Tes­ti­mo­nio

Ser Padres - - Sumario - Por Car­men Te­je­dor

¿Cómo se sien­te él?

“Una in­men­sa ale­gría”. Es lo pri­me­ro que se le ocu­rre a Pablo Ma­rín cuan­do re­cuer­da lo que sin­tió al sa­ber que su mu­jer es­ta­ba em­ba­ra­za­da. “Aun­que tam­bién sen­tí mu­cho mie­do, pánico, más bien, y no me pre­gun­tes por qué, era una es­pe­cie de te­rror irra­cio­nal, a pe­sar de que era un hi­jo muy desea­do”, re­co­no­ce es­te pa­dre de un ni­ño de un mes.

Yes que, aun­que pa­re­ce que la pro­ta­go­nis­ta del acon­te­ci­mien­to siem­pre es la madre, “es un error pen­sar que el em­ba­ra­zo y el par­to so­lo afec­tan a la mu­jer. El hom­bre tam­bién vi­ve una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción, una cri­sis vi­tal que es una opor­tu­ni­dad ex­ce­len­te pa­ra el tra­ba­jo per­so­nal y el cre­ci­mien­to”, ase­gu­ra Me­rit­xell Sán­chez, psi­có­lo­ga pe­ri­na­tal y co­fun­da­do­ra de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Psi­co­lo­gía Pe­ri­na­tal.

Co­mo Pablo, mu­chos hom­bres vi­ven la ges­ta­ción de su pa­re­ja su­mi­dos en un tor­be­llino de sen­ti­mien­tos con­tra­dic­to­rios. El en­tu­sias­mo con­vi­ve en oca­sio­nes con otras sen­sa­cio­nes menos agra­da­bles, co­mo la de es­tar ex­clui­do, el te­mor a que el nue­vo ser ame­na­ce nues­tra vi­da tal y co­mo era an­tes, la in­cer­ti­dum­bre, el pánico al par­to o la in­se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca. Es po­si­ble que los fu­tu­ros pa­dres no se­pan qué ha­cer con ellos, que les in­quie­ten o in­clu­so les aver­güen­cen.

Las preo­cu­pa­cio­nes más fre­cuen­tes tie­nen que ver, por su­pues­to, con las res­pon­sa­bi­li­da­des que con­lle­va la pa­ter­ni­dad. “El fu­tu­ro pa­dre pue­de du­dar de si será ca­paz de sos­te­ner eco­nó­mi­ca y emo­cio­nal­men­te a la madre y al be­bé, o de si será ca­paz de cui­dar de su hi­jo, etc. Es­to es nor­mal, fru­to del pro­ce­so de adap­ta­ción a una nue­va si­tua­ción”, se­ña­la la psi­có­lo­ga.

Lo que más te­men los pa­dres en cier­nes es no es­tar a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias, co­mo ex­pre­sa Sal­va­dor:

La in­mi­nen­te lle­ga­da de un ter­ce­ro a la pa­re­ja obli­ga al hom­bre a adap­tar­se a la nue­va si­tua­ción. Mien­tras el vien­tre de la mu­jer va hin­chán­do­se se­ma­na a se­ma­na du­ran­te nue­ve me­ses, el fu­tu­ro pa­dre ten­drá que ha­cer­se la idea de que las co­sas no van a ser co­mo eran.

Pa­ra em­pe­zar, co­mo ex­pli­ca la psi­co­te­ra­peu­ta Lau­ra Gut­man en su li­bro Ma­ter­ni­dad y en­cuen

tro con la pro­pia som­bra (ed. RBA), si an­tes era una re­la­ción re­cí­pro­ca, en la que los dos se cui­da­ban el uno al otro, con el em­ba­ra­zo co­mien­za una eta­pa en la que cam­bia el pa­pel del hom­bre y se con­vier­te en sos­tén de la madre y el fe­to. Él tie­ne que cui­dar­la a ella pa­ra que ella pue­da cui­dar al pe­que­ño que lle­va den­tro.

“El hom­bre ca­da vez tie­ne más clara su fun­ción du­ran­te el em­ba­ra­zo y el par­to, que se prolonga du­ran­te el puer­pe­rio y la crian­za de los hi­jos: ofre­cer apo­yo y con­ten­ción a la mu­jer”,

reite­ra Me­rit­xell Sán­chez.

