Tras­tor­nos ali­men­ta­rios

Uno de ca­da veinte ado­les­cen­tes pa­de­ce tras­tor­nos co­mo la anore­xia o la bu­li­mia, y ca­da vez hay más chi­cos en ries­go. ¿Qué se pue­de ha­cer pa­ra evi­tar­los y pro­te­ger­los des­de la fa­mi­lia?

Ser Padres - - Sumario - Por Terry Gra­ge­ra

Lo que de­bes sa­ber.

Los tras­tor­nos de la ali­men­ta­ción, co­mo la anore­xia y la bu­li­mia, afec­tan a un 5 % de la po­bla­ción ado­les­cen­te fe­me­ni­na. Son pro­ble­mas que im­pac­tan más so­bre las mu­je­res que so­bre los hom­bres. “Nue­ve de ca­da diez ca­sos afec­tan a mu­je­res, así que es más ha­bi­tual en­tre ni­ñas y ado­les­cen­tes, aun­que sin per­der de vis­ta que los chi­cos tam­bién la pue­den pa­de­cer”, sub­ra­ya Sa­ra Bu­ja­lan­ce, psi­có­lo­ga y di­rec­to­ra de la Aso­cia­ción con­tra la Anore­xia y la Bu­li­mia (ACAB). En el ca­so de la po­bla­ción ado­les­cen­te fe­me­ni­na, un 5 % es­tá afec­ta­da, pe­ro un 11 % más es­tá en ries­go. La pre­ven­ción y la de­tec­ción pre­coz es cla­ve.

Fac­to­res de ries­go

La anore­xia y la bu­li­mia sue­len de­bu­tar en­tre los 12 y los 21 años de edad. Hay al­gu­nos fac­to­res que pue­den pre­dis­po­ner a es­tos tras­tor­nos de la ali­men­ta­ción. “Un ele­men­to co­mún en­tre las per­so­nas que su­fren es­tos tras­tor­nos es la ba­ja au­to­es­ti­ma. Ade­más, al­gu­nos ras­gos de per­so­na­li­dad pue­den fa­vo­re­cer su desa­rro­llo co­mo, por ejem­plo, una au­to­exi­gen­cia muy ele­va­da, un per­fec­cio­nis­mo pa­to­ló­gi­co, ri­gi­dez en el pen­sa­mien­to y en la con­duc­ta y di­fi­cul­tad pa­ra ma­ne­jar la frus­tra­ción”, enu­me­ra Sa­ra Bu­ja­lan­ce.

Me­di­das pro­tec­to­ras

Pe­ro, ade­más de fac­to­res de ries­go pa­ra pa­de­cer un tras­torno de la ali­men­ta­ción du­ran­te la in­fan­cia o la ado­les­cen­cia, hay otros que pro­te­gen de es­tos pro­ble­mas. “Un estilo de crian­za po­si­ti­va se ha de­mos­tra­do, cien­tí­fi­ca­men­te ha­blan­do, co­mo el más pro­tec­tor fren­te a los tras­tor­nos de la con­duc­ta ali­men­ta­ria. Es­te ti­po de crian­za se ba­sa en cui­dar el víncu­lo (ape­go) con el ni­ño, en ser em­pá­ti­co con sus ne­ce­si­da­des y aten­der­las, en el buen tra­to (las agre­sio­nes fí­si­cas y ver­ba­les que­dan com­ple­ta­men­te fue­ra de es­te estilo de crian­za) y en es­ta­ble­cer lí­mi­tes sa­lu­da­bles al ni­ño, adap­ta­dos a su edad, fir­mes y cla­ros”, de­ta­lla la di­rec­to­ra de ACAB.

Pau­tas bá­si­cas pa­ra pre­ve­nir

Ade­más de se­guir un estilo de crian­za po­si­ti­vo, hay otras pau­tas que pue­den se­guir­se des­de la fa­mi­lia y el co­le­gio pa­ra evi­tar que apa­rez­can es­tos tras­tor­nos que tan gra­ves con­se­cuen­cias pue­den te­ner so­bre la sa­lud. Es­tas son las re­co­men­da­das des­de la Aso­cia­ción con­tra la Anore­xia y la Bu­li­mia:

Rea­li­zar al me­nos una co­mi­da al día en fa­mi­lia, sin te­le­vi­sión, móviles ni ta­blets en la me­sa.

Evi­tar rea­li­zar co­men­ta­rios crí­ti­cos so­bre el fí­si­co de las per­so­nas, en ge­ne­ral, y del ni­ño es­pe­cial­men­te.

Re­cor­dar la im­por­tan­cia del ejem­plo pa­terno: los pro­ge­ni­to­res de­ben lle­var a ca­bo un estilo de vi­da sa­lu­da­ble y apren­der a acep­tar su cuer­po tal co­mo es, prio­ri­zan­do la sa­lud fren­te a la es­té­ti­ca.

Fo­men­tar un sen­ti­mien­to crí­ti­co fren­te a los cá­no­nes de be­lle­za ac­tua­les y la pre­sión so­cial so­bre la ima­gen.

Es­tar aten­tos a las se­ña­les de aler­ta de un po­si­ble ca­so de tras­torno de la con­duc­ta ali­men­ta­ria.

Ha­cer fren­te al aco­so es­co­lar, pues los ni­ños y ado­les­cen­tes que han su­fri­do bull­ying tie­nen ma­yor ries­go de pre­sen­tar un tras­torno de la con­duc­ta ali­men­ta­ria, por eso es muy im­por­tan­te que las es­cue­las se­pan pre­ve­nir­lo y ha­cer­le fren­te.

