Ado­les­cen­tes

Nos pa­sa­mos su in­fan­cia alen­tán­do­los a que sean ma­yo­res, aplau­dién­do­les si se com­por­tan co­mo ta­les, pe­ro cuan­do lle­ga la ado­les­cen­cia y se reivin­di­can co­mo adul­tos no pa­ra­mos de dis­cu­tir con ellos.

Ser Padres - - Tu Familia - Por Ma­ca­re­na Or­te

Có­mo lle­var­se me­jor.

¿Qué es­tá pa­san­do?

“Al­go evo­lu­ti­va­men­te ne­ce­sa­rio”, apun­ta el psi­coa­na­lis­ta Juan Mar­tí­nez-Me­na de Mo­li­na. La ado­les­cen­cia es una de las fa­ses mas in­creí­bles de la vi­da, en la que em­pie­za la ver­da­de­ra bús­que­da de la pro­pia iden­ti­dad, de ser uno mis­mo. Tam­bién es una eta­pa lle­na de creativida­d, de evo­lu­ción y apren­di­za­je. Ten­de­mos a de­mo­ni­zar la ado­les­cen­cia cuan­do en reali­dad tie­ne mu­cho de po­si­ti­vo.

Ne­ce­si­tan ser au­tó­no­mos

Lle­ga­da cier­ta edad, el pro­pio ce­re­bro es­tá di­se­ña­do pa­ra ha­cer­nos sen­tir la ne­ce­si­dad de va­ler­nos por no­so­tros mis­mos co­mo se­res in­de­pen­dien­tes de nues­tros pa­dres, que has­ta en­ton­ces ha­bían pri­ma­do en nues­tra vi­da. Es una ne­ce­si­dad sa­lu­da­ble y ne­ce­sa­ria pa­ra una co­rrec­ta evo­lu­ción: bus­car un es­pa­cio pro­pio, un lu­gar en el que sen­tir que so­mos no­so­tros mis­mos. Y, por su­pues­to, don­de pri­me­ro se bus­ca es­te es­pa­cio pro­pio es den­tro de la fa­mi­lia.

Un en­fren­ta­mien­to po­si­ti­vo

En esa evo­lu­ción ha­cia la reivin­di­ca­ción, au­to­afir­ma­ción e in­di­vi­dua­li­za­ción, es nor­mal que un ado­les­cen­te dis­cu­ta, cues­tio­ne, bus­que pun­tos de con­flic­to y desee por to­dos los me­dios ro­dear­se de los su­yos. Unos ami­gos que en es­ta fa­se ya no son tan­to pa­pá y ma­má co­mo sus igua­les, sus co­le­gas, con los que ne­ce­si­ta­rá que­dar o co­mu­ni­car­se a tra­vés de las re­des so­cia­les.

Cuán­do preo­cu­par­se

La se­ñal de alarma de­be sal­tar cuan­do no hay un com­por­ta­mien­to ado­les­cen­te que in­di­que que nues­tro hi­jo es­tá desa­rro­llán­do­se e in­de­pen­di­zán­do­se (su­mi­sión) o cuan­do sus ac­tua­cio­nes reivin­di­ca­ti­vas cru­zan la línea de la fal­ta de res­pe­to ha­cia los de­más y ha­cia sí mis­mo, ex­pli­ca Mar­tí­nez-Me­na. “Que a un ado­les­cen­te le ten­gas que re­pe­tir veinte ve­ces que or­de­ne su cuar­to es al­go nor­mal; que te em­pu­je o te in­sul­te a gri­tos cuan­do se lo di­ces, no”.

Diá­lo­go y em­pa­tía

Hay que re­co­no­cer a nues­tro hi­jo ado­les­cen­te tal y co­mo es; de­be­mos es­tar dis­pues­tos a pro­por­cio­nar­le el amor, en­ten­di­mien­to y aco­gi­mien­to que ne­ce­si­ta sin ago­biar­le. Te­ne­mos que com­pren­der que ellos tam­bién lo es­tán pa­san­do mal. Se en­fren­tan a al­go des­co­no­ci­do, a un mon­tón de cam­bios que mu­chas ve­ces no sa­ben có­mo ges­tio­nar. Por eso, la me­jor for­ma de lle­var es­ta eta­pa de su vi­da es co­mo si fue­ra un ca­mino de dos di­rec­cio­nes en el que siem­pre de­be­ría ha­ber un diá­lo­go y una ne­go­cia­ción.

Si ha ha­bi­do fal­ta de co­mu­ni­ca­ción con el ni­ño cuan­do era pe­que­ño, la re­la­ción so­lo va a em­peo­rar en la fa­se ado­les­cen­te. Por otro la­do, cuan­to más in­se­gu­ro sea un ni­ño más pro­ble­má­ti­co se­rá du­ran­te la ado­les­cen­cia.

Por úl­ti­mo, te­ne­mos que ha­blar con ellos de to­dos esos te­mas que pa­ra ellos son nue­vos y es­tán desean­do ex­plo­rar (se­xua­li­dad, amor), sin sen­tar cá­te­dra ni trans­mi­tir ta­bús.

Es nor­mal que nues­tro hi­jo dis­cu­ta, cues­tio­ne y bus­que pun­tos de con­flic­to en su desa­rro­llo ha­cia la eta­pa adul­ta, pe­ro siem­pre con res­pe­to

Juan Mar­tí­nez-Me­na Psi­coa­na­lis­ta en Cen­tro CEAP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.