Siem­pre jun­tas

Co­mo ca­da día, Al­ba y Car­men se bus­can con la mi­ra­da na­da más en­trar en cla­se, an­tes in­clu­so de sol­tar sus mo­chi­las. Y cuan­do se en­cuen­tran, son­ríen. Son las me­jo­res ami­gas.

Ser Padres - - años y más - Por Ju­lia Ro­me­ro

Aun­que a ellas les sue­na muy ra­ra la ex­pre­sión «uña y carne», la han es­cu­cha­do mu­chas ve­ces. Al­ba es pa­ra Car­men su pri­me­ra «me­jor ami­ga», y lo mis­mo di­ría Car­men de Al­ba. ¿Es bueno pa­ra ellas ha­ber en­con­tra­do un al­ma ge­me­la con quien sen­tir­se se­gu­ras y con­fia­das? ¿Aca­ba­rán desa­rro­llan­do de­ma­sia­da de­pen­den­cia la una de la otra? ¿Les im­pe­di­rá eso abrir­se a los de­más com­pa­ñe­ros de cla­se? Los ex­per­tos di­cen que to­do de­pen­de de có­mo sea esa re­la­ción.

Que los ni­ños tien­dan a bus­car un ami­go que se ríe con las mis­mas co­sas que ellos, con el que jue­gan y del que no se se­pa­ran en to­do el día, es tan na­tu­ral co­mo que va­yan co­rrien­do en bus­ca de ma­má cuan­do se caen del to­bo­gán y aca­ban ha­cién­do­se una he­ri­da. Los me­jo­res ami­gos son al­go pa­re­ci­do a su pa­se de en­tra­da al mun­do de fue­ra de la fa­mi­lia: jun­to a ellos apren­den a re­la

cio­nar­se con otros y po­co a po­co van co­no­cien­do las pau­tas so­cia­les.

Por eso, que los más pe­que­ños ten­gan un ami­go ín­ti­mo del que no se se­pa­ran no tie­ne na­da de ma­lo, es­pe­cial­men­te ha­cia los cin­co años, cuan­do aún es­tán apren­dien­do a re­la­cio­nar­se fue­ra de su ho­gar. Sin em­bar­go, a par­tir de es­ta edad, en la que ya pue­den ra­zo­nar de for­ma más au­tó­no­ma y de­ci­dir qué es lo que quie­ren pa­ra ellos, no es­tá de más ob­ser­var la re­la­ción que han es­ta­ble­ci­do. Es po­si­ble que ha­yan en­con­tra­do un com­pa­ñe­ro de aven­tu­ras con el que se en­tien­den a la per­fec­ción y eso no les im­pi­da abrir­se al gru­po.

Sin em­bar­go, en otras oca­sio­nes la re­la­ción de dos pue­de no ser tan buena: qui­zá uno sea el do­mi­nan­te y el otro el que aca­ta sus ór­de­nes. O que ten­gan tal de­pen­den­cia del ami­go que se sien­tan to­tal­men­te per­di­dos en su au­sen­cia por­que la se­gu­ri­dad y au­to­es­ti­ma que les fal­ta la en­cuen­tran so­lo en él. Pa­ra sa­ber si se tra­ta de una u otra re­la­ción, los pro­fe­so­res y tam­bién los pa­dres usan la re­gla má­gi­ca: la ob­ser­va­ción. Cuen­ta una maes­tra que cuan­do Ana, una de sus alum­nas, vio que aquel día su me­jor ami­ga, Est­her, no en­tra­ba en cla­se y se pa­só la ma­ña­na mi­ran­do a la puer­ta, pen­só que era el mo­men­to de ob­ser­var­la más de cer­ca. Aquel día, Ana se que­dó deam­bu­lan­do sola por el pa­tio del co­le­gio a pe­sar de que sus com­pa­ñe­ras de cla­se le pre­gun­ta­ban si que­ría ju­gar con ellas. Al día si­guien­te Est­her vol­vió a cla­se y ella ob­ser­vó la re­la­ción de las dos ami­gas. Les pi­dió que di­bu­ja­ran una ca­sa, pe­ro Ana no em­pe­zó has­ta que lo hi­zo Est­her y pin­tó una ca­sa igual a la de ella. Des­pués, su pro­fe­so­ra les plan­teó un jue­go: te­nían que es­co­ger un ob­je­to de una bol­sa en la que ha­bía co­ches, pe­lo­tas, lá­pi­ces y cuen­tos. Pre­gun­tó a Ana qué ele­gía ella. «Lo que co­ja Est­her», di­jo. En­ton­ces su­po que ha­bía que ayu­dar a Ana a re­la­cio­nar­se con más ni­ños: te­nía que sol­tar ama­rras pa­ra apren­der a to­mar sus pro­pias de­ci­sio­nes y a vi­vir el día a día de for­ma más au­tó­no­ma.

