Abor­to espontáneo

Se sien­te co­mo una pér­di­da y es nor­mal atra­ve­sar dis­tin­tas fa­ses del due­lo. Si la tris­te­za no desaparece o se su­fren otros pro­ble­mas, hay que bus­car apo­yo psi­co­ló­gi­co.

Ser Padres - - Sumario - Por Nu­ria Gon­zá­lez

Có­mo su­pe­rar­lo.

Cuan­do nos su­mer­gi­mos en el mun­do em­ba­ra­zo y par­to, en­con­tra­mos to­do ti­po de in­for­ma­ción so­bre có­mo lle­var es­ta si­tua­ción tan es­pe­cial en nues­tra vi­da. Nos dan con­se­jos, su­ge­ren­cias, abun­dan los tes­ti­mo­nios y las guías so­bre qué co­mer, cuá­les son las se­ma­nas más de­ci­si­vas, qué prue­bas y con­tro­les ne­ce­si­ta­re­mos a lo lar­go de la ges­ta­ción y to­das las in­di­ca­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra el par­to y los pri­me­ros días con el be­bé. Pe­ro cues­ta en­con­trar in­for­ma­ción so­bre có­mo so­bre­lle­var el due­lo por un abor­to espontáneo. Por­que a pe­sar de que no lo nom­bre­mos ni ha­ble­mos de ello, a to­das nos asus­ta que ocu­rra. Sin em­bar­go, tam­bién es una in­for­ma­ción muy va­lio­sa. Pues­to que, aun­que ca­da per­so­na es un mun­do y vi­vi­rá es­te su­ce­so lo me­jor que pue­da, sa­ber cuán­to pue­de du­rar el due­lo, si hay fa­ses, qué emo­cio­nes son nor­ma­les y cuán­do de­be­mos acu­dir a un mé­di­co nos pue­de ayu­dar a pa­sar me­jor es­te tran­ce.

¿Qué es un abor­to espontáneo?

Se tra­ta de al­go más co­mún de lo que crees. En­tre el 10 y el 20 % de los em­ba­ra­zos ter­mi­nan en un abor­to espontáneo. En la ma­yo­ría de las oca­sio­nes su­ce­den du­ran­te los tres pri­me­ros me­ses. Hay di­fe­ren­tes fac­to­res de ries­go: ano­ma­lías en los cro­mo­so­mas, me­dia­ción, la edad (a par­tir los 45 años, el ries­go de abor­to es de un 75 %), ha­ber te­ni­do otros abor­tos o al­gu­nas en­fer­me­da­des de la ma­dre co­mo, por ejem­plo, dia­be­tes. Exis­ten di­fe­ren­tes ti­pos de abor­to. En pri­mer lu­gar, se en­cuen­tra la ame­na­za de abor­to en la que hay san­gra­do pe­ro el cue­llo ute­ri­no per­ma­ne­ce ce­rra­do. En es­tos ca­sos, el em­ba­ra­zo pue­de se­guir. Es­te pue­de con­ver­tir­se en inevi­ta­ble cuan­do la he­mo­rra­gia au­men­ta y el cue­llo del úte­ro se abre. Tam­bién es­tá el abor­to in­com­ple­to, que ne­ce­si­ta­rá tra­ta­mien­to pa­ra ex­traer el te­ji­do del em­ba­ra­zo, o com­ple­to. Un úl­ti­mo ti­po de abor­to es el re­te­ni­do, en el que los te­ji­dos es­tán en el in­te­rior y so­lo se de­tec­ta que ha ocu­rri­do con una prue­ba de ul­tra­so­ni­dos, al com­pro­bar que no hay la­ti­do o un sa­co ges­ta­cio­nal sin em­brión.

Sín­to­mas de un abor­to espontáneo

En mu­chos ca­sos el abor­to espontáneo pue­de ve­nir acom­pa­ña­do de san­gra­do va­gi­nal o man­cha­do, do­lor ab­do­mi­nal y có­li­cos fuer­tes. El san­gra­do pue­de ser le­ve o abun­dan­te, in­clu­so, pue­den des­pren­der­se coá­gu­los de san­gre gran­des.

