No pa­ra de que­jar­se

¿Le es­ta­re­mos con­sin­tien­do de­ma­sia­do? Es la pri­me­ra du­da que nos sur­ge cuan­do ve­mos que nues­tro hi­jo, te­nien­do to­das sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas cu­bier­tas, siem­pre se mues­tra in­sa­tis­fe­cho. Aquí en­con­tra­rás so­lu­cio­nes.

Ser Padres - - Sumario - Por Ana Asen­sio

For­mas de evi­tar­lo.

La que­ja es al­go que for­ma par­te de la con­di­ción hu­ma­na, pe­ro que tras­pa­sa­das las do­sis pue­de pro­du­cir los efec­tos con­tra­rios a los desea­dos. Asu­mir cul­tu­ral­men­te que que­ján­do­nos po­de­mos con­se­guir co­sas, o pro­du­cir cam­bios, tie­ne una ca­ra ne­ga­ti­va que es im­por­tan­te co­no­cer. Cuan­do nos que­ja­mos po­de­mos adop­tar dos pos­tu­ras: con­si­de­rar que te­ne­mos po­co y que­jar­nos sin más, sin cam­biar na­da, o pa­sar a la ac­ción pa­ra con­se­guir lo que an­he­la­mos. La pri­me­ra ac­ti­tud te po­si­cio­na­rá co­mo un agen­te pa­si­vo, que no pue­de to­mar de­ci­sio­nes so­bre lo que le su­ce­de al­re­de­dor y se ins­ta­la en la que­ja. La se­gun­da, sin em­bar­go, te do­ta­rá de ser un agen­te ac­ti­vo de tu vi­da, con ca­pa­ci­dad pa­ra pen­sar qué quie­res, pue­des y de­ci­des ha­cer. La que­ja co­mo mo­do de es­tar en el mun­do nos si­túa en un pa­pel de víc­ti­ma, y no ayu­da a evo­lu­cio­nar. Fo­men­ta ade­más en­trar en la rue­da de sen­tir­nos con ma­la suer­te y ha­cer­nos per­der el con­trol de nues­tras vi­das.

To­do el mun­do tie­ne de­re­cho a pro­tes­tar pe­ro la que­ja sos­te­ni­da en el tiem­po hay que tra­tar­la.

Man­tén una bue­na ac­ti­tud

La ac­ti­tud de pe­ti­ción y re­cla­mo es­tá pre­sen­te en el be­bé des­de que na­ce, no tie­ne otro mo­do de co­mu­ni­car­se, y llo­ra pa­ra ma­ni­fes­tar sue­ño, ham­bre o do­lor. Pe­ro la con­duc­ta de que­ja no vie­ne de se­rie, sino que se apren­de. El ni­ño res­pon­de po­co a po­co a un apren­di­za­je que pue­de ser vicario (por ob­ser­va­ción e imi­ta­ción de lo que su­ce­de en el en­torno) o ins­tru­men­tal (por en­sa­yo, en el que apren­de que si la que­ja le sir­vió pa­ra con­se­guir al­go, la vol­ve­rá a uti­li­zar). Por ello, aun­que al­gu­na vez pro­tes­te­mos de­lan­te de nues­tros hi­jos pa­ra desaho­gar­nos, la que­ja no de­be ser una cons­tan­te en nues­tras vi­das, ya que ellos nos es­ta­rán siem­pre ob­ser­van­do e imi­tan­do.

Pau­tas pa­ra evi­tar que se que­jen

Ex­tin­gue la con­duc­ta. Cuan­do tu hi­jo se que­je con­ti­nua­men­te haz co­mo si no es­cu­cha­ras esa que­ja, no en­tres al có­di­go co­mu­ni­ca­ti­vo de la que­ja ni pa­ra com­pla­cer, ni pa­ra dis­cu­tir y des­vía la ru­ta de co­mu­ni­ca­ción a la ge­ne­ra­ción de una al­ter­na­ti­va sa­na con fra­ses co­mo: “¿hay al­go que me quie­res de­cir de otra ma­ne­ra?”. Si di­ce que se abu­rre, res­pón­de­le con un “¿hay al­go que pue­das ha­cer?” Iden­ti­fi­ca si hay al­go más de­trás de la que­ja. Ayú­da­le, an­tes de in­ter­pre­tar, a en­con­trar el sen­ti­do de lo que quie­re de­cir: si es un desaho­go o si quie­re en­con­trar una so­lu­ción a al­go pe­ro no sa­be ex­pre­sar­lo de otra ma­ne­ra más fun­cio­nal.

