Lec­tu­ra in­fan­til

Una de las con­se­cuen­cias del uso de las nue­vas tec­no­lo­gías es que lee­mos mu­cho pe­ro de for­ma frag­men­ta­da. ¿Las nue­vas tec­no­lo­gías sir­ven pa­ra ha­cer buenos lec­to­res? ¿Có­mo de­be­rían usar­las nues­tros hi­jos pa­ra con­se­guir es­te fin?

Ser Padres - - Sumario - Por Ma­ri­sol Ruiz

En la era di­gi­tal.

Ac­tual­men­te, te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de leer en cual­quier formato. El li­bro ha da­do pa­so al ebook y a la ta­blet, y tam­bién a otra for­ma de leer en el te­lé­fono mó­vil o en el or­de­na­dor. Pe­ro las nue­vas tec­no­lo­gías es­tán trans­for­man­do nues­tro ce­re­bro y pue­de te­ner con­se­cuen­cias pa­ra las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes. Lee­mos más que nun­ca por­que uno de los efec­tos de lo di­gi­tal es que lee­mos más, pe­ro de ma­ne­ra más su­per­fi­cial, de for­ma frag­men­ta­da

y apre­su­ra­da, na­da que ver con la lec­tu­ra que se ha­ce de un li­bro, más con­cen­tra­da, pau­sa­da y en pro­fun­di­dad. Lee­mos men­sa­jes en el mó­vil, co­men­ta­rios en re­des so­cia­les y ti­tu­la­res de no­ti­cias en In­ter­net pro­ce­san­do in­for­ma­ción a to­da ve­lo­ci­dad, pe­ro ca­da vez de­di­ca­mos me­nos tiem­po a esa lec­tu­ra re­po­sa­da que su­po­ne un ma­yor re­to in­te­lec­tual, y nos con­cen­tra­mos me­nos de­bi­do a las in­te­rrup­cio­nes cons­tan­tes de los men­sa­jes y aler­tas di­gi­ta­les.

Ma­nuel Antonio Fer­nán­dez, neu­ro­pe­dia­tra es­pe­cia­li­za­do en neu­ro­de­sa­rro­llo, apren­di­za­je y con­duc­ta, re­co­no­ci­do co­mo el Me­jor Pe­dia­tra de Es­pa­ña en los Doc­to­ra­lia Awards 2018, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to An­da­luz de Neu­ro­lo­gía Pe­diá­tri­ca y crea­dor de la web el­neu­ro­pe­dia­tra.es, cree que “es im­por­tan­te que di­fe­ren­cie­mos en­tre sim­ple­men­te leer y ex­pe­ri­men­tar la lec­tu­ra. Lo pri­me­ro es el me­ro he­cho de re­pe­tir las pa­la­bras es­cri­tas en un de­ter­mi­na­do lu­gar. La lec­tu­ra es una ex­pe­rien­cia mu­cho más pro­fun­da que lle­va apa­re­ja­da sen­sa­cio­nes y emo­cio­nes que son de gran va­lor pa­ra nues­tro apren­di­za­je y desa­rro­llo. Es per­fec­ta­men­te po­si­ble rea­li­zar una lec­tu­ra con­ti­nua­da y pro­fun­da de for­ma di­gi­tal, pe­ro no en to­dos los dis­po­si­ti­vos. Al me­nos, no en cual­quier si­tua­ción. Si usas un mó­vil o una ta­blet, es más que pro­ba­ble que te en­cuen­tres con múl­ti­ples in­te­rrup­cio­nes que te pue­den dis­traer y, al fi­nal, di­fi­cul­tar­te una lec­tu­ra real. Co­mo los me­ca­nis­mos de au­to­con­trol y re­gu­la­ción son más in­ma­du­ros cuan­to más pe­que­ños son los ni­ños, más pro­ba­ble es que no sean ca­pa­ces de ig­no­rar ese ti­po de dis­trac­cio­nes. Al fi­nal, el ni­vel de pro­fun­di­dad de ese ti­po de lec­tu­ra no es ade­cua­do. El ce­re­bro no lo pro­ce­sa ade­cua­da­men­te”.

