Entrevista

Los nu­tri­cio­nis­tas Lu­cía Mar­tí­nez y Ai­tor Sán­chez, au­to­res del li­bro ¿Qué le doy de co­mer?, nos ha­blan de la die­ta más ade­cua­da pa­ra nues­tros pe­que­ños.

Ser Padres - - Sumario - Por Ma­ca­re­na Orte

¿Cómo ali­men­tar bien a tu hi­jo?

En un in­ten­to de ofre­cer a nues­tros hi­jos lo mejor, mu­chas ve­ces aca­ba­mos dán­do­les ali­men­tos que no son pre­ci­sa­men­te los más sa­nos. Tam­bién en la ali­men­ta­ción de nues­tros hi­jos de­be­mos se­guir la má­xi­ma de que“menos es más”y op­tar siem­pre que se pue­da por pro­duc­tos fres­cos a pro­ce­sa­dos. Una die­ta va­ria­da en don­de abun­den las fru­tas y ver­du­ras, las pro­teí­nas de al­ta ca­li­dad y los hi­dra­tos de car­bono pro­ve­nien­tes de las le­gum­bres, los fru­tos se­cos o los ce­rea­les in­te­gra­les, siem­pre será una bue­na op­ción. Los nu­tri­cio­nis­tas Lu­cía Mar­tí­nez y Ai­tor Sán­chez re­suel­ven todas nues­tras dudas so­bre la ali­men­ta­ción de nues­tros hi­jos.

■ Has­ta ha­ce po­co tiem­po, uno sa­lía del pe­dia­tra con una ho­ja en don­de se ex­pli­ca­ba mes a mes la in­tro­duc­ción de los dis­tin­tos ali­men­tos pa­ra nues­tro be­bé. ¿Qué ha cam­bia­do en es­te as­pec­to y por qué?

Lu­cía. La pre­gun­ta se­ría por qué nos he­mos pa­sa­do tan­tos año con una ma­ne­ra de ac­tuar sin fun­da­men­to cien­tí­fi­co, sin nin­gún ti­po de con­sen­so, por qué las re­co­men­da­cio­nes va­ria­ban de una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma a otra, in­clu­so den­tro de una mis­ma ciu­dad, cam­bia­ban de un pe­dia­tra a otro. Creo que lo ló­gi­co es la re­co­men­da­ción ac­tual de la in­tro­duc­ción de los ali­men­tos a par­tir de los seis me­ses sin ne­ce­si­dad de es­pe­rar equis tiem­po a par­tir de ahí pa­ra dar el glu­ten, los fru­tos se­cos en cre­ma o las fre­sas. Lo que ha­ce­mos aho­ra es­tá ali­nea­do con la in­ves­ti­ga­ción.

■ En el te­ma de los fru­tos se­cos, cau­sa­ba re­pa­ros por los atra­gan­ta­mien­tos. ¿Una bue­na op­ción es la cre­ma de ca­cahue­te?

Lu­cía. El ca­cahue­te es una le­gu­mi­ni­no­sa, aun­que lo me­ta­mos den­tro de los fru­tos se­cos. Su re­co­men­da­ción es dar­lo mo­li­do o en cre­ma has­ta los tres años mí­ni­mo, des­pués de­pen­de­rá de cómo mas­ti­que o de­glu­ta el ni­ño. De todas for­mas, aun­que es ver­dad que no hay que dar fru­tos se­cos en­te­ros al be­be ni al ni­ño pe­que­ño, es cu­rio­so que se ha­ble mu­cho menos de los atra­gan­ta­mien­tos en me­no­res con las sal­chi­chas, que es el ali­men­to con el que más se atra­gan­tan

los ni­ños, que de los fru­tos se­cos. Cuan­do en un co­le­gio di­cen, por ejem­plo, que no hay que dar fru­tos se­cos por mie­do al atra­gan­ta­mien­to, ese cen­tro no sue­le prohi­bir ade­más los ca­ra­me­los o los chi­cles, que son igual de pe­li­gro­sos que los fru­tos se­cos. Otras ve­ces prohíben los fru­tos se­cos por el te­ma de las aler­gias pe­ro no son tan es­tric­tos con las cre­mas de ca­cao y ave­lla­nas. Mu­chas crí­ti­cas que nos en­con­tra­mos fren­te a los fru­tos se­cos no son ro­bus­tas, más bien pa­re­cen ex­cu­sas. Si de ver­dad fue­ran esas las mo­ti­va­cio­nes, es­ta­ría­mos prohi­bien­do otros mu­chos ali­men­tos en los co­le­gios tan­to por aler­gia co­mo por atra­gan­ta­mien­to.

■ ¿Por qué nos ha­ce tan­ta ilu­sión com­prar pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra los ni­ños?