Si te ocu­rre, acu­de rá­pi­da­men­te a tu mé­di­co pa­ra que va­lo­re la si­tua­ción, te reali­ce una ex­plo­ra­ción pa­ra ver si se pue­de de­te­ner la ame­na­za de abor­to y te dé apo­yo emo­cio­nal,

El 20 % de los em­ba­ra­zos aca­ban en un abor­to espontáneo, so­bre to­do en el pri­mer tri­mes­tre

pues­to no de­ja de ser una si­tua­ción que la ma­dre y el pa­dre vi­ven con mu­cha in­ten­si­dad y de for­ma trau­má­ti­ca.

¿Qué voy a sen­tir?

Aun­que no to­das las per­so­nas son igua­les, ni ex­pe­ri­men­tan las si­tua­cio­nes de la vi­da de la mis­ma ma­ne­ra, hay emo­cio­nes que sí son co­mu­nes. Por ejem­plo, es nor­mal sen­tir tris­te­za, an­gus­tia, cul­pa, de­silu­sión. Sin em­bar­go, con el pa­so del tiem­po, to­do es­to pa­sa­rá.

Y es que el abor­to espontáneo es nor­mal vi­vir­lo co­mo una pér­di­da. Y co­mo tal se ne­ce­si­ta­rá pa­sar por di­fe­ren­tes mo­men­tos pa­ra aca­bar acep­tán­do­la. Son las fa­ses del due­lo. Tal co­mo ex­pli­ca el doc­tor Jo­sé Luis Ca­rras­co, je­fe de la Uni­dad de Tras­tor­nos de la Per­so­na­li­dad del Hos­pi­tal Clí­ni­co San Car­los de Ma­drid, exis­ten di­fe­ren­tes fa­ses:

La pri­me­ra es una es­pe­cie de ne­ga­ción, de no que­rer acep­tar que se ha pro­du­ci­do, que pue­de ser un error diag­nós­ti­co. Cuan­to más ines­pe­ra­do es el abor­to más fuer­te es la ne­ga­ción. En las mu­je­res que su­fren ame­na­zas de abor­to es­ta fa­se de ne­ga­ción es más bre­ve o, in­clu­so, pue­de fal­tar.

Tras ella, vie­ne una fa­se de an­gus­tia y de sen­ti­mien­to de ra­bia, más o me­nos cons­cien­te, que con­lle­va pen­sa­mien­tos de cul­pa o fra­ca­so por no ha­ber he­cho bien las co­sas o no ha­ber­lo evi­ta­do.

La si­guien­te fa­se es la fa­se de­pre­si­va, más o me­nos lar­ga o evi­den­te en fun­ción de las si­tua­cio­nes in­di­vi­dua­les. Es más in­ten­sa en mu­je­res ma­yo­res sin po­si­bi­li­da­des de te­ner más hi­jos o en aque­llas que tie­nen la ma­ter­ni­dad más idea­li­za­da.

La úl­ti­ma fa­se es la acep­ta­ción y su­pera­ción de la cri­sis, lo que per­mi­te en­trar en una eta­pa nue­va y de per­se­cu­ción de nue­vas me­tas. De­pen­dien­do de las per­so­nas y de las si­tua­cio­nes, la reac­ción de due­lo pue­de du­rar un mes o un año.

¿Y si no lo su­pero?

La ma­yo­ría de las per­so­nas su­pe­ran un due­lo por un abor­to espontáneo. Sin em­bar­go, “si la tris­te­za va a más pa­sa­do un mes, si se pier­de pro­gre­si­va­men­te el in­te­rés por el en­torno, si apa­re­cen pen­sa­mien­tos re­cu­rren­tes de cul­pa o fra­ca­so o si se su­fren al­te­ra­cio­nes del sue­ño y es­te se va pau­la­ti­na­men­te de­te­rio­ran­do, hay que aler­tar­se an­te una po­si­ble de­pre­sión y acu­dir a un es­pe­cia­lis­ta”, in­di­ca el psi­quia­tra. Por otro la­do, hay que te­ner en cuen­ta que cuan­do el abor­to es pro­gra­ma­do, “pue­de de­jar una hue­lla psi­co­ló­gi­ca de cul­pa y de fra­ca­so en la mu­jer, aun­que sea pa­ra sal­var­le la vi­da (por ejem­plo, por una en­fer­me­dad). Es­ta reac­ción bio­ló­gi­ca es inevi­ta­ble pe­ro se pue­de mi­ti­gar y su­pe­rar con apo­yo psi­co­ló­gi­co”, se­ña­la.

Si tu tris­te­za tras la pér­di­da no se pa­sa con el tiem­po, pi­de ayu­da a un es­pe­cia­lis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.