Lee­mos más, pe­ro de for­ma dis­tin­ta

El mo­do de leer en la pan­ta­lla ha fo­men­ta­do la lec­tu­ra en dia­go­nal y al mis­mo tiem­po es­tá fa­vo­re­cien­do que per­da­mos lo que los neu­ró­lo­gos lla­man “pa­cien­cia cog­ni­ti­va”, al­go muy ne­ce­sa­rio pa­ra leer tex­tos com­ple­jos y ha­cer de los ni­ños buenos lec­to­res. Ca­da vez cues­ta más en­fren­tar­se a una lec­tu­ra re­po­sa­da y nos pre­gun­ta­mos si las nue­vas tec­no­lo­gías fa­vo­re­cen la lec­tu­ra o la di­fi­cul­tan, te­nien­do en cuen­ta que nues­tro ce­re­bro tie­ne una ten­den­cia cre­cien­te a la dis­trac­ción. Es­te neu­ro­pe­dia­tra ase­gu­ra que “pa­ra ni­ños con di­fi­cul­ta­des de apren­di­za­je co­mo la dis­le­xia, las nue­vas tec­no­lo­gías son fun­da­men­ta­les pa­ra me­jo­rar gra­cias a las po­si­bi­li­da­des que nos ofre­cen pa­ra ayu­dar­les a com­pen­sar sus pro­ble­mas y con­se­guir so­lu­cio­nar­los”. Otra de las ven­ta­jas de leer en di­gi­tal es que se ha con­ver­ti­do en un atrac­ti­vo pa­ra aque­llos ni­ños a los que no les gus­ta leer. Así, mien­tras que an­tes a los que no les gus­ta­ba leer no co­gían un li­bro, aho­ra en cam­bio, sí lo ha­cen. Sin em­bar­go, Ma­nuel Antonio Fer­nán­dez ad­vier­te que “hay que ser pre­ca­vi­dos pa­ra que no se que­de ocul­to un pro­ble­ma de apren­di­za­je de­trás de es­tas es­tra­te­gias. Es im­por­tan­te te­ner cla­ro que los pro­ce­sos co­mo el len­gua­je, la lec­tu­ra o la es­cri­tu­ra, no son al­go in­na­to o ins­tin­ti­vo. Nues­tro ce­re­bro no desa­rro­lla es­tas ca­pa­ci­da­des de for­ma es­pon­tá­nea sino que ne­ce­si­ta apren­der­las y re­quie­re un es­fuer­zo. Cual­quier pro­ble­ma del desa­rro­llo in­fan­til pro­vo­ca pro­ble­mas del len­gua­je co­mo uno de sus pri­me­ros sín­to­mas. Es­to se de­be a que el len­gua­je es uno de los pri­me­ros pro­ce­sos real­men­te com­ple­jos que nues­tro sis­te­ma ner­vio­so de­be apren­der. Co­ger co­sas con las ma­nos, sen

tar­nos, po­ner­nos de pie… son cues­tio­nes con un al­to com­po­nen­te ins­tin­ti­vo, pe­ro ha­blar no lo tie­ne”.

Per­de­mos pa­cien­cia cog­ni­ti­va

Una neu­ro­cien­tí­fi­ca de la Uni­ver­si­dad de Los Án­ge­les, Mar­yan­ne Wolf, cul­pa a in­ter­net de ha­ber­nos he­cho per­der a los lec­to­res “la pa­cien­cia cog­ni­ti­va” que an­tes nos per­mi­tía leer no­ve­las más lar­gas y com­ple­jas. La ba­se de es­te efec­to se en­cuen­tra en el pro­pio fun­cio­na­mien­to del ce­re­bro hu­mano des­de los ini­cios de nues­tra es­pe­cie. “Cual­quier ac­ti­vi­dad que nos re­sul­te es­ti­mu­lan­te va a pro­vo­car que nues­tro or­ga­nis­mo li­be­re una se­rie de sus­tan­cias ca­pa­ces de pro­du­cir una res­pues­ta gra­ti­fi­can­te en nues­tro ce­re­bro. Cuan­to más sen­ci­llo nos re­sul­te con­se­guir ese “es­ta­do agra­da­ble” de tran­qui­li­dad, se­gu­ri­dad o bie­nes­tar, me­nos gas­to de ener­gía te­ne­mos que rea­li­zar. Si al­go nos re­quie­re mu­cho es­fuer­zo, la ten­den­cia na­tu­ral es evi­tar­lo”, ex­pli­ca el neu­ro­pe­dia­tra Ma­nuel Antonio Fer­nán­dez. Pre­ci­sa­men­te, el éxi­to de in­ter­net y de las nue­vas tec­no­lo­gías es que han sa­bi­do apro­ve­char esos ins­tin­tos in­na­tos pa­ra po­ten­ciar­los. Nos he­mos con­ver­ti­do en im­pa­cien­tes pa­to­ló­gi­cos. Que­re­mos al­go y lo que­re­mos ya, no so­por­ta­mos es­pe­rar y de­mo­rar la gra­ti­fi­ca­ción. En re­su­mi­das cuen­tas, la tec­no­lo­gía sa­ca a re­lu­cir nues­tros ins­tin­tos, in­clu­so los me­nos buenos. Y aña­de, “es­to es al­go que ve­mos ca­da día en los ni­ños pe­que­ños. Se de­jan lle­var por sus im­pul­sos y no to­le­ran las frus­tra­cio­nes. Con­for­me cre­ce­mos va­mos apren­dien­do a adap­tar­nos al en­torno y a acep­tar las obli­ga­cio­nes que te­ne­mos, a pe­sar de que no sean de nues­tro agra­do”.