Ai­tor. Más que ilu­sión lo que pa­re­ce es que nos ge­ne­ra mu­cha tran­qui­li­dad el pen­sar que con­ta­mos con ali­men­tos es­pe­cial­men­te in­di­ca­dos pa­ra nues­tro be­bé: “mi pri­me­ra ga­lle­ta”, “mi pri­mer yo­gur”… Sin em­bar­go, es­to mis­mo no lo en­con­tra­mos con un to­ma­te. Uno no en­cuen­tra en el su­per­mer­ca­do “el pri­mer to­ma­te pa­ra tu be­bé”, ni “to­ma­te pa­ra ocho me­ses o pa­ra diez me­ses”. Es­tos pro­duc­tos no son más que una es­tra­te­gia de mar­ke­ting que uti­li­za la in­dus­tria pa­ra tran­qui­li­zar a las fa­mi­lias. ¿Cuál es el pro­ble­ma? Que le­jos de que esos ali­men­tos sean ideales pa­ra diez me­ses (oja­lá que la úni­ca cri­ti­ca que tu­vié­ra­mos fue­ra es­ta) tam­bién ca­be cues­tio­nar si to­dos esos pro­duc­tos son sa­lu­da­bles.

■ Co­men­táis que a ve­ces com­pra­mos los pro­duc­tos más ca­ros del su­per­mer­ca­do por­que pen­sa­mos que los ba­ra­tos son peo­res y no que­re­mos ser cu­tres con nues­tros hi­jos. ¿Cómo sa­ber qué pro­duc­to de una mis­ma ga­ma es mejor?

Lu­cía. Siem­pre de­be­mos fi­jar­nos en la lis­ta de sus in­gre­dien­tes y nun­ca en lo que po­ne en el fron­tal del pro­duc­to, ahí es don­de de­po­si­ta la em­pre­sa todo su ar­se­nal de mar­ke­ting pa­ra in­ten­tar que se eli­ja su pro­duc­to y no cual­quie­ra de al la­do. De­be­mos mi­rar cuán­to azú­car lle­va o cuál es su pri­mer ingredient­e. Por ejem­plo, si se es­tán com­pran­do cár­ni­cos, hay que mi­rar las can­ti­da­des de car­ne que con­tie­ne. Lo ideal es com­prar ali­men­tos fres­cos. Si ba­sa­mos nues­tra com­pra en ellos (fru­ta, ver­du­ra y car­ne y pes­ca­do sin pro­ce­sar) ya no ten­dre­mos que leer nin­gu­na eti­que­ta.

■ Los nu­tri­cio­nis­tas abo­gáis mu­cho por el to­fu pe­ro ¿la ham­bur­gue­sa de to­fu es sana?

Lu­cía. Igual­men­te que con la car­ne, don­de te­ne­mos pe­chu­ga de po­llo o fi­le­te de ter­ne­ra, y tam­bién ham­bur­gue­sa, la re­co­men­da­ción es que se com­pre la car­ne fres­ca. Las va­rian­tes del to­fu en ham­bur­gue­sa o sal­chi­cha ya se­rían ul­tra­pro­ce­sa­dos. En es­tos ca­sos, de­be­mos mi­rar la eti­que­ta: si te­ne­mos dos ham­bur­gue­sa de to­fu y una tie­ne un 80 % de ese ali­men­to y otra un 13 % por­que el res­to es al­mi­dón de pa­ta­ta, ¿con cuál te que­da­rías? No obs­tan­te, la mejor for­ma de to­mar to­fu es par­tién­do­lo en la­mi­nas y ha­cer­lo a la plan­cha; o me­ter­lo en un sánd­wich, cor­tar­lo en da­dos e in­cluir­lo en un sal­tea­do, so­pa mi­so o en­sa­la­da; o ma­cha­car­lo con un te­ne­dor y pre­pa­rar un re­vuel­to de to­fu. El to­fu es una fuen­te pro­tei­ca per­fec­ta­men­te sa­lu­da­ble.

■ Los zu­mos en­va­sa­dos son un re­cur­so muy so­co­rri­do de las fa­mi­lias pa­ra dar­le a sus hi­jos. ¿Qué opi­náis de ellos?

Ai­tor. Siem­pre es mejor to­mar la fru­ta en­te­ra a que el zu­mo sus­ti­tu­ya a una fru­ta. El zu­mo no de­be­ría ser una be­bi­da ha­bi­tual, no es una be­bi­da muy sa­lu­da­ble por­que en ellos apa­re­ce el azú­car li­bre y su efecto me­ta­bó­li­co en nues­tro or­ga­nis­mo es dis­tin­to a si to­ma­mos fru­ta en­te­ra.

Siem­pre de­be­mos de fi­jar­nos en la lis­ta de in­gre­dien­tes de un pro­duc­to y no en lo que po­ne en su fron­tal

■ ¿Qué op­cio­nes de ten­tem­pié pa­ra el re­creo re­co­men­da­ríais?

