¡Es­toy en­fa­da­do!

Mu­chas de las ri­ñas en­tre los pe­que­ños co­mien­zan por­que le han qui­ta­do un ju­gue­te en el par­que, en la pis­ci­na o en la es­cue­la in­fan­til. En oca­sio­nes, la ri­ña ter­mi­na en pe­lea. ¿Có­mo po­de­mos ayu­dar­les a ges­tio­nar sus emo­cio­nes?

Ser Padres - - Sumario - Por Ma­ría Al­cai­de

Ma­ne­jar ra­bie­tas.

Los en­fa­dos de los ni­ños son ex­plo­sio­nes emo­cio­na­les que sue­len ma­ni­fes­tar­se con un es­ta­lli­do de ra­bia. El en­fa­do es una emo­ción bá­si­ca que sen­ti­mos to­dos. Co­mo de­cía Aris­tó­te­les, “cual­quie­ra pue­de en­fa­dar­se, eso es muy sen­ci­llo, pe­ro en­fa­dar­se con la per­so­na ade­cua­da, en el mo­men­to opor­tuno, en el gra­do exac­to, con el pro­pó­si­to jus­to, y del mo­do co­rrec­to, eso, cier­ta­men­te, no re­sul­ta tan sen­ci­llo”.

Y así es, cuan­do se pier­de el con­trol, el en­fa­do se vuel­ve des­truc­ti­vo y da lu­gar a pro­ble­mas con la fa­mi­lia y los com­pa­ñe­ros, y pue­de re­per­cu­tir en el ren­di­mien­to es­co­lar. No obs­tan­te, la ma­ne­ra na­tu­ral de ex­pre­sar el en­fa­do con­sis­te en res­pon­der de for­ma agre­si­va. Es la res­pues­ta in­tui­ti­va, sin em­bar­go, res­pon­der agre­si­va­men­te a ca­da si­tua­ción de ame­na­za no es sano. La psi­có­lo­ga Mer­ce­des Ber­me­jo, Di­rec­to­ra del ga­bi­ne­te Psi­có­lo­gos Po­zue­lo y au­to­ra del li­bro La dan­za de las emo­cio­nes fa­mi­lia­res (Des­clée 2018) ex­pli­ca que “el en­fa­do es una res­pues­ta a la frus­tra­ción o de in­va­sión de lo pro­pio”. Pue­de com­bi­nar­se pa­ra pro­du­cir sen­ti­mien­tos de odio, amar­gu­ra, re­sen­ti­mien­to… El au­to­con­cep­to per­mi­te te­ner una me­jor au­to­con­cien­cia de las emo­cio­nes, y por lo tan­to, per­mi­te co­no­cer la reac­ción cog­ni­ti­va y en con­se­cuen­cia po­der ges­tio­nar de una ma­ne­ra más sa­lu­da­ble nues­tro com­por­ta­mien­to”.

Sin em­bar­go, cuan­do los ni­ños son pe­que­ños e ini­cian una ri­ña que sue­le aca­bar en pe­lea, aún no se ha desa­rro­lla­do es­te au­to­con­cep­to, y mu­chos pa­dres no sa­ben có­mo ac­tuar.