Pe­ro no to­dos se sien­ten có­mo­dos con es­te pa­pel, ni con las emo­cio­nes que los in­va­den du­ran­te la ges­ta­ción. “Pue­den te­ner di­fi­cul­ta­des pa­ra ex­pre­sar cómo se sien­ten, qué dudas

y mie­dos ex­pe­ri­men­tan”, apun­ta la psi­có­lo­ga. Tam­bién hay ve­ces en que sus preo­cu­pa­cio­nes se in­ter­pre­tan co­mo una fal­ta de com­pro­mi­so, por lo que es importante man­te­ner una bue­na co­mu­ni­ca­ción en­tre la pa­re­ja», ad­vier­te. Pe­ro no to­dos los pa­dres se im­pli­can de for­ma di­rec­ta ni son in­fre­cuen­tes los ca­sos de fal­ta de en­ten­di­mien­to.

“Mi ma­ri­do ac­tua­ba sin in­mu­tar­se, igual que an­tes de que es­tu­vie­ra em­ba­ra­za­da, me tra­ta­ba co­mo si es­tar en es­ta­do fue­ra al­go así co­mo te­ner un empacho, y eso que era nues­tro pri­mer hi­jo. Pe­ro lo que más ra­bia me da­ba era que acha­ca­ba todas mis pro­tes­tas o pe­ti­cio­nes a las hor­mo­nas”. Eva,

ma­má de Pau (6 me­ses)

“A ve­ces, me sen­tía abru­ma­do por lo que mi pa­re­ja es­pe­ra­ba de mí, era co­mo si, de re­pen­te, ella se hu­bie­ra su­mi­do en una nue­va di­men­sión emo­cio­nal, hi­per­sen­si­ble y llena al­ti­ba­jos y yo tu­vie­ra que ser su tabla sal­va­vi­das, su so­por­te. Mu­chos días me en­con­tra­ba sin fuer­zas, so­lo y ne­ce­si­ta­do, pe­ro con ella me sen­tía obli­ga­do a ha­cer­me el fuer­te, con­so­lar­la, ani­mar­la, ase­gu­rar­le que todo iba a sa­lir bien, cuan­do yo mis­mo es­ta­ba muer­to de mie­do. En el gru­po de pre­pa­ra­ción al par­to, en­ta­bla­mos amis­tad con otras parejas, y cuan­do que­dá­ba­mos pa­ra mí era muy li­be­ra­dor po­der com­par­tir lo que sen­tía con otros hom­bres en mi mis­ma si­tua­ción. Me vino ge­nial. Creo que, de no ser por eso, ha­bría aca­ba­do pa­gan­do mi an­sie­dad con mi mu­jer”. Sal­va­dor, pa­dre Lu­cas (10 me­ses)

Pe­ro co­mo han de­mos­tra­do es­tu­dios re­cien­tes, no es la mu­jer la úni­ca que su­fre cam­bios hor­mo­na­les du­ran­te la ges­ta­ción. Los hom­bres ex­pe­ri­men­tan un au­men­to de los es­tró­ge­nos y una dis­mi­nu­ción de la tes­tos­te­ro­na, es un vie­jo truco de la na­tu­ra­le­za pa­ra que el ma­cho se ha­ga un po­co más «fe­me­nino» y, ade­más de ir­se a ca­zar y com­pe­tir con otros ma­chos, se ocu­pe de cui­dar el ni­do y a su pa­re­ja.

Otro pro­ble­ma muy co­mún es que el fu­tu­ro pa­dre se sien­ta fue­ra del víncu­lo tan fuer­te que se da en­tre madre e hi­jo o in­clu­so que sien­ta cier­tos ce­los.

“Al prin­ci­pio del em­ba­ra­zo, Ale­jan­dro es­ta­ba en­tu­sias­ma­do y me cui­da­ba mu­cho, pe­ro po­co a po­co em­pe­zó a re­cla­mar­me más aten­ción que nun­ca. Que­ría que es­tu­vie­ra con él todo el ra­to que no es­tá­ba­mos tra­ba­jan­do, que lo mi­ma­ra más que nun­ca, has­ta se en­fa­da­ba si que­da­ba con mis ami­gas, y él nun­ca ha­bía si­do así, ni lo es aho­ra, que nues­tro hi­jo tie­ne dos años. A ve­ces se por­ta­ba co­mo un ni­ño chi­co muy de­man­dan­te más que co­mo un hom­bre adul­to”. Ma­ría,

madre de Co­ral (2 años)

