Ca­ri­cias

El lu­gar más se­gu­ro del mun­do es el abra­zo de ma­má o pa­pá. El que aco­ge sin con­di­cio­nes, la cu­na ideal, la me­di­ci­na de to­dos los ma­les. ¿Por qué dár­se­lo? ¿Por qué ne­gár­se­lo? ¿Y si ma­má no es­tá cuan­do lo pi­de?

Ser Padres - - Sumario - Por Ma­ri­sa Ru­bio

El po­der del abra­zo.

Re­cor­da­mos el abra­zo de nues­tros pa­dres sien­do ni­ños? ¿El de una abue­la? Ja­más ol­vi­da­mos lo que nos di­ce el cuer­po del otro, es­pe­cial­men­te lo que nos di­ce en la ni­ñez, cuan­do las pa­la­bras aún no exis­ten o tie­nen una fun­ción li­mi­ta­da.

Un mo­men­to an­tes de ese abra­zo la vi­da po­día ser te­rri­ble, pe­ro con los bra­zos y el cá­li­do olor, nos en­vuel­ve la se­gu­ri­dad y la cer­te­za: no es­ta­mos so­los, los pro­ble­mas tie­nen so­lu­ción. Ese es el men­sa­je que el abra­zo ma­terno (o pa­terno) gra­ba en el cuer­po del be­bé. Mil ve­ces re­pe­ti­do, el abra­zo tra­za un fé­rreo ca­mino en el ce­re­bro que guia­rá al ni­ño y al adul­to en los ma­los mo­men­tos. Lo en­ten­de­mos, pe­ro co­mo pa­dres nos en­fren­ta­mos a una reali­dad que nos plan­tea con­flic­tos. Abra­zar... ¿cuán­do, cuán­to? ¿Y si quie­re es­tar to­do el tiem­po en nues­tros bra­zos? ¿Cru­za­re­mos un fino um­bral y lo mal­cria­re­mos?.

Abrá­za­me mu­cho

Que ser abra­za­do, aca­ri­cia­do, en­vuel­to co­mo en el úte­ro, es una ne­ce­si­dad tan vi­tal co­mo el co­mer se sa­be des­de ha­ce bas­tan­te tiem­po.

el co­mien­zo de la vi­da ex­tra­ute­ri­na el be­bé re­cla­ma los bra­zos de ma­má: llo­ra, llo­ra y so­lo se ca­lla cuan­do lo co­gen. «¿Qué le pa­sa?», nos

pre­gun­ta­mos: «Ha dor­mi­do, ha co­mi­do, es­tá se­co»... co­mo si es­ta lis­ta re­co­gie­ra to­das sus ne­ce­si­da­des. Pe­ro fal­ta una por cu­brir, vi­tal tam­bién, «la de sen­tir­se se­gu­ro y pro­te­gi­do, y eso es al­go que so­lo pue­de trans­mi­tir­se me­dian­te el con­tac­to di­rec­to: el abra­zo, la ca­ri­cia, el piel con piel», re­su­me el pe­dia­tra neo­na­tó­lo­go Adol­fo Gómez Pa­pi.

El an­tro­pó­lo­go Ash­ley Mon­ta­gu re­la­ta­ba en sus li­bros que al ini­cio del si­glo XX, la ta­sa de muer­te de be­bés en los or­fa­na­tos ame­ri­ca­nos su­pe­ra­ba el 60 %, has­ta que al­guien su­gi­rió co­ger­les en bra­zos va­rias ve­ces al día. En­ton­ces, la ta­sa de mor­ta­li­dad des­cen­dió brus­ca­men­te, y es que los be­bés ne­ce­si­tan las ca­ri­cias pa­ra vi­vir. Es­ta historia, y la ex­pe­rien­cia en tan­tos lu­ga­res, nos ha­bla de que hay un mí­ni­mo in­dis­pen­sa­ble de con­tac­to cor­po­ral que ca­da be­bé ne­ce­si­ta. Pe­ro aún no he­mos re­suel­to la otra pre­gun­ta: ¿hay un má­xi­mo sa­lu­da­ble, no nos pa­sa­re­mos?