El ni­ño que muer­de o pe­ga en la es­cue­la in­fan­til o en el par­que

Mer­ce­des Ber­me­jo ase­gu­ra que “en la fa­se oral de la in­fan­cia es fre­cuen­te en­con­trar ni­ños con ten­den­cia a mor­der a otros da­do que to­da­vía no dis­po­nen del desa­rro­llo ce­re­bral pa­ra ges­tio­nar la frus­tra­ción que de­ri­va del en­fa­do. Por ello, con­vie­ne se­ña­lar­les lo ocu­rri­do, no cas­ti­gar­les ni agre­dir­les. An­te una agre­sión no se de­be res­pon­der con agre­sión, si lo ha­ce­mos, lo es­ta­ría­mos nor­ma­li­zan­do, y al fi­nal, dán­do­les la ra­zón. Con­vie­ne con­te­ner, pa­ra lue­go po­der re­di­ri­gir. Pe­ro has­ta que no es­té cal­ma­do se­rá com­pli­ca­do lo­grar que el me­nor pue­da en­ten­der na­da”. Edu­car a los ni­ños pa­ra re­co­no­cer sus emo­cio­nes y po­der ges­tio­nar­las es fun­da­men­tal pa­ra ad­qui­rir au­to­con­trol. Una bue­na ges­tión evi­ta­rá que en un fu­tu­ro el en­fa­do de­ri­ve en una con­duc­ta agre­si­va. “La agre­si­vi­dad pue­de lle­gar a ser sa­lu­da­ble si se pue­de ges­tio­nar, pe­ro la vio­len­cia ya es un ni­vel de agre­si­vi­dad que da­ña al otro, y de­be edu­car­se pa­ra lo­grar otras al­ter­na­ti­vas de ca­na­li­za­ción de es­tas con­duc­tas. Hay mu­chas for­mas de ges­tio­nar la ira, y son los adul­tos quie­nes de­ben en­se­ñar a los ni­ños a usar di­chos re­cur­sos, es fun­da­men­tal

que se ha­ga a tra­vés del ejem­plo”, ase­gu­ra Mer­ce­des Ber­me­jo.

El en­fa­do se­gún las eda­des de los ni­ños

En la pri­me­ra in­fan­cia es co­mún ver im­pul­sos de agre­sión fí­si­ca co­mo em­pu­jar, gol­pear o mor­der cuan­do los ni­ños es­tán en­fa­da­dos. Más ade­lan­te, en la edad prees­co­lar, cuan­do ya sa­ben ha­blar, aprenden a iden­ti­fi­car los es­ta­dos emo­cio­na­les bá­si­cos. Sin em­bar­go, de­bi­do a que aún se es­tán acos­tum­bran­do al uso de la pa­la­bra y el rit­mo de desa­rro­llo es dis­tin­to en ca­da ni­ño es fre­cuen­te que al­gu­nos re­cu­rran a con­duc­tas de vio­len­cia fí­si­ca.

Du­ran­te la eta­pa de Pri­ma­ria y Se­cun­da­ria, ad­quie­ren tam­bién va­lo­res co­mo la em­pa­tía, que les per­mi­te po­ner­se en lu­gar del otro y es­to uni­do a la ca­pa­ci­dad de ver­ba­li­zar las emo­cio­nes, da lu­gar a la ca­na­li­za­ción pa­cí­fi­ca del en­fa­do. So­lo los ni­ños que tie­nen pro­ble­mas pa­ra do­mi­nar sus im­pul­sos, co­mo los afec­ta­dos por el TDAH, con­ti­núan usan­do los gri­tos, la fuer­za y opo­nién­do­se a las nor­mas.

Du­ran­te la ado­les­cen­cia es im­por­tan­te el efec­to del en­fa­do en uno mis­mo y có­mo lo per­ci­be el otro. “An­te el en­fa­do nos sen­ti­mos ata­ca­dos y la reac­ción adap­ta­ti­va es con­tra­ata­car, pe­ro de es­te mo­do co­rre­mos el ries­go de en­trar en una es­ca­la­da sin fin. La ca­pa­ci­dad de au­to­con­trol es­tá muy vin­cu­la­da a la cor­te­za pre­fron­tal, cu­yo desa­rro­llo se extiende has­ta la ter­ce­ra dé­ca­da de la vi­da. Es por ello que en ni­ños y ado­les­cen­tes los me­ca­nis­mos de pro­ce­sa­mien­to de las emo­cio­nes son dis­tin­tos a los de los adul­tos. A me­di­da que va­ya ma­du­ran­do la cor­te­za pre­fron­tal tam­bién lo ha­rán fun­cio­nes cog­ni­ti­vas co­mo la me­mo­ria a lar­go pla­zo, la ca­pa­ci­dad de pla­ni­fi­ca­ción, la aten­ción, la to­ma de de­ci­sión, y tam­bién la re­gu­la­ción de la im­pul­si­vi­dad”, se­ña­la la psi­có­lo­ga Mer­ce­des Ber­me­jo.

