En­tre­vis­ta

¿Al­gu­na vez le has di­cho o he­cho al­go a tu hi­jo de lo que te has arre­pen­ti­do? La es­cri­to­ra y es­pe­cia­lis­ta in­fan­til Ta­nia Gar­cía nos da las cla­ves pa­ra que ayu­des a tu pe­que­ño en su desa­rro­llo emo­cio­nal con ca­ri­ño y sin per­der los ner­vios.

Ser Padres - - Sumario - Por Car­men Es­tra­da

Ha­bla­mos con Ta­nia Gar­cía.

Ta­nia Gar­cía es fun­da­do­ra de Edu­res­pe­ta y au­to­ra de Guía pa­ra ma­dres y pa­dres im­per­fec­tos que en­tien­den que sus hi­jos tam­bién lo son y Edu­car sin per­der los ner­vios. Es­pe­cia­lis­ta en Edu­ca­ción ba­sa­da en el res­pe­to, la em­pa­tía, el acom­pa­ña­mien­to, la ló­gi­ca y la evi­den­cia cien­tí­fi­ca, creó la lla­ma­da Edu­ca­ción Real (cu­yas si­glas atien­den a es­tos cua­tro pi­la­res). Tra­ba­ja co­mo edu­ca­do­ra y ase­so­ra-for­ma­do­ra de fa­mi­lias y pro­fe­sio­na­les.

■¿Por qué ac­tua­cio­nes de nues­tros hi­jos so­le­mos per­der más los ner­vios?

En reali­dad per­de­mos los ner­vios por­que no com­pren­de­mos los pro­ce­sos ce­re­bra­les, y por tan­to, ni fi­sio­ló­gi­cos ni psi­co­ló­gi­cos de los ni­ños y ni­ñas. Es por ello que que­re­mos que duer­man cuan­do no­so­tros pen­sa­mos que tie­nen que dor­mir, que de­jen el pa­ñal cuan­do pen­sa­mos que de­ben de­jar­lo, que co­man la can­ti­dad que cree­mos opor­tu­na, que se re­la­cio­nen con sus her­ma­nos co­mo nos pa­re­ce que de­ben… Si tra­ba­ja­mos pro­fun­da­men­te en en­ten­der sus pro­ce­sos, dis­fru­ta­re­mos de la vi­da con nues­tros hi­jos e hi­jas pe­se a las ad­ver­si­da­des. Cuan­do en­ten­de­mos que los rit­mos de sue­ño de los ni­ños son di­fe­ren­tes a los nues­tros y que si un día ape­nas han ju­ga­do de for­ma li­bre su ce­re­bro ne­ce­si­ta ha­cer­lo, y por tan­to, al fal­tar­les esa gran do­sis dia­ria de jue­go ne­ce­sa­ria pa­ra su sa­lud es­tán más irri­ta­bles, ner­vio­sos y sin ga­nas de dor­mir... lo en­ten­de­mos to­do.

Qui­zás no pue­da ju­gar si es tar­de y de­ba dor­mir en bre­ve, pe­ro com­pren­dien­do sus ne­ce­si­da­des emo­cio­na­les, pa­ra em­pe­zar, ya fre­na­mos es­te pri­mer im­pul­so adul­to de en­fa­dar­nos, de que­rer con­tro­lar­lo to­do y de gri­tar. De es­te mo­do, re­la­ja­dos y em­pá­ti­cos, ve­mos so­lu­cio­nes pa­cí­fi­cas que ayu­dan a nues­tros hi­jos sin cau­sar­les da­ño emo­cio­nal. Un ejem­plo de to­do ello pue­de con­se­guir­se sien­do al­go más fle­xi­bles en el ho­ra­rio, acos­tar­nos a su la­do y char­lar so­bre nues­tro día, abra­zar­los y aca­ri­ciar­los la es­pal­da mien­tras les ex­pli­ca­mos his­to­rias y, po­co a po­co, acom­pa­ñar­los a la con­ci­lia­ción de su sue­ño. No se tra­ta de ha­cer las co­sas rá­pi­do y mal y pen­san­do úni­ca­men­te en nues­tro in­te­rés adul­to, sino en ha­cer­las de for­ma em­pá­ti­ca, len­ta y bien, pen­san­do por tan­to en sus in­tere­ses y ne­ce­si­da­des ce­re­bra­les in­fan­ti­les, co­mo es ob­je­ti­vo de la Edu­ca­ción Real.

Cuan­do re­pe­ti­mos las mis­mas co­sas a nues­tros hi­jos to­dos los días sin que nos ha­gan ca­so a la pri­me­ra, ¿qué se pue­de ha­cer pa­ra que nues­tro men­sa­je sea más efec­ti­vo y no ter­mi­ne­mos gri­tán­do­les?

