Yo­ga, tam­bién pa­ra ni­ños

Es­ta dis­ci­pli­na que con­si­gue un per­fec­to equi­li­brio en­tre cuer­po y men­te pue­de ser muy be­ne­fi­cio­sa pa­ra tus hi­jos.

Ser Padres - - Ejercicio - Por Macarena Or­te

Atra­vés del yo­ga los ni­ños apren­den a con­tro­lar su res­pi­ra­ción a la vez que rea­li­zan pre­sen­cia ple­na, es de­cir, atienden al mo­men­to pre­sen­te sin dis­trac­cio­nes, dis­fru­tan­do del ‘aquí’ y el ‘aho­ra’.

Más que un jue­go

Tan­to si tu hi­jo te di­ce que se abu­rre co­mo si lo en­cuen­tras de­ma­sia­do agi­ta­do, el yo­ga le ayu­da­rá a po­ten­ciar la re­gu­la­ción in­ter­na y ha­rá que al­can­ce la cal­ma con ma­yor fa­ci­li­dad. Al mis­mo tiem­po, fa­vo­re­ce los sen­ti­mien­tos de con­fian­za per­so­na­les e in­ter­per­so­na­les.

En fa­mi­lia

Bus­ca un mo­men­to del día pa­ra prac­ti­car yo­ga con tu hi­jo. Pue­de ser por la ma­ña­na (des­pués de desa­yu­nar), tras la co­mi­da o jus­to an­tes de que se acues­te. Se­rá una buena ex­cu­sa pa­ra pa­sar más tiem­po con tu hi­jo y os ayu­da­rá a re­la­ja­ros y rea­li­zar es­ti­ra­mien­tos am­bos. A me­di­da que va­yáis co­gien­do prác­ti­ca, po­déis per­fec­cio­nar las pos­tu­ras y rea­li­zar otras más di­fí­ci­les. En los cuen­tos de yo­ga adap­ta­dos pa­ra ni­ños, ca­da pos­tu­ra tie­ne el nom­bre de un ani­mal, lo que ha­ce que es­ta dis­ci­pli­na les re­sul­te más di­ver­ti­da y cap­te más su aten­ción.

Mind­ful­ness

Ca­da vez más fa­mi­lias y es­cue­las es­tán in­cor­po­ran­do es­ta téc­ni­ca de re­la­ja­ción en su día a día por­que en­se­ña a los ni­ños a re­la­jar la men­te an­tes de afron­tar si­tua­cio­nes di­fí­ci­les y a con­tro­lar sus preo­cu­pa­cio­nes. Ca­da vez que ha­ces una ac­ti­vi­dad con tu hi­jo sin dis­trac­cio­nes, aten­dién­do­le al 100 %, sin mi­rar tu mó­vil y con­cen­trán­do­te úni­ca­men­te en ese mo­men­to, es­tás prac­ti­can­do mind­ful­ness.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.