¿Qué ha­cer cuan­do es­tá en­fa­da­do?

En esos mo­men­tos de ten­sión, hay que te­ner cla­ro que lo me­jor es in­ten­tar re­cu­pe­rar la cal­ma. De­jar que se tran­qui­li­ce por sí mis­mo, de­ján­do­le es­pa­cio, y evi­tar re­ga­ñar­le en ese mo­men­to, es prio­ri­ta­rio. Co­mo con­se­jo a los pa­dres, la psi­có­lo­ga Mer­ce­des Ber­me­jo apun­ta que “es el adul­to el que de­be con­te­ner al me­nor y trans­mi­tir­le la cal­ma pa­ra que pue­da au­to­rre­gu­lar­se. Con fre­cuen­cia los adul­tos cae­mos en una cons­tan­te in­con­gruen­cia, don­de los me­no­res to­man ma­yor ejem­plo de lo que ha­ce­mos, y no de lo que de­ci­mos. La cal­ma y el ejem­plo son la cla­ve pa­ra lo­grar que los ni­ños y las ni­ñas, po­co a po­co lo­gren au­to­rre­gu­lar­se”.

Una opor­tu­ni­dad de apren­di­za­je

Apren­der de ca­da en­fa­do o con­si­de­rar su desa­rro­llo y con­se­cuen­cias co­mo una lec­ción de vi­da se­ría lo ideal pa­ra evi­tar caer en los mis­mos erro­res. Re­fle­xio­nar so­bre si hay otra ma­ne­ra de ha­cer las co­sas es bueno pa­ra el cre­ci­mien­to per­so­nal. Pe­ro si lo que que­re­mos es ayu­dar a nues­tros hi­jos a que los mo­men­tos de en­fa­do se con­vier­tan en una opor­tu­ni­dad de apren­di­za­je, “es fun­da­men­tal que co­mo adul­tos co­noz­ca­mos y de­tec­te­mos las emo­cio­nes bá­si­cas (ale­gría, tris­te­za, mie­do, en­fa­do) de la fa­mi­lia, con una ac­ti­tud acom­pa­ñan­te en sin­to­nía con di­chos es­ta­dos emo­cio­na­les”, in­di­ca Mer­ce­des Ber­me­jo co­mo psi­có­lo­ga

Y aña­de que “a su vez de­be­mos di­fe­ren­ciar las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas de las po­si­ti­vas, en­ten­dien­do que las ne­ga­ti­vas in­du­cen a com­por­ta­mien­tos ne­ga­ti­vos con po­cas al­ter­na­ti­vas, mien­tras que las po­si­ti­vas po­si­bi­li­tan una ac­ti­va­ción ge­ne­ra­li­za­da que per­mi­te la aper­tu­ra y la bús­que­da de con­tac­to so­cial. No obs­tan­te, tam­bién con­vie­ne dar es­pa­cio aque­llas emo­cio­nes ne­ga­ti­vas en­quis­ta­das que mu­chas ve­ces no han te­ni­do el tiem­po y el es­pa­cio pa­ra po­der ser li­be­ra­das, y sus­ti­tui­das por otras más fun­cio­na­les”. Ges­tio­nar el en­fa­do y con­se­guir au­to­rre­gu­lar­nos en el mo­men­to en que sen­ti­mos ira o ra­bia no es al­go que se apren­de de un día pa­ra otro, es fru­to de la edu­ca­ción y de la cons­tan­cia, la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal de ca­da uno y del gra­do de ma­du­rez que van al­can­zan­do los ni­ños a lo lar­go de su cre­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.