Ca­li­gra­fía

¿Qué sen­ti­do tie­ne en­se­ñár­se­la a los ni­ños si usa­rán el te­cla­do y leen le­tras de pa­lo? La era di­gi­tal es­tá res­tan­do im­por­tan­cia a es­cri­bir a mano, sin em­bar­go, la neu­ro­cien­cia nos di­ce que tie­ne mu­chas ven­ta­jas cog­ni­ti­vas pa­ra los ni­ños.

Ser Padres - - Sumario - Por Ma­ría Al­cai­de

Es­cri­bir a mano.

Los es­tu­dios lle­va­dos a ca­bo por la neu­ro­cien­cia con­fir­man que la es­cri­tu­ra ma­nual con­tri­bu­ye al desa­rro­llo ce­re­bral y po­ten­cia la in­te­li­gen­cia. En lí­neas ge­ne­ra­les, es­cri­bir a mano ayu­da a los ni­ños a me­jo­rar sus ha­bi­li­da­des mo­tri­ces, pe­ro tam­bién a apren­der a ex­pre­sar­se y a ge­ne­rar ideas, ya que exi­ge que com­pren­dan la fra­se an­tes de es­cri­bir­la y ac­ti­va re­gio­nes del ce­re­bro que in­vo­lu­cran el pen­sa­mien­to, el len­gua­je, el ra­zo­na­mien­to y la memoria a cor­to pla­zo.

Apren­der ca­li­gra­fía es un pa­so más en la es­cri­tu­ra a mano. La ca­li­gra­fía es­tá ba­sa­da en la des­tre­za ma­nual pa­ra hi­lar le­tras con ele­gan­cia, ha­cien­do de la es­cri­tu­ra un arte don­de pue­de ver­se la be­lle­za de un tex­to es­cri­to a mano. Isa­bel Pa­di­lla, li­cen­cia­da en His­to­ria del Arte y fun­da­do­ra del Ta­ller de Ca­li­gra­fía (www.ta­ller­de­ca­li­gra­fia.com), ase­gu­ra que “hoy en día cree­mos que con que nues­tros hi­jos apren­dan in­glés, ma­te­má­ti­cas e in­for­má­ti­ca ya he­mos con­se­gui­do dar­les lo me­jor de lo me­jor pa­ra su fu­tu­ro. Te­ne­mos que dar­nos cuen­ta de que nues­tro ce­re­bro es ca­paz de asi­mi­lar, al mis­mo tiem­po, mu­chí­si­mas otras ma­te­rias que nos ayu­da­rían a es­tar más ca­pa­ci­ta­dos en to­dos los sen­ti­dos”.

¿Qué se es­tán per­dien­do las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes al aban­do­nar la ca­li­gra­fía por el uso del te­cla­do? “Des­gra­cia­da­men­te, las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes se es­tán per­dien­do arte. No nos da­mos cuen­ta de que el arte se pue­de rea­li­zar de for­mas muy di­fe­ren­tes aten­dien­do, por su­pues­to, a la ca­pa­ci­dad de ca­da uno, pe­ro no de­ja de ha­ber arte. Es evi­den­te que no to­dos so­mos Pi­cas­so pe­ro, aun­que la gen­te pue­da pen­sar lo con­tra­rio, to­dos so­mos ar­tis­tas. Si a un ni­ño, des­de pe­que­ño, se le in­cul­ca dis­ci­pli­na en el di­bu­jo, en la pin­tu­ra, en la mú­si­ca, en la ca­li­gra­fía… esa per­so­na ten­drá ma­yor ca­pa­ci­dad pa­ra apren­der otras ma­te­rias”, ase­gu­ra Isa­bel Pa­di­lla. La es­cri­tu­ra ma­nual no só­lo desa­rro­lla ha­bi­li­da­des mo­tri­ces fi­nas, sino que a la vez ayu­da al desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas y de co­mu­ni­ca­ción. Al es­cri­bir ma­nual­men­te se ac­ti­va un área del ce­re­bro co­no­ci­da co­mo Sis­te­ma de Ac­ti­va­ción Re­ti­cu­lar a tra­vés de la cual, se fil­tra la in­for­ma­ción que pro­ce­sa, prio­ri­zan­do aque­llas áreas en las que es­ta­mos tra­ba­jan­do de for­ma con­cen­tra­da. “Aun­que nos pue­da pa­re­cer fá­cil, es­cri­bir re­quie­re una dis­ci­pli­na, una prác­ti­ca cons­tan­te que ayu­da­rá a nues­tro ce­re­bro de for­mas muy di­fe­ren­tes: or­den, lim­pie­za, pro­por­ción, es­pa­cios, ta­ma­ños, vi­sión glo­bal..,”, ase­gu­ra es­ta ex­per­ta que lle­va más de 20 años de­di­ca­da ex­clu­si­va­men­te al mun­do de la ca­li­gra­fía.

