De­be­res, ¿sí o no?

Tan­to sus de­fen­so­res co­mo sus de­trac­to­res coin­ci­den en que no de­ben ser me­ras re­pe­ti­cio­nes de lo apren­di­do en cla­se, pe­ro ¿dón­de es­tá el lí­mi­te?

Ser Padres - - Sumario - Por Ma­ca­re­na Or­te

“Pre­ser­var la fe­li­ci­dad fa­mi­liar pa­sa por con­tar con más tiem­po de ocio”

Pa­dres y pro­fe­so­res de­be­mos asu­mir que el mo­de­lo edu­ca­ti­vo tie­ne que evo­lu­cio­nar, que no de­be se­guir ba­sán­do­se en ejer­ci­cios re­pe­ti­ti­vos sino en de­be­res más lú­di­cos. Apues­to por ta­reas co­mo la lec­tu­ra o sim­ple­men­te en que sean ob­ser­va­do­res en sus ex­cur­sio­nes y pa­seos. Los de­be­res que so­lo bus­can el es­fuer­zo por­que sí, las ho­ras de sa­cri­fi­cio co­pian­do pá­gi­nas de un li­bro de tex­to, son te­rri­bles. Las fa­mi­lias, los ho­ra­rios, los tra­ba­jos no son co­mo los de an­tes. Vi­vi­mos más de­pri­sa y apre­cia­mos mu­cho el po­co tiem­po li­bre que nos que­da. No creo que sea egoís­ta que­rer te­ner una tar­de re­la­ja­da con mis hi­jos des­pués de la ten­sión del tra­ba­jo y del co­le­gio. Creo que pre­ser­var nues­tra fe­li­ci­dad y la de nues­tra fa­mi­lia es im­por­tan­te y pa­sa por po­der te­ner to­dos más tiem­po de ocio. Cuan­do los pa­dres quie­ren que su hi­jo dis­fru­te de tiem­po pa­ra ju­gar es­tán pro­te­gien­do su in­fan­cia. Es­toy en con­tra de los pa­dres ‘he­li­cóp­te­ro’, que es­tán más preo­cu­pa­dos con que sus hi­jos reali­cen mu­chas ac­ti­vi­da­des, mu­chos de­be­res, que sean muy com­pe­ti­ti­vos y que no fa­llen nun­ca pre­ten­dien­do que se con­vier­tan en adul­tos en mi­nia­tu­ra.

Es­ta­mos pen­dien­tes de los de­be­res y exá­me­nes de nues­tros hi­jos no por so­bre­pro­tec­ción, sino por­que de ellos de­pen­de la or­ga­ni­za­ción del ho­gar: que de­ba­mos que­dar­nos la tar­de en ca­sa o po­da­mos acu­dir al pe­dia­tra o al sú­per.

“Cul­pa­mos a los de­be­res en lu­gar de a nues­tros tra­ba­jos o a las ex­traes­co­la­res”

Ac­tual­men­te se man­dan me­nos de­be­res que ha­ce unos años, y ca­da vez me­nos. Los de­be­res no son ma­los (ni exis­te nin­gún es­tu­dio que lo demuestre) siem­pre que cum­plan tres re­glas: que sean pro­por­cio­na­les en can­ti­dad y tiem­po a la edad de los ni­ños, que apor­ten al­go di­fe­ren­te a lo vis­to en el au­la y que es­tén or­ga­ni­za­dos por el co­le­gio, pa­ra que un día no se en­cuen­tren con ta­reas de cua­tro asig­na­tu­ras y al si­guien­te con nin­gu­na.

Aun­que to­da­vía que­dan cen­tros es­co­la­res sin equi­li­brio en la dis­tri­bu­ción de los de­be­res (o con de­be­res tan inú­ti­les co­mo co­piar en el cua­derno lo que di­ce el li­bro), lo nor­mal es que se tra­te de ac­ti­vi­da­des que re­fuer­zan lo apren­di­do.

Yo, co­mo pa­dre, pre­fie­ro que mis hi­jas ten­gan que leer unas pá­gi­nas de un li­bro, la pren­sa o co­men­tar al­gún do­cu­men­tal que ver­las sen­ta­das fren­te a la te­le.

En al­gu­nos ca­sos los pa­dres es­tán so­bre­ocu­pa­dos o han so­bre­ocu­pa­do a sus hi­jos con ac­ti­vi­da­des ex­traes­co­la­res in­ne­ce­sa­rias, pa­ra re­lle­nar las ho­ras que no les pue­den de­di­car, y aca­ban cul­pan­do a los de­be­res y al co­le­gio de no te­ner tiem­po pa­ra dis­fru­tar de sus hi­jos.

Por otro la­do, los ni­ños no ne­ce­si­tan de la ayu­da de sus pa­dres (ni que les ha­gan la agen­da) pa­ra rea­li­zar sus ta­reas. Si les acos­tum­bran a te­ner “se­cre­ta­rios” di­fí­cil­men­te van a crecer por sí mis­mos.

6,5 ho­ras se­ma­na­les de­di­can Los ni­ños es­pa­ño­les a los de­be­res (la me­dia de la UE es 4,9 ho­ras).

Eva Bai­lén Au­to­ra de Có­mo so­bre­vi­vir a los de­be­res de tu hi­jo (Editorial Pla­ne­ta).

Je­ró­ni­mo Gar­cía Ugar­te Pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía y Psi­co­lo­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.