La con­cen­tra­ción

En mu­chos co­le­gios se han in­cor­po­ra­do ya las nue­vas tec­no­lo­gías y en lu­gar de li­bros, los ni­ños es­tu­dian en el au­la y en ca­sa con su ta­blet. Pe­ro hoy sa­be­mos que las in­te­rrup­cio­nes cons­tan­tes que lle­gan del mun­do di­gi­tal nos es­tán ha­cien­do per­der la con­cen­tra­ción en la lec­tu­ra, al­go que afec­ta­rá sin du­da a los ni­ños que es­tu­dian en la ta­blet o que aprenden a leer en un ebook.

De he­cho, mu­chos pa­dres se pre­gun­tan por qué los ni­ños tie­nen pro­ble­mas pa­ra con­cen­trar­se ha­cien­do los de­be­res y, sin em­bar­go, son ca­pa­ces de pa­sar ho­ras ju­gan­do a la con­so­la o usan­do la ta­blet y el mó­vil sin nin­gu­na di­fi­cul­tad. El neu­ro­pe­dia­tra Ma­nuel A. Fer­nán­dez ase­gu­ra que “tie­ne una ex­pli­ca­ción bio­ló­gi­ca. Los es­tí­mu­los usa­dos por los dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos pro­vo­can la li­be­ra­ción de una se­rie de sus­tan­cias en nues­tro ce­re­bro que ge­ne­ran sen­sa­cio­nes de pla­cer. La do­pa­mi­na es una de las más im­por­tan­tes. Es una sus­tan­cia que apa­re­ce re­la­cio­na­da con to­das las si­tua­cio­nes en las que hay pro­ble­mas de con­trol de im­pul­sos: lu­do­pa­tía, el Tras­torno por dé­fi­cit de aten­ción con o sin hi­per­ac­ti­vi­dad con las si­glas de TDAH y la anore­xia o la bu­li­mia”.

Si lo que que­re­mos es con­cen­trar­nos, de­be­mos pro­mo­ver es­ta­bi­li­zar­nos en una ac­ti­vi­dad por­que ca­da vez que la cam­bia­mos, nues­tro ce­re­bro re­quie­re un tiem­po de adap­ta­ción. Si pa­sa­mos una ho­ra tra­ba­jan­do en un te­ma con­cre­to, nues­tra con­cen­tra­ción se­rá mu­cho más pro­fun­da y por lo tan­to, ren­di­re­mos más que si cam­bia­mos ca­da 15 mi­nu­tos.

De he­cho, es­te neu­ro­pe­dia­tra ad­vier­te el ex­per­to que “esa ne­ce­si­dad de es­tí­mu­lo in­me­dia­to que tan­to se ha po­ten­cia­do en las úl­ti­mas dé­ca­das ha per­mi­ti­do que nues­tro ce­re­bro bus­que cons­tan­te­men­te sen­sa­cio­nes de pla­cer y bie­nes­tar que en mu­chos ca­sos son in­com­pa­ti­bles con un buen ni­vel de apren­di­za­je. El apren­di­za­je re­quie­re es­fuer­zo, tiem­po, de­di­ca­ción y pa­cien­cia. No siem­pre es gra­ti­fi­can­te. Si de­ja­mos que un mi­llón de in­te­rrup­cio­nes irre­le­van­tes nos cor­ten cons­tan­te­men­te nues­tro pen­sa­mien­to y nues­tra ac­ti­vi­dad, ire­mos re­du­cien­do ca­da vez más nues­tro ni­vel de pro­duc­ti­vi­dad y ren­di­mien­to en to­das las fa­ce­tas de la vi­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.