Nin­gún efec­to ne­ga­ti­vo

¿Se mal­cría a un be­bé por abra­zar­lo cuan­do llo­ra, por acu­dir a con­so­lar­lo con ra­pi­dez? To­do lo con­tra­rio.

En­tre nues­tro be­bé que llo­ra y la po­si­bi­li­dad de acu­dir ve­loz a abra­zar­lo se in­ter­po­ne a ve­ces la ame­na­za­do­ra pa­la­bra de mal­criar. Es co­mo creer que el ni­ño al que da­mos de co­mer cuan­do lo ne­ce­si­ta se vol­ve­rá adic­to a la co­mi­da. ¿No es más ló­gi­co pen­sar que se­rá el ni­ño que pa­sa ham­bre el que en un fu­tu­ro pue­de desa­rro­llar una re­la­ción dis­fun­cio­nal con la co­mi­da? Cuan­do las ne­ce­si­da­des bá­si­cas son sa­tis­fe­chas el ni­ño cre­ce sa­lu­da­ble, fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca­men­te.

Se­rá el be­bé, re­cuer­da Gómez Pa­pi, el que nos trans­mi­ta sus ne­ce­si­da­des. Por­que sí, po­de­mos pa­sar­nos y ago­biar­lo, pe­ro se­gu­ro que nos lo ha­ce sa­ber en­se­gui­da, me­dian­te un gri­to o su len­gua­je cor­po­ral, co­mo cuan­do ne­ce­si­ta nues­tros bra­zos. Ade­más, no siem­pre re­quie­re lo mis­mo: «A ve­ces tie­ne mie­do y ne­ce­si­ta sen­tir­se se­gu­ro, por lo que se cal­ma­rá con un abra­zo más fir­me, pe­ro otras a lo me­jor ne­ce­si­ta con­ten­ción, un abra­zo más cá­li­do o una ca­ri­cia... Él nos lo va mos­tran­do», afir­ma el neo­na­tó­lo­go.

La na­tu­ra­le­za es sa­bia

¿Qué ocu­rre, en­ton­ces, con los pa­dres que no fui­mos abra­za­dos de be­bés, a los que nos to­có cre­cer ba­jo la con­sig­na de «no lo co­jas que se ma­la­cos­tum­bra»?

Es po­si­ble que al prin­ci­pio nos cues­te un po­co más dar­le es­tas mues­tras de ca­ri­ño a nues­tro hi­jo cuan­do a no­so­tros no nos las ofre­cie­ron. Sin em­bar­go, afir­ma el doc­tor Gómez Pa­pi, la na­tu­ra­le­za jue­ga a nues­tro fa­vor: re­sul­ta que no so­lo el be­bé ne­ce­si­ta el abra­zo, tam­bién no­so­tros ne­ce­si­ta­mos abra­zar­lo pa­ra co­no­cer­lo, aten­der­lo co­rrec­ta­men­te, pa­ra sen­tir­nos se­gu­ros y com­pe­ten­tes. Los cam­bios que ex­pe­ri­men­ta el ce­re­bro fe­me­nino du­ran­te el em­ba­ra­zo, las hor­mo­nas del par­to y la lac­tan­cia y el con­tac­to fí­si­co que im­pli­ca dar el pe­cho nos em­pu­jan al abra­zo. Aun­que no lo ha­ya­mos te­ni­do an­tes, o no lo su­fi­cien­te. Cuan­to más abra­za­mos al be­bé, más fi­na se vuel­ve nues­tra per­cep­ción de sus ne­ce­si­da­des y más desea­mos te­ner­lo en nues­tro re­ga­zo.

Cuan­do ma­má o pa­pá no es­tán dis­po­ni­bles, otros bra­zos de­ben cu­brir es­ta ne­ce­si­dad bá­si­ca. Los be­bés na­cen con una in­creí­ble ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción y apren­de­rán a sen­tir­se se­gu­ros en otros bra­zos (otro olor, otra fre­cuen­cia car­dia­ca) que los en­vuel­van con amor y com­pren­sión.

El abra­zo del pa­dre es el me­jor es­tí­mu­lo que se pue­de dar al be­bé

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.