Ai­tor. Hay mu­chí­si­mas op­cio­nes: una pie­za de fru­ta, uvas con que­so, una pul­ga o sánd­wich de pan in­te­gral con hu­mus, tor­ti­lla fran­ce­sa, pe­chu­ga de po­llo o de atún y to­ma­te, un ba­ti­do he­cho en casa con plá­tano, yo­gur y le­che...

■ ¿Los pa­nes rea­li­za­dos con ma­sa madre son más sa­lu­da­bles?

Ai­tor. Un pan ela­bo­ra­do con ma­sa madre, si es­ta es­tá bien echa, es más bueno por­que su fer­men­ta­ción ha si­do más len­ta y con­tie­ne le­va­du­ras que ha­cen que nues­tro or­ga­nis­mo ab­sor­ba mejor el cal­cio y el hie­rro. Un pan he­cho cien por cien con ma­sa madre, con fer­men­ta­ción len­ta y con ha­ri­na in­te­gral es mejor.

■ Mu­chas ve­ces la fal­ta de tiem­po nos ha­ce re­sol­ver una co­mi­da o una ce­na de ma­ne­ra rá­pi­da con ali­men­tos po­co sa­lu­da­bles. ¿Qué al­ter­na­ti­vas sa­nas y rá­pi­das de pre­pa­rar exis­ten pa­ra nues­tros hi­jos?

Ai­tor. Los ce­rea­les son una fuen­te de hi­dra­tos de car­bono muy bue­na. Pe­ro es importante que sea­mos cohe­ren­tes con las necesidade­s del ni­ño en cuan­to a la can­ti­dad dia­ria que le pro­por­cio­ne­mos. Es de­cir, de­be ser mayor la can­ti­dad de ver­du­ra y fru­ta que to­men en sus co­mi­das y ce­nas. Tam­bién de­ben to­mar pro­teí­nas e hi­dra­tos de car­bono pe­ro te­nien­do en cuen­ta la ac­ti­vi­dad fí­si­ca del ni­ño. Si co­mo fuen­te pro­tei­ca me­te­mos le­gum­bres, tam­bién es­ta­mos me­tien­do hi­dra­tos de car­bono. Cuan­do ha­bla­mos de ce­rea­les sa­lu­da­bles en el de­sa­yuno, no nos re­fe­ri­mos a ga­lle­tas o bo­lle­ría, sino a una tos­ta­da con pan in­te­gral. Pa­ra una co­mi­da o ce­na, una bue­na op­ción es dar­le pas­ta acom­pa­ña­da con una ra­ción de ver­du­ra. Se pue­de pre­pa­rar en pis­to o ela­bo­rar una sal­sa de ver­du­ras con pi­mien­to, ce­bo­lla, ca­la­ba­cín y to­ma­te. Si no le gus­tan los tro­pe­zo­nes, se pue­de ba­tir la ver­du­ra.

■ ¿Cuán­ta le­che o pro­duc­tos lác­teos de­be to­mar un ni­ño al día?

Ai­tor. De­pen­de de cuál sea el res­to de su ali­men­ta­ción. La le­che es un ali­men­to más. Tam­bién po­dría­mos pre­gun­tar­nos cuán­tos gar­ban­zos de­be to­mar un ni­ño a la se­ma­na. Hay se­ma­nas que pue­de no to­mar gar­ban­zos y otras que sí. Hay ni­ños que to­man le­che a dia­rio; de he­cho, es lo nor­mal, es lo más co­mún en nues­tro país. Pe­ro lo importante es que nues­tros hi­jos to­men to­dos los nu­trien­tes que ne­ce­si­tan sin im­por­tar de qué ali­men­to pro­ven­gan. En el ca­so del cal­cio de la le­che, hay mu­chos otros ali­men­tos ri­cos en es­te nu­trien­te, co­mo los fru­tos se­cos. Más importante que la can­ti­dad de lác­teos es ele­gir los que no con­ten­gan azú­ca­res aña­di­dos en los yo­gu­res y pres­cin­dir de los pos­tres lác­teos co­mo na­ti­llas, fla­nes y ca­caos azu­ca­ra­dos .

■ Ha­bláis de que el de­sa­yuno y la me­rien­da de­ben con­te­ner ce­rea­les, pe­ro la ma­yo­ría de los que con­su­men los ni­ños es­tán llenos de azú­car. ¿Cuá­les son las op­cio­nes sa­nas y cómo to­mar­las?

Los co­pos de maíz o arroz in­fla­dos no azu­ca­ra­dos y la ave­na son bue­nas op­cio­nes. La tos­ta­da de pan in­te­gral, por su pues­to, tam­bién.

Lu­cía Mar­tí­nez y Ai­tor Sán­chez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.