¿Pue­de ha­ber al­gún pro­ble­ma?

¿Qué di­ce si le pre­gun­ta­mos por qué le gus­ta tan­to es­tar con su ami­go? Si res­pon­de que es por­que le en­can­ta có­mo pin­ta, por­que to­dos se ríen con él o cual­quier otra res­pues­ta con­cre­ta, se­gu­ra­men­te se tra­ta de una re­la­ción en la que él ad­mi­ra a su ami­go. Sin más. Pe­ro si no hay res­pues­ta o se ob­ser­va que uno de los dos ami­gos in­se­pa­ra­bles so­lo es­tá con­ten­to y ac­ti­vo cuan­do se en­cuen­tra jun­to a su ami­go, hay que es­tar vi­gi­lan­te. Aun­que muy de vez en cuan­do se dan al­gu­nos ca­sos en los que es me­jor op­tar por de­jar que uno de los ni­ños si­ga apo­yán­do­se en el otro (se­pa­rar­lo le afec­ta­ría de­ma­sia­do), lo ha­bi­tual es que in­ter­ven­ga­mos pa­ra abrir­lo al gru­po.

Cuan­do so­lo ha­ce fal­ta un em­pu­jón

Fra­ses en tono di­ver­ti­do co­mo: «¡Que co­rra el ai­re!» o «¡Siem­pre vais pe­ga­dos co­mo chi­cles!», pue­den ser su­fi­cien­tes pa­ra que ellos se plan­teen se­pa­rar­se un po­qui­to. Tam­bién pue­de fun­cio­nar ex­pli­car­les que to­dos te­ne­mos que apren­der a de­ci­dir, y que por mu­cho que quie­ran a su ami­go, es­te no pue­de de­ci­dir por él por­que no van a es­tar las 24 ho­ras del día jun­tos. O que yen­do con una úni­ca per­so­na to­do el tiem­po se es­tán per­dien­do un mon­tón de co­sas. Pue­de que Juan di­bu­je muy bien, pe­ro Mar­ta sa­be ha­cer pá­ja­ros con una ser­vi­lle­ta, Elías le pue­de en­se­ñar a to­car el tam­bor...

Cuan­do hay que cor­tar por lo sano

En otras oca­sio­nes, ellos so­los no pue­den o no sa­ben te­ner otras re­la­cio­nes. Y en­ton­ces, la la­bor de los pro­fe­so­res y los pa­dres es fun­da­men­tal. Fo­men­tar su au­to­es­ti­ma ala­ban­do lo que ha­ce bien siem­pre es buena idea. Tam­bién po­de­mos po­ner en prác­ti­ca tác­ti­cas pa­ra in­ten­tar que se abran al gru­po. Co­mo la que si­guió la pro­fe­so­ra de Ana: le di­jo que los mar­tes y jue­ves po­día es­tar con su ami­ga Est­her, pe­ro el res­to de los días de la se­ma­na no po­drían sen­tar­se jun­tas. El res­to de la cla­se tam­bién par­ti­ci­pó, ani­mán­do­la a in­te­grar­se en sus gru­pos. El úl­ti­mo día de cla­se, Ana le co­men­tó a su ma­dre que le en­can­ta­ba te­ner tan­tos ami­gos. «Ya no ten­go ver­güen­za», di­jo. Si na­da de lo an­te­rior fun­cio­na, qui­zá se tra­ta de un pro­ble­ma más se­rio que un psi­có­lo­go pue­de ayu­dar­le a re­sol­ver.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.