Un gran re­to

Ser Padres - - Entrevista -

En Edu­car pa­ra la Paz (Edi­to­rial Kairós), No­ra Ro­drí­guez po­ne el fo­co en to­do lo que nos per­mi­te, y per­mi­te a nues­tros hi­jos, ser me­jo­res se­res hu­ma­nos a la luz de los úl­ti­mos des­cu­bri­mien­tos de la neu­ro­cien­cia. En la obra se re­pa­san los fal­sos ami­gos de la fe­li­ci­dad, co­mo la tec­no­lo­gía y el ais­la­mien­to so­cial. La au­to­ra de­fien­de que edu­car pa­ra la fe­li­ci­dad res­pon­sa­ble es, hoy por hoy, el gran re­to tan­to de pa­dres co­mo de do­cen­tes.

té tan­to tiem­po en­cen­di­do y, por su­pues­to, que los pa­dres de­jen el te­lé­fono mó­vil y ofrez­can a sus hi­jos al me­nos 10 mi­nu­tos de aten­ción ex­clu­si­va al día. El ce­re­bro del ni­ño y del ado­les­cen­te lo ne­ce­si­ta. Ne­ce­si­ta ex­clu­si­vi­dad pa­ra sen­tir que son te­ni­dos en cuen­ta.

¿Cuál es el se­cre­to de los pa­dres que re­sul­tan ins­pi­ra­do­res?

Es muy im­por­tan­te ejer­ci­tar el res­pe­to des­de que son be­bés. Por ejem­plo, cuan­do se les va a cam­biar el pa­ñal: “Hi­jo, ¿me per­mi­tes que te cam­bie?”. No van a en­ten­der la fra­se, pe­ro sí el tono y que quien les ha­bla de ese mo­do los es­tá res­pe­tan­do. Tam­bién cuan­do el ni­ño em­pie­za a con­tro­lar es­fín­te­res no es ne­ce­sa­rio que la puer­ta del la­va­bo es­té abier­ta o que el ni­ño es­té en mi­tad del co­me­dor. El ni­ño pue­de te­ner su es­pa­cio. Hay que en­se­ñar­le que cuan­do se sien­ta in­va­di­do pue­da co­mu­ni­car­lo. Hay que edu­car en sin­to­nía con lo que trae­mos co­mo se­res hu­ma­nos que cui­da­mos de los de­más, que so­mos em­pá­ti­cos... Los ni­ños ya con dos años tie­nen un ni­vel de em­pa­tía in­creí­ble y una gran ne­ce­si­dad de ayu­dar a otros. ¿Por qué a los cin­co años es­to ya no ocu­rre? Por­que los adul­tos los pre­mia­ron con ob­je­tos ma­te­ria­les cuan­do lo hi­cie­ron y en­ton­ces el ce­re­bro deja de en­ten­der que el al­truis­mo es al­go bueno.

¿Qué re­ga­lo no de­be­ría­mos es­ca­ti­mar nun­ca a nues­tros hi­jos?

El ocio en fa­mi­lia en to­das las eta­pas, en mo­men­tos en que no es ne­ce­sa­rio ha­cer na­da, sino sim­ple­men­te es­tar jun­tos, es muy im­por­tan­tes y re­co­nec­ta la vi­da y la re­la­ción con el otro, así co­mo el ape­go. ¿Pa­ra qué edu­ca­mos? Las gran­des em­pre­sas bus­can gen­te no con el me­jor ex­pe­dien­te sino con “ha­bi­li­da­des blan­das”, y esas se apren­den en la pri­me­ra in­fan­cia. Se­ré la me­jor ver­sión de mí mis­mo si pien­so en los de­más y no so­la­men­te en mí.

Los te­lé­fo­nos y las ta­ble­tas no se de­ben uti­li­zar co­mo chu­pe­te elec­tró­ni­co en los ni­ños

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.