No po­de­mos ol­vi­dar que el em­ba­ra­zo es una ex­pe­rien­cia muy in­ten­sa que re­mue­ve mu­chas emo­cio­nes, tan­to a la madre co­mo al pa­dre. En­tre otras co­sas, pue­de ha­cer que re­naz­ca el ni­ño in­te­rior y, así, de gol­pe y po­rra­zo, nos obli­ga a en­fren­tar­nos a las ca­ren­cias o sa­tis­fac­cio­nes que tu­vi­mos de pe­que­ños. Si fui­mos be­bés muy que­ri­dos, es pro­ba­ble que sea más fácil vi­vir el em­ba­ra­zo. Si el nues­tro fue un par­to muy di­fí­cil o si nos aban­do­na­ron, el em­ba­ra­zo ha­ce que aflo­ren sen­ti­mien­tos muy trau­má­ti­cos. Es lo que le pa­só a Mariano: su pa­dre se fue de casa cuan­do él era un be­bé y su mayor mie­do era se­guir sus pa­sos y no te­ner «lo que ha­bía que te­ner» pa­ra criar bien a su pro­pio hi­jo.

“Cuan­do en­tra­mos en el ter­cer tri­mes­tre cam­bió de pron­to, se vol­vió re­ser­va­do, irri­ta­ble, es­ta­ba muy can­sa­do, has­ta se que­ja

ba de dolor de espalda... ¡jus­to cuan­do yo es­ta­ba más cansada y más me do­lía todo el cuer­po! Nun­ca se me ol­vi­da­rá que el día que sa­lí de cuen­tas yo casi no po­día ni an­dar de la ba­rri­ga que te­nía y él se fue a que le die­ran un ma­sa­je”. Iris,

pa­re­ja de Mariano

En el ca­so de Mariano y en otros mu­chos, ese ni­ño in­te­rior que re­na­ce con el em­ba­ra­zo ne­ce­si­ta cui­da­dos, pe­ro no siem­pre los en­cuen­tra en su com­pa­ñe­ra, por­que ella es­tá vol­ca­da en el cre­ci­mien­to del fe­to. Por eso mu­chas ve­ces es acon­se­ja­ble bus­car for­mas de mi­mar­se sin exi­gir a la pa­re­ja que ha­ga de madre. Son bue­nas al­ter­na­ti­vas dar­se un ma­sa­je re­la­jan­te, por ejem­plo, com­prar un ca­pri­cho o dar­se un ho­me­na­je con la co­mi­da fa­vo­ri­ta.

Ade­más de con­tar con un lu­gar don­de desaho­gar­se o com­par­tir las preo­cu­pa­cio­nes y los te­mo­res, ya sea un gru­po de hom­bres que es­tán en la mis­ma si­tua­ción, un buen ami­go o un es­pe­cia­lis­ta, en es­ta eta­pa es tam­bién fun­da­men­tal la co­mu­ni­ca­ción con la pa­re­ja. El fu­tu­ro pa­pá la ne­ce­si­ta pa­ra po­der vi­vir es­ta ex­pe­rien­cia a tra­vés del cuer­po de su com­pa­ñe­ra.

“Pa­sa­ra lo que pa­sa­ra, todas las noches le da­ba un ma­sa­je con acei­te de al­men­dras en el vien­tre a mi mu­jer. A ella le gus­ta­ba y ade­más le ser­vía pa­ra pre­ve­nir las es­trías. Y pa­ra mí era un mo­men­to sa­gra­do que apro­ve­cha­ba pa­ra ol­vi­dar­me de todo y ha­blar­le a mi hi­jo, aun­que fue­ra so­lo men­tal­men­te, pa­ra ima­gi­nár­me­lo, pa­ra ha­cer­me a la idea, día tras día, de que es­ta­ba ahí. Por muy ago­ta­do que yo es­tu­vie­ra por lle­gar tar­de del tra­ba­jo, no hu­bo ni un so­lo día que nos sal­tá­ra­mos ese ritual”. Pablo,

pa­dre de Ja­vi (1 mes)

El su­yo pue­de ser un buen truco. La solución a la an­sie­dad por no en­ten­der lo que es­tá pa­san­do en el úte­ro de la mu­jer pa­sa por im­pli­car­se todo lo po­si­ble. Asis­tir a la pre­pa­ra­ción al par­to, a las vi­si­tas al gi­ne­có­lo­go, ver las eco­gra­fías, leer so­bre el te­ma, pa­sear con la madre y, so­bre todo, ha­blar mu­cho con ella. Ha­blar, ha­blar y ha­blar será in­dis­pen­sa­ble pa­ra alla­nar el ca­mino y pre­pa­rar­se pa­ra lo que lle­ga: des­en­re­dar y ne­go­ciar pun­tos de vis­ta dis­tin­tos, pen­sar pla­nes pa­ra el par­to y pa­ra des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.