Par­to

Mien­tras que tras un par­to va­gi­nal, si todo va bien, po­drás te­ner un nú­me­ro in­de­fi­ni­do de hi­jos, me­dian­te es­ta ci­ru­gía de­pen­de­rá del es­ta­do en el que ha­ya que­da­do tu úte­ro.

Ser Padres - - Sumario - Por Ma­ca­re­na Orte

¿Cuán­tas ne­ce­sa­rias pue­do te­ner?

Des­pués de ha­ber te­ni­do a nues­tro pri­mer hi­jo me­dian­te ce­sá­rea, exis­te una pre­gun­ta re­cu­rren­te cuan­do vol­ve­mos al gi­ne­có­lo­go: “¿po­dré te­ner más? “. Es­te ti­po de par­to re­quie­re abrir el úte­ro pa­ra ex­traer al be­bé, con lo que se­gún en qué con­di­cio­nes ha­ya que­da­do tras la ci­ru­gía, el mé­di­co pue­de re­co­men­dar­te que so­lo ten­gas dos o que pue­das lle­gar a cua­tro. Más, no es acon­se­ja­ble.

■ En­ten­der la ce­sá­rea

Co­mo ex­pli­ca la doc­to­ra Car­men Na­vas, gi­ne­có­lo­ga del Hos­pi­tal Vit­has La Sa­lud de Gra­na­da, “la ce­sá­rea es una ci­ru­gía mayor que se rea­li­za por vía ab­do­mi­nal y re­quie­re anes­te­sia de ti­po epi­du­ral o in­clu­so, en oca­sio­nes, anes­te­sia ge­ne­ral”. La de­ben rea­li­zar obs­te­tras es­pe­cia­li­za­dos en un qui­ró­fano y en con­di­cio­nes de de­sin­fec­ción. Ac­tual­men­te, la técnica ha me­jo­ra­do mu­cho y la aper­tu­ra de la piel se rea­li­za en sen­ti­do ho­ri­zon­tal en la zo­na más ba­ja del ab­do­men. Se con­ti­núa con la aper­tu­ra de te­ji­dos y separación de múscu­los ab­do­mi­na­les has­ta al­can­zar el úte­ro. Una vez lo­ca­li­za­do, se abre el úte­ro en sen­ti­do ho­ri­zon­tal en su par­te inferior pa­ra ex­traer al be­bé ma­nual­men­te.“En con­ta­das oca­sio­nes se ne­ce­si­ta la ayu­da de ven­to­sa o fór­ceps pa­ra la ex­trac­ción”, pun­tua­li­za la experta. Pos­te­rior­men­te se ex­trae la pla­cen­ta y se re­pa­sa y lim­pia la ca­vi­dad ute­ri­na has­ta ce­rrar­la; lo mis­mo que ocu­rre con el res­to de la pa­red ab­do­mi­nal con pun­tos reab­sor­bi­bles. “La su­tu­ra de la piel que­da a la elec­ción del ci­ru­jano, con gra­pas o su­tu­ra de hi­lo ti­po in­tra­dér­mi­ca más estética ini­cial­men­te. La pa­cien­te con gra­pas no de­be preo­cu­par­se, a lar­go pla­zo ten­drá un re­sul­ta­do es­té­ti­co igual al de la su­tu­ra in­tra­dér­mi­ca”, aña­de la doc­to­ra Na­vas.

■ ¿Por qué a mí?

La pri­me­ra pre­fe­ren­cia de un gi­ne­có­lo­go es siem­pre rea­li­zar un par­to por vía va­gi­nal. La ce­sá­rea, al tra­tar­se de una ci­ru­gía mayor, con­lle­va

más ries­go pa­ra la madre, el in­gre­so en el hos­pi­tal tras dar a luz es más pro­lon­ga­do y exis­te una mayor pér­di­da de san­gre y ries­go de in­fec­ción. Sin em­bar­go, hay si­tua­cio­nes que re­quie­ren que la ce­sá­rea sea la elec­ción ade­cua­da. “Al­gu­nas de estas si­tua­cio­nes son la mal po­si­ción del be­bé, la co­lo­ca­ción pre­via de la pla­cen­ta en­tre el cue­llo del úte­ro y el be­bé, la ex­ce­si­va pre­ma­tu­ri­dad o bajo pe­so del re­cién na­ci­do, si du­ran­te el par­to se pro­du­ce ries­go de su­fri­mien­to ma­terno o fe­tal o si el par­to no pro­gre­sa en los in­ter­va­los de tiem­po es­ta­ble­ci­dos por los pro­to­co­los”, ex­pli­ca la experta.