Pri­me­ro de to­do de­be­mos en­ten­der e in­te­grar que los ni­ños no de­ben ha­cer ca­so. No son ma­rio­ne­tas, son per­so­nas. Per­so­nas pe­que­ñas que ne­ce­si­tan de nues­tra guía pa­ra cre­cer de for­ma sa­na, tan­to fí­si­ca co­mo psi­co­ló­gi­ca­men­te. Des­ha­cer­nos de nues­tro in­co­rrec­to en­fo­que adul­tis­ta de la edu­ca­ción es una de las ba­ses pa­ra se­guir una Edu­ca­ción Real ba­sa­da en las ver­da­de­ras ne­ce­si­da­des de nues­tros hi­jos e hi­jas. Por tan­to, pa­ra de­jar de gri­tar pri­me­ro de­be

ría­mos cam­biar nues­tra con­cep­ción de la si­tua­ción y de esa for­ma nues­tro men­sa­je. Co­mu­ni­car­nos de otro mo­do y de­jar de ha­cer­lo de for­ma au­to­ri­ta­ria y me­dian­te el man­da­to, ese en el que es­pe­ra­mos que ha­gan lo que que­re­mos cuan­do que­re­mos y ade­más, a la pri­me­ra y sin re­chis­tar.

Es cu­rio­so có­mo an­he­la­mos que lle­guen a la vi­da adul­ta con ma­du­rez emo­cio­nal, que no ne­ce­si­ten ni a na­da ni a na­die pa­ra vi­vir, que no sean ma­ni­pu­la­bles so­cial­men­te y que se­pan de­cir no pe­ro sin em­bar­go les exi­gi­mos lo con­tra­rio mien­tras les edu­ca­mos. Edu­car es pre­ci­sa­men­te que los ni­ños y ni­ñas ten­gan voz y vo­to, aun­que no siem­pre se pue­da lle­var a ca­bo lo que so­li­ci­tan, ne­ce­si­tan o desean, pe­ro que la ten­gan. Así que pa­ra de­jar de gri­tar lo pri­me­ro es en­ten­der y em­pa­ti­zar, es­cu­char, mi­rar más allá de lo que ve­mos y cen­trar­nos en lo que sien­ten y sen­ti­mos, res­pi­rar y va­lo­rar qué ocu­rre y có­mo po­de­mos lle­gar a una re­so­lu­ción sin da­ñar.

Co­men­tas que las gran­des char­las so­bre el di­ne­ro y lo que cues­tan las co­sas no son efi­ca­ces an­te la de­man­da de un ni­ño que quie­re que le com­pres un ju­gue­te. ¿Por qué?

Cuan­do un ni­ño de­man­da un ju­gue­te y no se lo po­de­mos com­prar, sea por el mo­ti­vo de pe­so que sea, de­be­mos cen­trar­nos en acom­pa­ñar su frus­tra­ción y en­ten­der sus emo­cio­nes. Los ni­ños y ni­ñas no en­tien­den de di­ne­ro ni del va­lor de las co­sas, son ni­ños, no adul­tos. De lo úni­co que en­tien­den es de emo­ción, de lo que sien­ten, y ade­más de una for­ma in­ten­sa y úni­ca, co­mo nun­ca ja­más en la vi­da adul­ta lle­ga­mos a sen­tir. Al fun­cio­nar por emo­cio­nes, ellos quie­ren al­go y así lo ex­pre­san, no hay que juz­gar su for­ma de ex­pre­sar­se sino que so­lo de­be­mos sa­ber es­tar ahí, a su la­do, pa­cien­tes, com­pren­si­vos, amo­ro­sos, aun­que les ten­ga­mos que de­cir que no. Si ha­blá­se­mos más de emo­cio­nes que de di­ne­ro, el mun­do de­fi­ni­ti­va­men­te se­ría otro.

■¿Có­mo hay que ac­tuar en­ton­ces pa­ra no ce­der a sus ca­pri­chos?

No ce­dien­do si con­si­de­ra­mos que no de­be­mos ce­der pe­ro com­pren­dien­do que lo so­li­ci­te

Evi­ta co­mu­ni­car­te con tu hi­jo de for­ma au­to­ri­ta­ria. Es una per­so­nas, no una ma­rio­ne­ta

y lo an­he­le, y man­te­nien­do la cal­ma, el res­pe­to y el amor an­te su frus­tra­ción.

■¿Se nos ha ol­vi­da­do a los adul­tos có­mo pien­san los ni­ños y fun­cio­nan sus sen­ti­mien­tos?

