dir­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.