5 ejer­ci­cios du­ran­te el em­ba­ra­zo y tras el par­to

Prac­ti­car en­tre­na­mien­tos de bajo impacto, co­mo la na­ta­ción o el yo­ga, ayu­dan a me­jo­rar el es­ta­do aními­co y a ali­viar las mo­les­tias du­ran­te estas eta­pas.

Ser Padres - - En Forma -

Man­te­ner­se en for­ma du­ran­te el em­ba­ra­zo y el pos­par­to es importante tan­to pa­ra el pro­pio bie­nes­tar co­mo pa­ra el del be­bé. Prac­ti­car ejer­ci­cios de bajo impacto du­ran­te es­ta eta­pa ayu­da a me­jo­rar el des­can­so y el es­ta­do aními­co, y a ali­viar sín­to­mas co­mo los do­lo­res de espalda o el es­trés. Pe­ro tam­bién, se­guir prac­ti­cán­do­los tras dar a luz, ayu­da­rá a una mejor re­cu­pe­ra­ción.

Na­dar: ac­ti­va la cir­cu­la­ción

So­por­tar un pe­so ca­da vez mayor pue­de cau­sar pro­ble­mas en la pos­tu­ra, que a su vez pro­vo­can do­lo­res en la par­te inferior de la espalda. Una muy bue­na op­ción en es­te ca­so es na­dar. Al con­tra­rio que ac­ti­vi­da­des de gran impacto, es­te ejer­ci­cio no da­ña las ar­ti­cu­la­cio­nes, ade­más, tie­ne otras ven­ta­jas co­mo la to­ni­fi­ca­ción de los múscu­los y la me­jo­ra de la cir­cu­la­ción.

Yo­ga: re­lax y equi­li­brio

Hay di­ver­sas cla­ses de yo­ga prenatal que son un buen mé­to­do pa­ra me­jo­rar el equi­li­brio, la cir­cu­la­ción y la fuer­za, ya que su­po­ne un ejer­ci­cio de bajo impacto ideal pa­ra ad­qui­rir to­ni­ci­dad en cier­tos múscu­los. Por otro la­do, la an­sie­dad an­te la in­mi­nen­te ma­ter­ni­dad y los evi­den­tes cam­bios que su­fre el or­ga­nis­mo pue­den pro­vo­car es­trés. Prac­ti­car yo­ga pue­de te­ner un efecto re­la­jan­te, gra­cias a que se tra­ba­ja la res­pi­ra­ción y la sin­to­nía con el cuer­po.

Ca­mi­nar: pa­ra el rit­mo car­dia­co

Es una ex­ce­len­te op­ción que me­jo­ra el rit­mo car­dia­co y for­ta­le­ce los múscu­los ab­do­mi­na­les. Adop­tar una bue­na pos­tu­ra es pri­mor­dial en la rea­li­za­ción de cual­quier ti­po de ejer­ci­cio du­ran­te el em­ba­ra­zo.

Ae­ró­bic acuá­ti­co: menos le­sio­nes

Al igual que la na­ta­ción, los ejer­ci­cios ae­ró­bi­cos en el agua son una bue­na op­ción pa­ra to­ni­fi­car los múscu­los. A di­fe­ren­cia de los ae­ró­bi­cos con­ven­cio­na­les que pue­den so­bre­car­gar los li­ga­men­tos y las ar­ti­cu­la­cio­nes, al flo­tar en el agua, el cuer­po que­da en sus­pen­sión, re­du­cien­do al mí­ni­mo los ries­gos de le­sión.

Ejer­ci­cios pa­ra el suelo pél­vi­co: mayor con­trol mus­cu­lar

Los ejer­ci­cios de Ke­gel sir­ven pa­ra for­ta­le­cer los múscu­los del suelo pél­vi­co que ofre­cen so­por­te al úte­ro, la ure­tra, los in­tes­ti­nos y el ano. Es­tos ór­ga­nos pue­den su­frir da­ños du­ran­te el em­ba­ra­zo y el par­to y de­ri­var en una in­con­ti­nen­cia. ¿Cómo se prac­ti­ca? Es­ta ru­ti­na con­sis­te en con­traer los múscu­los del suelo pél­vi­co du­ran­te unos se­gun­dos pa­ra for­ta­le­cer y to­ni­fi­car la mus­cu­la­tu­ra pél­vi­ca. Pa­ra prac­ti­car­los pue­de ayu­dar­te de dis­po­si­ti­vos co­mo el Ke­ge­lS­mart de In­ti­ma, que cuen­ta con un pro­gra­ma guia­do de ejer­ci­cios por vi­bra­ción que in­di­ca cuán­do se de­be con­traer y re­la­jar los múscu­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.