Las ba­rre­ras de la con­ci­lia­ción

Ser Padres - - Laboral -

El Club Ma­las­ma­dres, una co­mu­ni­dad crea­da pa­ra lu­char por un nue­vo mo­de­lo so­cial de ma­dres que no quie­ran re­nun­ciar a su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal pe­ro tam­po­co a ver cre­cer a sus hi­jos e hi­jas, plan­tea los si­guien­tes obs­tácu­los a los que las mu­je­res se en­fren­tan:

La re­nun­cia. 6 de ca­da 10 mu­je­res re­nun­cian a su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal se­gún el es­tu­dio ‘So­mos Equi­po’ por el Club de Ma­las­ma­dres en el año 2017. Los ho­ra­rios de las jor­na­das la­bo­ra­les. Las jor­na­das la­bo­ra­les son rí­gi­das y ex­ten­sas, lo que ha­ce que 8 de ca­da 10 mu­je­res ten­gan di­fi­cul­ta­des pa­ra com­pa­gi­nar su vi­da pro­fe­sio­nal con la per­so­nal y fa­mi­lia. Un ho­ra­rio la­bo­ral fle­xi­ble, se­ma­na la­bo­ral com­pri­mi­da, jor­na­da re­du­ci­da, jor­na­da con­ti­nua o te­le­tra­ba­jo son al­gu­nas de las me­di­das que pue­den ser úti­les pa­ra com­pa­ti­bi­li­zar fa­mi­lia, tra­ba­jo y vi­da per­so­nal.

La fal­ta de co­rres­pon­sa­bi­li­dad. Ha­cer equi­po es cla­ve pa­ra con­se­guir una con­ci­lia­ción real. Las mu­je­res han sa­li­do fue­ra a tra­ba­jar, pe­ro los hom­bres aún no han en­tra­do en casa. (Fuen­te: Es­tu­dio ‘So­mos Equi­po’ del Club de Ma­las­ma­dres. 2017). Per­pe­tua­ción de los ro­les

tra­di­cio­na­les. El 45,2 % de las mu­je­res que con­vi­ve en pa­re­ja y apor­ta la mis­ma can­ti­dad de di­ne­ro al ho­gar que sus parejas, de­cla­ra ser la principal res­pon­sa­ble de las ta­reas do­més­ti­co­fa­mi­lia­res. Es­ta si­tua­ción se tra­du­ce en una mayor car­ga de tra­ba­jo pa­ra la mu­jer que lle­ga al fi­nal del día com­ple­ta­men­te ago­ta­da. El te­cho de cris­tal. El ver­da­de­ro te­cho de cris­tal lo en­cuen­tran las mu­je­res cuan­do les lle­ga la ma­ter­ni­dad. De he­cho, el 50 % de las mu­je­res que tra­ba­ja por cuen­ta aje­na o es au­tó­no­ma men­cio­na ha­ber vi­vi­do experienci­as ne­ga­ti­vas des­en­ca­de­na­das de su ma­ter­ni­dad. (Fuen­te: Es­tu­dio ‘Con­ci­lia13f’)

La car­ga men­tal. El 54 % de las mu­je­res es la res­pon­sa­ble principal de las ta­reas in­vi­si­bles (con­tes­tar co­rreos del co­le, lla­mar a otra madre pa­ra que su hi­jo ven­ga a ju­gar a casa, pre­pa­rar una ac­ti­vi­dad es­co­lar...) fren­te al 17 % de los hom­bres.

Las ta­reas in­vi­si­bles. El 67 % de las mu­je­res es la res­pon­sa­ble principal del se­gui­mien­to mé­di­co de los hi­jos (pe­dir ci­ta al pe­dia­tra, apun­tar cuán­do to­ca la pró­xi­ma re­vi­sión del den­tis­ta...), fren­te el 6 % de los hom­bres. El mi­to de la su­per­wo­man.

Casi el 50 % de las mu­je­res con tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do lle­ga cansada a su pues­to de tra­ba­jo va­rias ve­ces a la se­ma­na de­bi­do a la car­ga de las res­pon­sa­bi­li­da­des fa­mi­lia­res y do­més­ti­cas. Un can­san­cio que vie­ne de­ri­va­do de la creen­cia so­cial de que las mu­je­res pue­den con todo, el mi­to de la su­per­wo­man. La ca­ren­cia de tiem­po li­bre y de ocio. So­lo 54 mi­nu­tos li­bres al día de­cla­ran te­ner las ‘Ma­las­ma­dres’. (Fuen­te: Es­tu­dio ‘Con­ci­lia13f’ del Club de Ma­las­ma­dres. 2015). El pe­so de la cul­pa. El sen­ti­mien­to de cul­pa na­ce de los es­te­reo­ti­pos, de expectativ­as per­so­na­les y so­cia­les que se crean en torno a la ma­ter­ni­dad y que ge­ne­ral­men­te re­cae so­bre los hom­bros de la mu­jer,

al que­rer de­di­car par­te de su tiem­po a otros ro­les co­mo la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal o el tiem­po de ocio y des­co­ne­xión. Ha­cer equi­po en la edu­ca­ción en va­lo­res. El 78 % de las mu­je­res de­cla­ran que son las prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de re­ci­clar en­va­ses de vi­drio en casa, fren­te al 18 % de sus parejas. (Fuen­te: Es­tu­dio ¿Cómo re­ci­cla vi­drio la fa­mi­lia de una Ma­la­ma­dre? rea­li­za­do por el Club de Ma­las­ma­dres y Eco­vi­drio. 2017). Con­ci­liar es pa­ra todas y

to­dos. El obs­tácu­lo re­pre­sen­ta la cre­cien­te di­ver­si­dad fa­mi­liar y la ne­ce­si­dad de plan­tear me­di­das de con­ci­lia­ción pa­ra to­dos ya que, se­gún el INE, so­lo la mi­tad de los ho­ga­res con un nú­cleo fa­mi­liar es­tá for­ma­do por una pa­re­ja con hi­jos (53 %). La otra mi­tad la re­pre­sen­tan las parejas sin hi­jos y las mo­no­pa­ren­ta­les, todas ellas con ne­ce­si­dad de con­ci­liar. La ne­ce­si­dad de un com­pro­mi­so so­cial. La con­ci­lia­ción no es una cues­tión in­di­vi­dual, sino que es un pro­ble­ma so­cial que de­be ser con­si­de­ra­do co­mo tal y así lo de­mues­tra la ini­cia­ti­va #Rom­peE­lMu­ro por la con­ci­lia­ción, del Club de Ma­las­ma­dres. La web www.rom­pee­lmu­ro. com re­co­ge más de 16.000 gri­tos reivin­di­can­do la ne­ce­si­dad de so­lu­cio­nar el pro­ble­ma so­cial que su­po­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.