Pa­re­ja

Ser Padres - - Ya en casa -

Es nor­mal que si la ma­dre pa­sa to­do el día y par­te de la no­che pen­dien­te de las ne­ce­si­da­des del re­cién na­ci­do, el pa­pá que­de re­le­ga­do a un se­gun­do plano. Es­to pue­de de­te­rio­rar la re­la­ción.

Mu­chas ve­ces la fal­ta de aten­ción a la pa­re­ja es con­se­cuen­cia del ago­ta­mien­to de la ma­dre. Es im­por­tan­te que el pa­dre se im­pli­que en el cui­da­do del be­bé. Por la no­che ella pue­de dar­le el pe­cho y él cam­biar­le el pa­ñal y dor­mir­le. Así la ma­dre es­ta­rá más des­can­sa­da y más re­cep­ti­va a su pa­re­ja.

Es cier­to que du­ran­te la ba­ja da pe­na que el pa­pá se le­van­te a aten­der al ni­ño, pe­ro es me­jor que se acos­tum­bre des­de el prin­ci­pio, ya que la ba­ja se aca­ba­rá y asu­mir nue­vas fun­cio­nes más ade­lan­te se­rá más di­fí­cil y po­dría ge­ne­rar con­flic­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.