En­sé­ña­les a de­cir no

Que pue­dan ex­pre­sar lo que sien­ten sin da­ñar los sen­ti­mien­tos del otro, pe­ro evi­tan­do ha­cer lo que no quie­ren es una vir­tud que de­be­mos trans­mi­tir a nues­tros hi­jos.

Ser Padres - - Sumario - Por Ma­ca­re­na Or­te

Con edu­ca­ción y res­pe­to.

Quién no se ha em­bar­ca­do al­gu­na vez en un plan que no le ape­te­cía na­da sim­ple­men­te por no sa­ber ex­pre­sar una ne­ga­ti­va a tiem­po? Ser ca­pa­ces de ac­tuar con­for­me a lo que que­re­mos sin he­rir los sen­ti­mien­tos del otro es un arte que no to­dos po­see­mos. En el ca­so de nues­tros hi­jos, el no sa­ber de­cir no pue­de lle­var­les a re­ga­lar su ju­gue­te pre­fe­ri­do, su me­rien­da del co­le o, en eda­des más avan­za­das, a co­men­zar a be­ber o fu­mar.

El pe­so de per­te­ne­cer a un gru­po

Cuan­do so­mos ni­ños, nos ve­mos en la ne­ce­si­dad de que nues­tros com­pa­ñe­ros y ami­gos nos acep­ten. Ne­ce­si­ta­mos sen­tir­nos par­te del gru­po pa­ra ser fe­li­ces. Sin em­bar­go, no­so­tros co­mo pa­dres de­be­mos ser ca­pa­ces de trans­mi­tir­les que ac­túen no por­que otros se lo in­di­quen sino por­que ellos mis­mos lo desean. “De­cir que no es un ac­to de va­len­tía que se pue­de su­pe­rar cuan­do com­pren­de­mos que la aser­ti­vi­dad es la me­jor es­tra­te­gia pa­ra ser uno mis­mo, de­fi­nir­se e in­ter­pre­tar las re­la­cio­nes des­de el res­pe­to mu­tuo”, ex­pli­can Verónica Cruz y Pe­dro Del­ga­do, ex­per­tos en re­la­cio­nes de pa­re­ja, fa­mi­lia­res y en el ám­bi­to laboral.

De­re­chos aser­ti­vos

Es­tá ex­pre­sión apa­ren­te­men­te tan com­pli­ca­da no es otra co­sa que la ha­bi­li­dad de res­pe­tar­se res­pe­tan­do tam­bién a los de­más. De de­cir no, si ese es mi de­seo,

pe­ro sin agre­dir al otro. “De po­ner­me en el lu­gar del otro sin ol­vi­dar­me de mi mis­mo, es de­cir, de em­pa­ti­zar y al mis­mo tiem­po ha­cer ver al otro có­mo me sien­to. ¡Ni mas ni me­nos!”, se­ña­lan los ex­per­tos.

Có­mo edu­car en la aser­ti­vi­dad

Cuan­do de­fien­des tus de­re­chos sin he­rir los sen­ti­mien­tos de tus hi­jos o fa­mi­lia­res, de un mo­do ho­nes­to, sin te­ner la ne­ce­si­dad de in­sul­tar, gri­tar o he­rir fí­si­ca o emo­cio­nal­men­te a las de­más per­so­nas, es­tás en­se­ñan­do a tus pe­que­ños que se pue­de con­se­guir lo que uno quie­re sin per­der los ner­vios. “Es me­jor ex­po­ner lo que ca­da uno ne­ce­si­ta y lue­go lle­gar a acuer­dos que re­ser­var­se y lle­gar a ab­sur­dos”, apun­tan Verónica Cruz y Pe­dro Del­ga­do.

Edu­cas en la aser­ti­vi­dad cuan­do tú mis­mo eres un ejem­plo de ello. Si al pre­gun­tar­te qué es lo que te ape­te­ce lo di­ces de for­ma sin­ce­ra y no pen­san­do en lo que quie­ren los otros. No se tra­ta de un ac­to egoís­ta sino de ser ca­paz de po­ner­se en el lu­gar del otro, de en­ten­der­le, pe­ro ser cons­cien­te de que es nor­mal no com­par­tir la opi­nión del otro.

Nues­tros hi­jos se en­cuen­tran con mu­chas si­tua­cio­nes de pre­sión de gru­po y de­ben ser ca­pa­ces de po­der trans­mi­tir a sus ami­gos que no ac­tua­rán de una de­ter­mi­na­da for­ma por­que otros se lo in­di­quen sino por­que ellos mis­mos lo desean. De­cir que no es un ac­to de va­len­tía que se pue­de su­pe­rar cuan­do com­pren­des que la aser­ti­vi­dad es la me­jor es­tra­te­gia pa­ra ser uno mis­mo, de­fi­nir­se e in­ter­pre­tar las re­la­cio­nes des­de el res­pe­to mu­tuo.

Mar­can­do lí­mi­tes

Los con­flic­tos que más se pro­du­cen entre pa­dres e hi­jos es a la ho­ra de mar­car lí­mi­tes. Por un la­do, los pa­dres nos mos­tra­mos rea­cios a que ha­blen o ac­túen de una de­ter­mi­na­da ma­ne­ra y por otro, los ni­ños tra­tan de im­po­ner sus de­seos o ex­pre­sar con su pro­pio len­gua­je que ya no son tan pe­que­ños.

“Los pa­dres de­be­mos di­fe­ren­ciar muy bien entre lo que es un ac­to pe­li­gro­so pa­ra ellos y lo que no lo es”, ad­vier­ten los ex­per­tos. Si es pe­li­gro­so, no po­de­mos ser fle­xi­bles, de­be­mos ex­pli­car­les las nor­mas y ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra que en­tien­dan las con­se­cuen­cias de sus ac­tos. Ellos tie­nen de­re­cho a ex­pre­sar­se y a ve­ces, pue­de pa­re­cer­les que no les de­ja­mos ac­tuar por­que no tie­nen la ex­pe­rien­cia su­fi­cien­te o el co­no­ci­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra en­ten­der y va­lo­rar el re­sul­ta­do de su com­por­ta­mien­to en de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes. Pe­ro no­so­tros po­de­mos en­con­trar en el diá­lo­go, de­di­cán­do­les su­fi­cien­te tiem­po, la he­rra­mien­ta pa­ra que nues­tros hi­jos apren­dan de nues­tra pro­pia ex­pe­rien­cia, al­go que sin du­da va­lo­ra­rán y les ayu­da­rá a pro­te­ger­se y a pro­gre­sar. Y se­gu­ro que apre­cia­rán el ca­ri­ño con el que trans­mi­ta­mos nues­tros con­se­jos y los lí­mi­tes que no de­ben tras­pa­sar.

No se tra­ta de zan­jar la dis­cu­sión con un no sino de ofre­cer a nues­tros hi­jos las ex­pli­ca­cio­nes ne­ce­sa­rias que nos han lle­va­do a ne­gar­le lo que quería. Por ejem­plo: “en­tien­do que es­tés en­fa­da­do por­que no te de­je­mos sa­lir pe­ro nos pa­re­ce un si­tio pe­li­gro­so”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.