El fút­bol es el úl­ti­mo re­duc­to de los vio­len­tos

Sport - - LA PÁGINA 3 - ER­NEST FOLCH @Er­nes­tFolch

Val­ver­de y Ru­bi po­sa­ron ayer para dar­se la mano en Cor­ne­llà, una vie­ja tra­di­ción que por suer­te se ha re­to­ma­do en los dos úl­ti­mos años, tras una des­afor­tu­na­da pausa. Los en­tre­na­do­res del Ba­rça y Es­pan­yol son dos téc­ni­cos ele­gan­tes, de­por­ti­vos y res­pe­tuo­sos, a los que nun­ca se les va a pi­llar en na­da pa­re­ci­do a un me­nos­pre­cio, un mal ges­to o una sa­li­da de tono. Su afec­to, ayer, era sin­ce­ro, y no hay na­da más útil que es­ta foto para ais­lar a los que to­da­vía no han en­ten­di­do que el fút­bol de­be ser un es­pa­cio de cor­dia­li­dad y nun­ca de en­fren­ta­mien­to. Y es que a so­lo 24 ho­ras de es­ta fol­cló­ri­ca fi­nal de la Li­ber­ta­do­res, que ha te­ni­do que exi­liar­se por cul­pa de la vio­len­cia in­con­tro­la­da de los ra­di­ca­les de los dos equi­pos, la foto de Val­ver­de y Ru­bi es jus­ta­men­te el contrapunto de de­por­ti­vi­dad y ci­vis­mo ne­ce­sa­rio en cual­quier even­to de­por­ti­vo. Ya no hay excusas para com­ba­tir a los vio­len­tos, sean del equi­po que sean, ven­gan de don­de ven­gan. El fút­bol es el úl­ti­mo gran re­duc­to de los vio­len­tos en el de­por­te, y no so­lo en Amé­ri­ca sino tam­bién en mu­chos paí­ses de Eu­ro­pa, don­de los clubs y los go­bier­nos son in­ca­pa­ces de ata­jar a los pe­li­gro­sos ul­tras de equi­pos co­mo el Spar­tak, el Le­gia, el Ga­la­ta­sa­ray, la La­zio o el AEK de Ate­nas que pe­rió­di­ca­men­te im­po­nen su te­rror por don­de via­jan. Y a pun­to de en­trar en la ter­ce­ra dé­ca­da del si­glo XXI, no es de re­ci­bo que una ciudad co­mo Ma­drid ne­ce­si­te más de 4.000 po­li­cías adi­cio­na­les para con­tro­lar a 500 hin­chas ra­di­ca­les, ni es pre­ci­sa­men­te edi­fi­can­te que los in­ci­den­tes ex­tra­de­por­ti­vos que pue­de ge­ne­rar en Ma­drid o Bue­nos Ai­res es­ta fi­nal le­van­ten in­clu­so más ex­pec­ta­ción que el pro­pio acon­te­ci­mien­to de­por­ti­vo, que a es­tas al­tu­ras ya es­tá se­ria­men­te to­ca­do. Des­gra­cia­da­men­te, la no­ti­cia de la Li­ber­ta­do­res es­tá más en las gra­das de Ma­drid o las ca­lles de Bue­nos Ai­res que no en el cés­ped del Ber­na­béu. Por eso un ges­to tan nor­mal y evi­den­te co­mo el de Ru­bi y Val­ver­de, dán­do­se la mano con na­tu­ra­li­dad y ca­ri­ño, ad­quie­re ca­te­go­ría de acon­te­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.