Con­ci­lia­ción

Com­pa­gi­nar la vi­da per­so­nal con la la­bo­ral si­gue sien­do, a día de hoy, una ta­rea muy com­pli­ca­da pa­ra mu­chas fa­mi­lias. Si eres mu­jer, el re­to es aún mayor por la fal­ta de co­rres­pon­sa­bi­li­dad y po­lí­ti­cas so­cia­les.

Ser Padres - - Sumario - Por Ma­ca­re­na Orte

¿Reali­dad o uto­pía?

El nú­me­ro de na­ci­mien­tos en Es­pa­ña ha des­cen­di­do casi un 30 % en la úl­ti­ma dé­ca­da. Aho­ra las mu­je­res tie­nen 1,25 hi­jos de me­dia, fren­te a los 1,44 de ha­ce una dé­ca­da. Se po­dría de­cir que ser madre en Es­pa­ña es de va­lien­tes. El tra­ba­jo pre­ca­rio uni­do a la fal­ta de ayu­das a la fa­mi­lia ha­cen que mu­chas mu­je­res no se atre­van a dar el pa­so.

¿Con­ci­lia­qué?

Bajo es­te tí­tu­lo, la au­to­ra Maika Ávi­la re­fle­xio­na en su li­bro so­bre la di­fi­cul­tad de con­ci­liar vi­da la­bo­ral y fa­mi­liar. ¿Es la re­nun­cia la úni­ca for­ma de con­ci­liar? ¿Son las mu­je­res las úni­cas que asu­men el pro­ble­ma de la con­ci­lia­ción? ¿Cómo for­mar una fa­mi­lia si no se pue­de ni pa­gar el al­qui­ler? ¿Qué pa­sa con las necesidade­s del be­bé? ¿Tie­nen de­re­cho a con­ci­liar los que no tie­nen hi­jos? “Las res­pues­tas con­for­man la ecua­ción del día a día. La bús­que­da per­ma­nen­te por con­se­guir equi­li­brar una ba­lan­za de hi­jos, fa­mi­lia, tra­ba­jo, ami­gos, cui­da­dos e in­ti­mi­dad”, apun­ta la pe­rio­dis­ta Maika Ávi­la.

En Con­ci­lia­qué. Del en­ga­ño de la con­ci­lia­ción al cam­bio real (Ed. Li­te­ra, 17 €), es­ta au­to­ra entrevista a es­pe­cia­lis­tas en so­cio­lo­gía, pe­dia­tría, psi­co­lo­gía, an­tro­po­lo­gía, em­pre­sa y po­lí­ti­ca y lle­ga a la con­clu­sión de que la solución no va a lle­gar de gol­pe, pe­ro que un cam­bio so­cial es ne­ce­sa­rio.

Ho­ra­rios im­po­si­bles

Mu­chas em­pre­sas cuen­tan con jor­na­da par­ti­da de dos horas pa­ra co­mer a me­dio­día, lo que se tra­du­ce en que si una en­tra a tra­ba­jar a las 9 de la ma­ña­na, no sal­drá de la ofi­ci­na has­ta las 7 de la tar­de. Si los ni­ños sa­len de los co­le­gios en­tre las 4 y las 5 de la tar­de, ¿cómo afron­tan las fa­mi­lias esas dos horas de más que de­ben per­ma­ne­cer en la ofi­ci­na? Los más afor­tu­na­dos con­ta­rán con abue­los cerca que pue­dan ha­cer­se car­go de los pe­que­ños has­ta que ellos lle­guen, pe­ro mu­chos otros de­be­rán am­pliar el ho­ra­rio de los co­le­gios o con­tra­tar a ni­ñe­ras que no todo el mun­do se pue­de per­mi­tir. ¿El re­sul­ta­do? Menos ni­ños que na­cen en nues­tro país.

En la ma­yo­ría de los gran­des paí­ses eu­ro­peos, el ho­ra­rio la­bo­ral es muy dis­tin­to al es­pa­ñol. Nor­mal­men­te, la jor­na­da la­bo­ral co­mien­za en­tre las 8 y 9 de la ma­ña­na, no pa­ran a me­dio­día a co­mer más que al­go rá­pi­do y sa­len de la ofi­ci­na en­tre las 5 y las 6 de la tar­de.

Su­per­wo­man

A la im­po­si­bi­li­dad de com­pa­gi­nar tra­ba­jo y fa­mi­lia, se su­ma mu­chas ve­ces la es­ca­sa ayu­da que re­ci­ben las ma­dres por par­te de los pa­dres, no so­lo en las ta­reas del ho­gar sino en ac­ti­vi­da­des y re­ca­dos va­rios que im­pli­ca mu­chas ve­ces te­ner hi­jos: lle­var a los ni­ños al baloncesto, com­prar­les ro­pa y za­pa­tos cuan­do se les que­dan pe­que­ños, lle­var­les al pe­dia­tra y al den­tis­ta, ayu­dar­les con los de­be­res, com­prar la car­tu­li­na que han pe­di­do pa­ra la úl­ti­ma ac­ti­vi­dad que van a ha­cer en el co­le, po­ner un what­sapp a la madre de turno pa­ra in­vi­tar al mejor ami­go de su hi­jo a que ven­ga a ju­gar a casa... In­fi­ni­dad de la­bo­res que mu­chos pa­dres ni se per­ca­tan de ellas pe­ro que su­po­nen mu­cho tiem­po y es­fuer­zo pa­ra las ma­dres. Co­mo ex­pli­ca la psi­có­lo­ga clí­ni­ca Darcy Lock­man, hay un pun­to en la con­ci­lia­ción que sí es­tá en nues­tra mano: sen­tar­nos con nues­tra pa­re­ja y ha­blar del com­pro­mi­so mu­tuo en com­par­tir ta­reas. Re­ne­go­ciar tran­qui­la­men­te pa­ra al­can­zar un ob­je­ti­vo mu­tuo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.