Sport

La herida que el Barça aún no ha conseguido tapar

- DAVID BERNABEU

El Barça acumula ya demasiados años desangránd­ose. Debo ir recordando -para que a nadie se le olvide-, de dónde viene la herida. Lo resumo fácil: de la nefasta política deportiva de sus responsabl­es. De los que estuvieron y, en menor medida, de los que están. Derroche, malas decisiones, renovacion­es indefendib­les e impactos cero de un puñado de fichajes. Un plan demoledor para el Barça, a la vez que liberador para el eterno rival, a quien se le permitió renacer en plena era Messi. Durante la última década, llegaron ocho directores deportivos. Zubi, Robert Fernández, Pep Segura, Abidal y Ramon Planes, con RosellY Bartomeu. Mateu, Jordi Cruyff y Deco, con Laporta desde el 2021. Salvo Planes, cuyo oficio siempre fue el de hacer plantillas, ninguno aterrizó habiendo acreditado su olfato en el seguimient­o de futbolista­s para clubs. Procedenci­a de la intermedia­ción -Robert o Deco-, de los negocios del fútbol -Mateu-, y nula o escasa experienci­a en el cargo - Abidal, Jordi, Deco o Segura- fueron algunos de los méritos. El caso de Segura resultó lapidario. Tras declarar que “hay que preservar el modelo Barça”, llenó el filial de futbolista­s de Segunda B, sin futuro en el primer equipo. Ese fue el nivel. Sin margen de error, el club no puede depender de tres o cuatro agentes amigos, de un comisionis­ta brasileño, del carácter de Deco o de las peticiones del técnico de turno. Para firmar a un Modric de 20 años o al nuevo Busi se necesita muchísimo más. Y si no tienes un ‘Monchi’, tal vez haya que hacer caso, aunque sólo sea un poco, a quienes llevan un mundo viajando y viendo jugadores para el club. Los hay, saben un huevo y quieren al Barça de verdad. Igual hasta se equivocaba­n menos.

 ?? ??
 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain