Marc bus­ca sa­lir del cen­tro del de­ba­te

Des­de que Bar­tra sa­có la ca­be­za en el Ba­rça, con­vi­vió con las du­das, con que se le apo­da­ra ‘Bar­tre­si’ o se le re­cor­da­ra su ju­ga­da con Ba­le en la fi­nal de Co­pa

Sport - - BARÇA - DÍDAC PEYRET

AMarc Bar­tra se le col­gó la eti­que­ta de cen­tral blan­do, a pe­sar de res­pon­der a me­nu­do en si­tua­cio­nes de ur­gen­cia. A pe­sar, tam­bién, de de­jar en­tre­ver que to­da­vía era un ‘pro­duc­to’ inaca­ba­do. Can­sa­do de ser so­lo un re­cur­so de emer­gen­cia, al fi­nal de­ci­dió sa­lir, en pa­la­bras del cen­tral, “de la zo­na de con­fort, la bur­bu­ja que es el Ba­rça” y se bus­có la vi­da. Pri­me­ro en el Dort­mund, “un mas­ter”. Y aho­ra en el Be­tis de Quique Se­tién, un equi­po en el que en­con­tró un estilo que pa­re­cía he­cho a me­di­da pa­ra su fútbol.

Un Be­tis con tres cen­tra­les a los que se les pi­de ju­gar le­jos de la por­te­ría. Sa­lir con el ba­lón con­tro­la­do. Y par­ti­ci­par del jue­go pa­ra ser pro­ta­go­nis­tas. El ca­rác­ter de Bar­tra, un ti­po ale­gre y agra­de­ci­do, ade­más pro­vo­có un fle­cha­zo in­me­dia­to con la afi­ción. Más aún tras co­nec­tar con Joaquín, uno de sus me­jo­res ami­gos aho­ra en el ves­tua­rio. Se­tién es­tá sien­do una de las per­so­nas más im­por­tan­tes en la ca­rre­ra de Marc. Po­cos en­tre­na­do­res han es­ta­do tan en­ci­ma del fut­bo­lis­ta.

Qui­zás por eso, por la es­tre­cha re­la­ción que man­tie­nen, el téc­ni­co ha­bla con tan­ta ho­nes­ti­dad del fut­bo­lis­ta. Se­tién ad­ver­tía que Bar­tra si­gue te­nien­do mar­gen de me­jo­ra. So­bre to­do cuan­do va­ya ad­qui­rien­do más pos. Na­die dis­cu­te el im­pac­to po­si­ti­vo del cen­tral en el Be­tis. Pe­ro in­clu­so, aho­ra, su nom­bre si­gue agi­tan­do el de­ba­te en­tre los par­ti­da­rios y de­trac­to­res de un ju­ga­dor especial.

// EFE

Bar­tra es­tá rea­li­zan­do una bue­na tem­po­ra­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.