La ca­li­gra­fía y la psi­co­mo­tri­ci­dad fi­na

La ca­li­gra­fía o es­cri­tu­ra ma­nual es un re­cur­so primordial pa­ra el desa­rro­llo cog­ni­ti­vo. Al rea­li­zar­la con las ma­nos, el ce­re­bro po­ne en fun­cio­na­mien­to di­fe­ren­tes áreas que in­ter­ac­túan entre sí pa­ra in­te­grar la sen­sa­ción o tac­to ma­nual, el con­trol del mo­vi­mien­to y el ra­zo­na­mien­to. Isa­bel Pa­di­lla co­men­ta que “en el ta­ller ayu­da­mos a los ni­ños que vie­nen a me­jo­rar su ca­li­gra­fía. El tra­ba­jo es ar­duo por­que hay que re­edu­car y eso, aun­que pue­da pa­re­cer men­ti­ra, es una la­bor de tiem­po. Es más fá­cil en­se­ñar a una per­so­na que no sa­be es­cri­bir a que es­cri­ba bien, que a una per­so­na que ya ha co­gi­do vi­cios por­que la men­te pue­de lle­gar a ser muy va­ga, se ha­bi­túa a al­go y no quie­re sa­lir de esa zo­na de con­fort en la que se ha ins­ta­la­do”.

El uso de la es­cri­tu­ra ma­nual desa­rro­lla ha­bi­li­da­des mo­tri­ces que ayu­dan tam­bién a la rea­li­za­ción de ta­reas ma­nua­les en sus ac­ti­vi­da­des dia­rias co­mo pue­de ser el abo­to­nar­se y des­abo­to­nar­se la ro­pa, atar­se el cal­za­do, ce­pi­llar­se el pelo y lim­piar­se los dien­tes... Por lo tan­to, el desuso de es­te ti­po de prác­ti­ca pue­de lle­var a un de­cre­men­to del desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des que tam­bién son ne­ce­sa­rias pa­ra la rea­li­za­ción de ac­ti­vi­da­des de la vi­da co­ti­dia­na. Pe­ro no obs­tan­te, el uso de te­cla­do tam­bién apor­ta el desa­rro­llo de otras ha­bi­li­da­des pro­pias de la psi­co­mo­tri­ci­dad fi­na có­mo es el ma­ne­jo de am­bas ma­nos.

Es­cri­bir a mano me­jo­ra el ren­di­mien­to escolar

Se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Jour­nal of Lear­ning Di­sa­bi­li­ties, pa­ra com­pro­bar de qué for­ma in­ter­ac­tua­ban el len­gua­je oral y es­cri­to con la aten­ción y las ha­bi­li­da­des de fun­ción eje­cu­ti­va en ni­ños de 8 a 13 años, la prác­ti­ca de la ca­li­gra­fía ac­ti­va la men­te y me­jo­ra la aten­ción y la com­pren­sión lec­to­ra, me­jo­ra

la coor­di­na­ción mo­to­ra y men­tal e in­clu­so el ren­di­mien­to escolar.