For­mar a los do­cen­tes. En oca­sio­nes, pue­de ha­ber imi­ta­ción en­tre ami­gos si uno de ellos tie­ne anore­xia o bu­li­mia, por lo que es im­por­tan­te que los do­cen­tes re­ci­ban for­ma­ción pa­ra ges­tio­nar la si­tua­ción cuan­do se da un ca­so en la cla­se.

Se­ña­les a te­ner en cuen­ta

Hay dis­tin­tas se­ña­les de alarma que no de­bes pa­sar por al­to cuan­do un me­nor tie­ne un tras­torno de es­te ti­po. Las más im­por­tan­tes son, se­gún la ex­per­ta:

Cam­bios en la ali­men­ta­ción y/o ac­ti­vi­dad fí­si­ca con el ob­je­ti­vo de per­der pe­so. Ex­pre­sar des­con­ten­to e in­sa­tis­fac­ción res­pec­to a su cuer­po.

Su­frir mo­di­fi­ca­cio­nes en el es­ta­do de áni­mo, co­mo an­sie­dad e irri­ta­bi­li­dad.

Ais­lar­se so­cial­men­te de for­ma pro­gre­si­va.

Qué ha­cer cuan­do se des­cu­bre

¿Có­mo ac­tuar si des­cu­bres de re­pen­te que tu hi­jo vo­mi­ta pa­ra no en­gor­dar o se pe­ga atra­co­nes de co­mi­da? “Aun­que cues­te, hay que ac­tuar con cal­ma. De­ben ha­blar con su hi­jo des­de la com­pren­sión, el ca­ri­ño y la vo­lun­tad de ayu­dar, de­jan­do a un la­do los jui­cios y las bron­cas”, re­co­mien­da Sa­ra Bu­ja­lan­ce. Tam­bién es fun­da­men­tal que con­tac­ten con pro­fe­sio­na­les pa­ra re­ci­bir for­ma­ción y la ayu­da ne­ce­sa­ria. Pue­des lla­mar al te­lé­fono de la Aso­ca­ción con­tra la Anore­xia y la Bu­li­mia: 93 454 91 09. En es­te sen­ti­do, la de­tec­ción pre­coz del tras­torno ayu­da a es­ta­ble­cer un me­jor y más rá­pi­do pro­nós­ti­co pa­ra la re­cu­pe­ra­ción del afectado. El pro­ce­so de tra­ta­mien­to es lar­go y com­pli­ca­do. Por ello, la psi­có­lo­ga acon­se­ja “ar­mar­se de pa­cien­cia y ac­tuar siem­pre des­de el ca­ri­ño y la com­pren­sión con el hi­jo, pe­ro po­nién­do­le lí­mi­tes muy cla­ros y fir­mes con res­pec­to al tras­torno”. Ex­pli­ca Sa­ra Bu­ja­lan­ce que ”pa­ra ello es fun­da­men­tal que se pon­gan en ma­nos de pro­fe­sio­na­les de la sa­lud men­tal ex­per­tos en tras­tor­nos de la con­duc­ta ali­men­ta­ria y con­fíen en el equi­po te­ra­péu­ti­co, de­ján­do­se orien­tar por ellos”. La orien­ta­ción de los ex­per­tos es vi­tal.

¿Son fre­cuen­tes las re­caí­das?

La cu­ra­ción to­tal de un tras­torno de la ali­men­ta­ción es po­si­ble. De he­cho, un 70 % de los ca­sos se re­cu­pe­ran, pe­ro pa­ra ello es ne­ce­sa­rio que tan­to la per­so­na afec­ta­da co­mo la fa­mi­lia re­ci­ban tra­ta­mien­to es­pe­cia­li­za­do. “Hay que te­ner en cuen­ta que du­ran­te el tra­ta­mien­to se tra­ba­ja la pre­ven­ción de re­caí­das, de ma­ne­ra que la per­so­na apren­de a iden­ti­fi­car rá­pi­da­men­te cuán­do el tras­torno aso­ma la ca­be­za pa­ra po­ner­le freno a tiem­po”, ex­pli­ca Sa­ra Bu­ja­lan­ce, de ACAB. “Las re­caí­das sue­len su­ce­der por­que la per­so­na no fi­na­li­zó el tra­ta­mien­to de for­ma com­ple­ta, sino que lo aban­do­nó an­tes de tiem­po, y en reali­dad no ter­mino de re­cu­pe­rar­se del to­do”, acla­ra.

La pre­sión de la ima­gen

“La pre­sión con la ima­gen es ne­ga­ti­va”. Sub­ra­ya Sa­ra Sa­ra Bu­ja­lan­ce, psi­có­lo­ga y di­rec­to­ra de la Aso­cia­ción con­tra la Anore­xia y la Bu­li­mia (ACAB). Vi­vi­mos en un en­torno oc­ci­den­tal y desa­rro­lla­do que fa­vo­re­ce la apa­ri­ción de es­tos tras­tor­nos por­que la pre­sión por la ima­gen cor­po­ral es muy ele­va­da, es­pe­cial­men­te en el ca­so de las mu­je­res. El mo­de­lo de be­lle­za ac­tual es un mo­de­lo ex­ce­si­va­men­te del­ga­do e irreal, que fa­vo­re­ce la in­sa­tis­fac­ción cor­po­ral y las con­duc­tas de ries­go re­la­cio­na­das con el cuer­po y la co­mi­da co­mo, por ejem­plo, se­guir una die­ta pa­ra per­der pe­so sin su­per­vi­sión pro­fe­sio­nal. Ade­más, to­dos los tra­ta­mien­tos fo­to­grá­fi­cos que se ha­cen a los mo­de­los pu­bli­ci­ta­rios tam­po­co ayu­dan a ver la reali­dad tal y co­mo es.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.