Pí­de­le abier­ta­men­te que pi­da las co­sas o las ex­pre­se des­de otro lu­gar di­fe­ren­te a la que­ja y ofré­ce­le el mo­de­lo. Por ejem­plo, a fra­ses co­mo “siem­pre po­néis pe­lí­cu­las que no me no me gus­tan”, “na­die me ha­ce ca­so”, “mis her­ma­nos me mo­les­tan siem­pre” o “no me gus­ta nin­gún ju­gue­te de mi cuar­to”, po­de­mos dar­le el mo­de­lo: “¿hay al­go que po­dría­mos ha­cer pa­ra so­lu­cio­nar­lo?” . Tam­bién es con­ve­nien­te ofre­cer­le que se ex­pre­se de otra ma­ne­ra: “me gus­ta­ría ver otras co­sas en la te­le”, “¿al­guien quie­re ju­gar con­mi­go?”, “mis her­ma­nos ha­cen mu­cho rui­do, po­dría es­tar un ra­to a so­las en mi cuar­to?” Re­for­zar po­si­ti­va­men­te co­mo pa­dres es­ta con­duc­ta aser­ti­va de in­ten­to al­ter­na­ti­vo de ha­cer al­go di­fe­ren­te y adap­ta­do le se­rá muy útil en su vi­da. Ob­ser­va des­de la ex­pe­rien­cia. ¿Qué pue­de que­rer es­tar di­cién­do­nos pa­ra ayu­dar­le a tra­du­cir esa ac­ti­tud? Tra­ta de ver si es una lla­ma­da de aten­ción pa­ra ha­cer al­go con­ti­go, si es un ma­les­tar o sen­sa­ción fí­si­ca ti­po ham­bre, sue­ño o abu­rri­mien­to, si es al­go re­la­ti­vo a una in­co­mo­di­dad o si sim­ple­men­te es una con­duc­ta po­co adap­ta­da de co­mu­ni­ca­ción.

Mi­ra en tu pro­pio ho­gar. Si en ca­sa la que­ja es una con­duc­ta re­cu­rren­te en la fa­mi­lia, él la imi­ta­rá. Fí­ja­te si la que­ja es al­go que es­tá muy pre­sen­te en vues­tro es­ti­lo co­mu­ni­ca­ti­vo. Si uti­li­záis fre­cuen­te­men­te fra­ses

co­mo “qué des­or­de­na­dos sois” en lu­gar de “por fa­vor, los cuartos hoy tie­nen que que­dar or­de­na­dos”. Fren­te a un “qué va­go eres”, pue­des uti­li­zar “es ho­ra de sen­tar­se a es­tu­diar y ha­cer las ta­reas pla­ni­fi­ca­das pa­ra hoy”; y en lu­gar de un “qué pe­sa­dos son es­tos ni­ños no pue­do más”, in­ten­ta un “es­te es­pa­cio es de des­can­so, pa­pá y yo ne­ce­si­ta­mos un tiem­po pa­ra no­so­tros y que tú jue­gues un ra­ti­to so­lo”.

To­ma con­cien­cia de la que­ja. Es im­por­tan­te que tu fa­mi­lia y en­torno seáis cons­cien­tes de la que­ja. Si sen­tís la ne­ce­si­dad de que­ja­ros, avi­sad­lo an­tes: “me voy a que­jar co­mo desaho­go un ra­to: bla­bla­bla­bla­bla”. Es­to es muy útil pa­ra li­be­rar­se y to­mar el con­trol de lo que nos mo­les­ta. Ade­más, ha­ce que la du­ra­bi­li­dad de la que­ja sea de­ter­mi­na­da y no un mo­do de es­tar en el mun­do. Le qui­ta dra­ma­tis­mo y vic­ti­mis­mo. Tam­bién pro­pi­cia que una vez ter­mi­na­do el desaho­go, pa­se­mos a otra fa­se y acep­te­mos la cir­cuns­tan­cia que vi­vi­mos. Si tu hi­jo es ado­les­cen­te o al­go ma­yor es fre­cuen­te que use la que­ja con asi­dui­dad por­que ge­ne­ral­men­te los ado­les­cen­tes no se sue­len sen­tir com­pren­di­dos. Pue­des ex­pli­car­le lo que atrae la que­ja a su vi­da, có­mo po­der des­ha­cer­la, bus­car otros mo­dos de ha­blar e in­clu­so pro­po­ner­le un re­to: que pa­se uno o va­rios días sin que­jar­se y que cuan­do le va­ya a asal­tar la que­ja pre­gun­te en ca­sa: “¿al­guien me ayu­da a des­ha­cer es­to?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.