Cuan­do las ideas y los pen­sa­mien­tos se plas­man en un pa­pel, me­dian­te tra­zos coor­di­na­da­men­te rea­li­za­dos, se im­pul­sa la con­cen­tra­ción y la aten­ción, dos as­pec­tos bá­si­cos pa­ra una ex­ce­len­te me­mo­ri­za­ción. Así la men­te coor­di­na lo que es­ta­mos pen­san­do, y pre­pa­ra la mano pa­ra po­der rea­li­zar el tra­zo. Es­cri­bir o prac­ti­car ca­li­gra­fía se pue­de com­pa­rar con apren­der un nue­vo idio­ma, to­car un ins­tru­men­to musical o di­bu­jar un bo­ce­to.

Y es que es­cri­bir de ma­ne­ra le­gi­ble, rá­pi­da y con po­co es­fuer­zo cons­cien­te, me­jo­ra el ni­vel de com­pren­sión de tex­tos en los ni­ños, al­go im­pres­cin­di­ble pa­ra un desa­rro­llo aca­dé­mi­co ade­cua­do. De he­cho, pe­se a que exis­ten in­fi­ni­dad de téc­ni­cas de es­tu­dio, hay un se­cre­to que im­pe­ra por en­ci­ma de to­das: es­cri­bir a mano ayu­da a me­mo­ri­zar. Se ha de­mos­tra­do que los es­tu­dian­tes que to­man apuntes a mano (y no a or­de­na­dor) re­cuer­dan más y tie­nen una com­pren­sión más pro­fun­da de la ma­te­ria. ¿Por qué ocu­rre es­to? ¿Po­dría de­cir­se que es una ven­ta­ja de ca­ra a los exá­me­nes? Un es­tu­dio re­cien­te ela­bo­ra­do por psi­có­lo­gos de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia (UCLA) y Prin­ce­ton y pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Psy­cho­lo­gi­cal Scien­ce, con­clu­yó que los es­tu­dian­tes que to­ma­ron apuntes a mano re­cor­da­ron tan­to en las cues­tio­nes de com­pren­sión con­cep­tual co­mo el con­te­ni­do de los he­chos más cla­ra­men­te tras una se­ma­na, lo que quie­re de­cir que to­mar apuntes a mano es po­si­ti­vo pa­ra la memoria a lar­go pla­zo. Isa­bel Pa­di­lla afir­ma que “la ca­pa­ci­dad que un ni­ño, o que un ado­les­cen­te, tie­ne pa­ra su­pe­rar­se en sus es­tu­dios se me­jo­ra con la ca­li­gra­fía, pues ayu­da, y mu­cho, pe­ro se pue­de con­se­guir, tam­bién aprendiend­o mú­si­ca, es­gri­ma, pin­tu­ra, ar­tes es­cé­ni­cas, co­ci­na o un de­por­te de­ter­mi­na­do. No po­de­mos li­mi­tar nues­tra men­te a ins­truir­se en cua­tro co­sas cuan­do los ni­ños tie­nen la po­si­bi­li­dad de cul­ti­var otras ma­te­rias que ayu­da­rán a la men­te a ser más ac­ti­va. Lo que te­ne­mos cla­ro es que la ca­li­gra­fía lle­ga a to­dos. To­dos so­mos ca­pa­ces de te­ner la ha­bi­li­dad su­fi­cien­te pa­ra es­cri­bir bien. El or­de­na­dor nos ha fa­ci­li­ta­do la exis­ten­cia, pe­ro tam­bién nos ha vuel­to más pe­re­zo­sos, Hoy en día se va­lo­ra mu­chí­si­mo a la per­so­na que es­cri­be bien, pre­ci­sa­men­te por eso, por­que ya no es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ver be­lle­za en la ca­li­gra­fía”.