■ Dos, tres o cua­tro

En tu pri­me­ra re­vi­sión gi­ne­co­ló­gi­ca tras la ce­sá­rea, el mé­di­co ob­ser­va­rá en qué es­ta­do ha que­da­do tu úte­ro. De ello de­pen­de­rá que pue­das te­ner otra o que te acon­se­je no vol­ver­te a que­dar­te em­ba­ra­za­da en ca­so de que lle­ves dos o tres ce­sá­reas se­gui­das.

Lo más importante pa­ra el gi­ne­có­lo­go es el buen es­ta­do de ci­ca­tri­za­ción de la pa­red ute­ri­na en todas sus ca­pas, que man­ten­ga una bue­na ca­li­dad y un gro­sor ade­cua­do que dis­mi­nu­ya el ries­go de ro­tu­ra ute­ri­na en em­ba­ra­zos pos­te­rio­res. “Tam­bién es importante eva­luar la exis­ten­cia de ad­he­ren­cias a ór­ga­nos ve­ci­nos co­mo la ve­ji­ga o el in­tes­tino que pu­die­ran dar lu­gar a gra­ves com­pli­ca­cio­nes en in­ter­ven­cio­nes pos­te­rio­res al pro­du­cir­se le­sión en los mis­mos”, ad­vier­te la doc­to­ra Car­men Na­vas.

■ Los rie­gos de te­ner de­ma­sia­das

El ries­go que más preo­cu­pa a los gi­ne­có­lo­gos es que, por una ex­ce­si­va de­bi­li­dad de la pa­red ute­ri­na, se pro­duz­ca una ro­tu­ra ute­ri­na en em­ba­ra­zos pos­te­rio­res que su­pon­ga un gra­ve

Co­mo má­xi­mo, no se re­co­mien­dan más de cua­tro ce­sá­reas por mie­do a que se pro­duz­ca una ro­tu­ra ute­ri­na en em­ba­ra­zos pos­te­rio­res

ries­go pa­ra el be­bé y la madre. Si se pro­du­ce ro­tu­ra ute­ri­na en una pa­cien­te con ce­sá­rea an­te­rior es ne­ce­sa­rio rea­li­zar una ce­sá­rea ur­gen­te. Es­ta, a su vez, ten­drá más ries­go de ne­ce­si­tar ex­tir­par el úte­ro tras el na­ci­mien­to del be­bé si el úte­ro que­da de­ma­sia­do da­ña­do pa­ra un cie­rre ade­cua­do. Aque­llas mu­je­res so­me­ti­das a ce­sá­reas que re­quie­ren de nue­vo ce­sá­rea en un par­to pos­te­rior tie­nen más ries­go de su­frir da­ños en ór­ga­nos ve­ci­nos al úte­ro, co­mo la ve­ji­ga y el in­tes­tino, por ad­he­ren­cias di­fí­ci­les de di­se­car y se­pa­rar.

■ Las más pro­pen­sas

Exis­ten mu­je­res con pel­vis an­droi­des (más pa­re­ci­das a las de los hom­bres) que su­po­nen un es­tre­cha­mien­to del ca­nal de par­to óseo y no re­sul­tan fa­vo­ra­bles pa­ra el par­to va­gi­nal. Ade­más, exis­ten ano­ma­lías o va­rian­tes de la for­ma ute­ri­na co­mo el úte­ro bi­cor­ne, en­tre otros, que fa­vo­re­cen la mal po­si­ción fe­tal, que­dan­do el be­bé en po­si­ción de nal­gas o trans­ver­sa. Por otro la­do, las mu­je­res con obesidad o so­bre­pe­so tie­nen mayor ries­go de fra­ca­so de in­duc­ción y de no pro­gre­sión ade­cua­da del par­to va­gi­nal. Por úl­ti­mo, las pa­cien­tes dia­bé­ti­cas tie­nen mayor ries­go de be­bés con mayor pe­so al na­ci­mien­to lo que a su vez in­cre­men­ta el ries­go de ce­sá­rea.

■ ¿Si el pri­me­ro fue ce­sá­rea el se­gun­do tam­bién?

No tie­ne por­qué. Es cier­to que una pri­me­ra ce­sá­rea in­cre­men­ta el ries­go de te­ner una se­gun­da, pe­ro en el 80 % de los ca­sos no es así, por lo que se re­co­mien­da in­ten­tar­lo siem­pre que se pue­da. En oca­sio­nes pa­ra evi­tar una fa­se de ex­pul­si­vo pro­lon­ga­da que in­cre­men­te el ries­go de ro­tu­ra ute­ri­na, el par­to se rea­li­za con ayu­da ins­tru­men­tal de ven­to­sa, es­pá­tu­las o fór­ceps.

Las mu­je­res que tie­nen un par­to por ce­sá­rea con­si­guen que el siguiente sea va­gi­nal en el 80 % de los ca­sos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.