Por su­pues­to. Se nos ha ol­vi­da­do có­mo fun­cio­nan sus emo­cio­nes y las nues­tras. No te­ne­mos en cuen­ta sus eta­pas de desa­rro­llo ce­re­bral y por tan­to emo­cio­na­les y es­to ha­ce que ten­ga­mos un se­rio pro­ble­ma pa­ra lle­gar a en­ten­der­les. Por es­ta ra­zón es tan ne­ce­sa­ria una Edu­ca­ción Real ba­sa­da en el res­pe­to, el acom­pa­ña­mien­to, la em­pa­tía y la ló­gi­ca. Com­pren­der a los ni­ños y ni­ñas no quie­re de­cir que sea­mos per­mi­si­vos y que les de­je­mos a su li­bre al­be­drío, to­do lo con­tra­rio, quie­re de­cir que de­be­mos apren­der a es­tar emo­cio­nal y fí­si­ca­men­te co­mo ellos ne­ce­si­tan.

■¿Có­mo po­de­mos con­se­guir em­pa­ti­zar más con ellos?

El pri­mer pa­so y prin­ci­pal, se­ría tra­ba­jar nues­tras pro­pias in­fan­cias. Cuan­do real­men­te re­pa­sa­mos nues­tra pro­pia in­fan­cia y ve­mos los pro­ce­sos emo­cio­na­les que con­lle­va, en­ten­de­mos mu­chas co­sas. Ani­mo a to­do el mun­do a tra­ba­jar sus in­fan­cias pa­ra po­der edu­car de for­ma real­men­te res­pe­tuo­sa y real.

■ Mu­chas ve­ces per­de­mos los ner­vios por el es­trés acu­mu­la­do du­ran­te el día o ha­ber te­ni­do un mal día en la ofi­ci­na, ¿qué se pue­de ha­cer pa­ra no pa­gar­lo con nues­tros hi­jos?

Lo pri­me­ro es ser cons­cien­te de nues­tras pro­pias emo­cio­nes y por tan­to de nues­tros pro­pios es­ta­dos emo­cio­na­les. Cuan­do sa­be­mos iden­ti­fi­car lo que nos pa­sa en ca­da mo­men­to, so­mos ca­pa­ces de po­ner el freno y no pa­sar ba­rre­ras in­fran­quea­bles. No es po­si­ble que lo que no le ha­ría­mos nun­ca a nues­tras ma­dres sea­mos ca­pa­ces de ha­cér­se­los a nues­tros hi­jos, las per­so­nas más im­por­tan­tes de nues­tras vi­das. Lo se­gun­do se­ría en­con­trar tiem­po pa­ra no­so­tros, tiem­po de des­co­ne­xión que nos ha­ga re­co­nec­tar con no­so­tros mis­mos y nues­tro equi­li­brio emo­cio­nal, pue­de que es­te tiem­po lo em­plee­mos en cla­ses de yo­ga, na­ta­ción, o sim­ple­men­te un ba­ño ca­lien­te con una lec­tu­ra in­tere­san­te. De­pen­dien­do de la eta­pa en la que se en­cuen­tren los ni­ños po­dre­mos te­ner más o me­nos tiem­po, pe­ro el te­ner al­go es esen­cial.

■ Tam­bién co­men­tas que no es bueno obli­gar­les a rea­li­zar una ac­ti­vi­dad ex­tra­es­co­lar que le gus­ta a los pa­dres, ¿por qué?

Nun­ca hay que obli­gar a los hi­jos a na­da, ni a las co­sas bá­si­cas, to­do se pue­de apren­der me­dian­te el ejem­plo, el res­pe­to y el en­ten­di­mien­to. En cuan­to a las ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res, lo nor­mal es que si rea­li­zan al­gu­na, qué mí­ni­mo que sea al­go que ellos real­men­te desean, es su tiem­po, es su vi­da. Per­de­mos de­ma­sia­do tiem­po pen­san­do en el fu­tu­ro de nues­tros hi­jos e hi­jas, y nos ol­vi­da­mos del pre­sen­te.

■¿Por qué no es bueno que los ni­ños re­pri­man su llan­to?

Nin­gu­na emo­ción de­be que­dar den­tro du­ran­te la in­fan­cia. Cual­quier co­sa que se re­pri­me, se en­quis­ta en nues­tro in­te­rior de mu­chas for­mas. El llan­to es na­tu­ral, nor­mal y sano y de­be sa­lir. So­mos los en­car­ga­dos de se­car sus lá­gri­mas, no de cau­sar­las.

■¿Y có­mo de­be­mos ac­tuar an­te la pe­lea entre her­ma­nos?