Sin em­bar­go, te­ner bue­na o ma­la le­tra no in­flu­ye tan­to en el ren­di­mien­to escolar. Co­mo ase­gu­ra Isa­bel Pa­di­lla “nues­tra ex­pe­rien­cia nos ha­ce ver que los ni­ños que tie­nen ma­la le­tra, en una gran ma­yo­ría, son ni­ños muy es­pa­bi­la­dos, in­te­li­gen­tes y con bue­nas notas. No creo que in­flu­ya mu­cho en su ren­di­mien­to escolar. El pro­ble­ma es­tá en que terminan trau­ma­ti­zán­do­se por­que no en­tien­den que te­nien­do bue­nas notas se les lla­me la aten­ción por la ca­li­gra­fía”. En­ton­ces, ¿qué di­fe­ren­cia exis­te entre es­cri­bir con le­tra de pa­lo o prac­ti­car ca­li­gra­fía? “Po­si­ble­men­te, la ma­yor di­fe­ren­cia es­tá en la be­lle­za de la ca­li­gra­fía. Ade­más, una per­so­na que es­cri­be con le­tra de pa­lo nun­ca ve­rá lo que es el gus­to de es­cri­bir. La per­so­na que es­cri­be con una le­tra bo­ni­ta siem­pre ve­rá tex­tos agra­da­bles y le que­da­rá, ca­da vez que es­cri­ba, una sen­sa­ción

La ca­li­gra­fía es una ha­bi­li­dad que me­jo­ra­rá la com­pren­sión lec­to­ra y la aten­ción del ni­ño

de bie­nes­tar que no se consigue si lo que he­mos es­cri­to es­tá de­sigual o con bo­rro­nes”. Pa­ra apren­der a es­cri­bir con bue­na le­tra y te­ner una bue­na ca­li­gra­fía ne­ce­si­ta­mos prác­ti­ca. Ca­da día hay que tra­ba­jar­la un mí­ni­mo de me­dia ho­ra. “Si que­re­mos apren­der a ju­gar al tenis, asu­mi­mos que es me­jor re­ci­bir unas cla­ses par­ti­cu­la­res an­tes de em­pe­zar a prac­ti­car­lo. Si uno quie­re te­ner una bue­na le­tra es acon­se­ja­ble que nos ase­so­re­mos con pro­fe­sio­na­les en la ma­te­ria y, des­pués, no de­jar de prac­ti­car lo apren­di­do”, ase­gu­ra Isa­bel Pa­di­lla.

El im­pac­to de la tec­no­lo­gía en la for­ma de es­cri­bir

Las nue­vas tec­no­lo­gías han po­si­bi­li­ta­do la es­cri­tu­ra a tra­vés de pul­sa­cio­nes y nos es­tán con­vir­tien­do en es­cri­to­res hí­bri­dos, por­que co­men­za­mos des­de ni­ños con la es­cri­tu­ra ma­nual co­mo to­ma de con­tac­to con la lec­toes­cri­tu­ra y ter­mi­na­mos con el te­cla­do. Es cier­to que la es­cri­tu­ra ma­nual tie­ne mu­chas ven­ta­jas, pe­ro tam­bién de­be­mos dar­le el lu­gar que le co­rres­pon­de en im­por­tan­cia a la es­cri­tu­ra so­bre te­cla­do, ya que és­ta im­pli­ca el uso de am­bas ma­nos y el desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des de re­co­no­ci­mien­to a ni­vel ce­re­bral de la po­si­ción de las le­tras en el te­cla­do, entre otras.

Se cul­pa a los co­rrec­to­res or­to­grá­fi­cos y a la ra­pi­dez que uti­li­zan los jó­ve­nes al es­cri­bir del in­cre­men­to de las fal­tas de ortografía, pe­ro es­tu­dios re­cien­tes de la Uni­ver­si­dad de Aber­ta han de­mos­tra­do que el len­gua­je uti­li­za­do en los sms no tie­nen con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas en la ortografía, y por otro la­do los alum­nos que tie­nen bue­na ortografía en el au­la la man­tie­nen en los men­sa­jes cor­tos a tra­vés de las nue­vas tec­no­lo­gías.

La le­tra en­la­za­da o ma­nus­cri­ta es al­go per­so­nal y úni­co que re­fle­ja nues­tra per­so­na­li­dad. En el ca­so de que de­je­mos de es­cri­bir a mano, evi­den­te­men­te se per­de­rá es­te se­llo, pe­ro mien­tras que es­cri­ba­mos de nues­tro pu­ño y le­tra, in­de­pen­dien­te­men­te del ti­po de ca­li­gra­fía que uti­li­ce­mos, es­ta­re­mos ac­ti­van­do nues­tro ce­re­bro y nues­tra hue­lla en la es­cri­tu­ra se­gui­rá pre­sen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.