Hay di­fe­ren­tes con­flic­tos entre her­ma­nos que son nor­ma­les en la con­vi­ven­cia y el co­no­ci

mien­to so­cial y emo­cio­nal entre ellos. An­te es­tos mo­men­tos lo im­por­tan­te es en­ten­der su si­tua­ción, es­cu­char­les por igual, no com­pa­rar ni te­ner fa­vo­ri­tos, aten­der emo­cio­nal­men­te a to­dos por igual, en re­su­men: acom­pa­ñar emo­cio­nal­men­te tan­to al que pe­ga co­mo al que ha pe­ga­do, so­lo así com­pren­de­rán sus pro­ce­sos emo­cio­na­les y re­sol­ve­rán sus con­flic­tos.

■ An­te un mal com­por­ta­mien­to del ni­ño, ¿có­mo de­be­mos ac­tuar?

Pa­ra em­pe­zar,com­pro­bar si real­men­te es un mal com­por­ta­mien­to o es una vi­sión pu­ra­men­te adul­ta (no que­rer­se la­var los dien­tes, no que­rer ir al co­le­gio, en­fa­dar­se con un her­mano o ex­pre­sar las emo­cio­nes de for­ma primitiva no es por­tar­se mal). Y des­pués, sim­ple­men­te se­guir la pre­mi­sa de que cuan­do las aguas es­tán mo­vi­das co­mo adul­tos de­be­mos man­te­ner la cal­ma, ade­más de dar ejem­plo y bus­car so­lu­cio­nes des­de la em­pa­tía y la to­le­ran­cia. Des­pués de to­do, de lo úni­co que se tra­ta es de co­mu­ni­car­nos con los hi­jos e hi­jas co­mo con cual­quier ser hu­mano, con la ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal de que su bie­nes­tar fí­si­co y emo­cio­nal pre­sen­te y fu­tu­ro de­pen­de de la for­ma en la que les tra­te­mos hoy.

■¿Cas­ti­gar­le es una bue­na so­lu­ción?

Nun­ca. El cas­ti­go, tan­to psi­co­ló­gi­co co­mo fí­si­co, nun­ca apor­ta na­da bueno, so­lo nos lle­na de una mo­chi­la de la que lue­go ne­ce­si­ta­mos des­pren­der­nos. La Edu­ca­ción Real de­be lle­var­nos a en­con­trar la co­ne­xión con nues­tros hi­jos e hi­jas, al en­ten­di­mien­to y cal­ma, y ale­jar­nos de ma­las for­mas que des­co­nec­tan, li­man la au­to­es­ti­ma y no les en­se­ñan na­da po­si­ti­vo.

■ A me­di­da que crecen se vuel­ven con­tes­to­nes y po­nen pe­gas a to­do, ¿por qué ocu­rre?

No pien­so que los ni­ños se vuel­ven con­tes­to­nes, lo que ocu­rre es que co­mo se­res hu­ma­nos van in­te­gran­do su pro­pio ca­mino, su per­so­na­li­dad, sus in­tere­ses y mo­ti­va­cio­nes. En la ma­yo­ría de oca­sio­nes es­tos in­tere­ses son di­fe­ren­tes a los nues­tros -nor­mal, ellos son ni­ños y no­so­tros adul­tos- y es na­tu­ral que ca­da uno quie­ra de­fen­der su pos­tu­ra. De­be­mos ver es­ta de­fen­sa co­mo al­go po­si­ti­vo que les ayu­da­rá tan­to en el pre­sen­te co­mo en el fu­tu­ro, no co­mo al­go ma­lo a evi­tar.

Lo que hay que ha­cer es siem­pre es­cu­char, com­pren­der, acom­pa­ñar, guiar, dia­lo­gar… hay que tra­tar­los co­mo a no­so­tros nos gus­ta ser tra­ta­dos. En reali­dad, es sen­ci­llo.

■¿Có­mo de­be­mos ac­tuar si nos ha­blan mal, de for­ma inade­cua­da?

El pri­mer pa­so se­ría no to­már­nos­lo co­mo al­go per­so­nal. Cuan­do en­ten­de­mos los pro­ce­sos ce­re­bra­les de nues­tros hi­jos e hi­jas, en­ten­de­mos que es­tos con­lle­van mo­men­tos de des­equi­li­brio emo­cio­nal en los que ex­plo­tan, se en­fa­dan, gri­tan o di­cen co­sas feas. Son se­res hu­ma­nos ma­du­ran­do emo­cio­nal­men­te y lo nor­mal es te­ner es­ta for­ma de ex­pre­sar­se, y mien­tras la tie­nen, los adul­tos es­tén cal­ma­dos y equi­li­bra­dos, en­se­ñán­do­les así que es po­si­ble el vi­vir las emo­cio­nes sin da­ñar ni ser da­ña­dos.

No es po­si­ble que ha­ga­mos a nues­tros hi­jos lo que no ha­ría­mos nun­ca a nues­tras ma­dres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.