El Ba­rça, Mes­si y Flo­ren­tino dan la ta­lla

Sport - - BARÇA - JOAN VEHILS @jvehils

La muer­te del pre­si­den­te Jo­sep Lluís Núñez pi­lló al pre­si­den­te Bar­to­meu en Ita­lia y al vi­ce­pre­si­den­te Car­do­ner en Nue­va York. Sin em­bar­go, los au­to­ma­tis­mos del club fun­cio­na­ron a la per­fec­ción y los ac­tos de despedida de Núñez se or­ga­ni­za­ron de ma­ne­ra im­pe­ca­ble. Crí­ti­cos en tan­tas oca­sio­nes hay que re­co­no­cer que es­ta di­rec­ti­va ha lo­gra­do que los fut­bo­lis­tas que se van del Ba­rça lo ha­gan por la puer­ta gran­de y que los fa­lle­ci­dos ten­gan el ho­me­na­je pós­tu­mo que se me­re­cen. Así ocu­rrió tras el fa­lle­ci­mien­to de Johan Cruyff y es­ta semana con el pro­pio Núñez. Pues eso que Car­do­ner tal co­mo lle­gó a su ho­tel de NY co­gió un ta­xi y re­gre­só al ae­ro­puer­to y Bar­to­meu hi­zo lo pro­pio des­de Ita­lia. No obs­tan­te, sin ellos y con ellos, el Ba­rça es­tu­vo a la al­tu­ra co­mo lo es­tu­vo Mes­si. Y ha­blo del ca­pi­tán en con­cre­to por­que fue el úni­co fut­bo­lis­ta de la pri­me­ra plan­ti­lla que asis­tió a la despedida del pre­si­den­te ves­ti­do para la oca­sión. En cir­cuns­tan­cias co­mo las de es­ta semana, los ju­ga­do­res de­be­rían ir con el tra­je ofi­cial del club y no en ca­mi­se­ta o va­que­ros ro­tos. Mes­si, sin em­bar­go, de­ci­dió po­ner­se tra­je y cor­ba­ta y de­mos­trar que fue­ra del te­rreno de jue­go tam­bién es el me­jor. Res­pec­to al pre­si­den­te del Real Ma­drid, que via­jó a Bar­ce­lo­na acom­pa­ña­do de Bu­tra­gue­ño dio una lec­ción de ese se­ño­río tan año­ra­do en otras oca­sio­nes. Flo­ren­tino des­ta­có el tra­ba­jo de Núñez du­ran­te su eta­pa de pre­si­den­te y aña­dió que gracias a él, el Ba­rça y el Ma­drid son aho­ra los dos me­jo­res clubs del mundo. Un ha­la­go que vi­nien­do de quien vie­ne hay que va­lo­rar­lo. La úni­ca au­sen­cia des­ta­ca­da fue la del pre­si­den­te, Joan La­por­ta que se en­con­tra­ba de via­je y re­su­mió su pé­sa­me en un tuit muy cri­ti­ca­do en las re­des so­cia­les. Un apun­te fi­nal que de­mues­tra có­mo era el pre­si­den­te Núñez. Me re­fie­ro a la car­ta que el ex­pre­si­den­te en­vió al fi­nal de la pa­sa­da tem­po­ra­da a Val­ver­de fe­li­ci­tán­do­le por el do­ble­te. Un bo­ni­to de­ta­lle que hi­zo bien Val­ver­de al re­cor­dar­lo en rue­da de pren­sa.

SO­BRE LA NUE­VA CA­MI­SE­TA

Es­ta semana se han fil­tra­do las pri­me­ras fo­to­gra­fías de la re­vo­lu­cio­na­ria ca­mi­se­ta que el Ba­rça lu­ci­rá la pró­xi­ma tem­po­ra­da. Tal y co­mo avan­za­mos en es­tas pá­gi­nas y en ex­clu­si­va el modelo se­rá idén­ti­co al de la se­lec­ción de Croa­cia pe­ro, ló­gi­ca­men­te, con los co­lo­res azul­gra­nas. Cuan­do lo anun­cia­mos hu­bo quien la cri­ti­có y otros que la en­con­tra­ron fan­tás­ti­ca pe­ro lo cier­to es que to­do in­di­ca, se­gún las pri­me­ras im­pre­sio­nes de la fir­ma NI­KE, que se­rá ré­cord his­tó­ri­co de ven­tas. La se­gun­da equi­pa­ción se­rá ama­ri­lla con una fran­ja azul­gra­na y la ter­ce­ra in­du­men­ta­ria de co­lor ver­de. Si re­cuer­dan la ca­mi­se­ta Kap­pa que el Ba­rça lu­ció en la tem­po­ra­da 1992/93 ve­rán que es idén­ti­ca.

EL DÍA QUE HA­BLÓ EL PA­DRE DE RI­QUI PUIG

Es­cu­ché a Car­les Puig, pa­dre de Ri­qui, en RAC 1, tras el mag­ní­fi­co de­but de su hi­jo es­te miér­co­les en par­ti­do de Co­pa. A mí no me gus­ta que los pa­dres de los fut­bo­lis­tas sean tan­to o más pro­ta­go­nis­tas que sus hi­jos. Es más, creo que siem­pre de­be­rían per­ma­ne­cer en un se­gun­do plano. Sin em­bar­go, Car­les Puig es­tu­vo ejem­plar. Ex­pli­có que no ha­bla­ría más y él mis­mo ar­gu­men­tó que mu­chas ve­ces los pa­dres son el pro­ble­ma de los hi­jos. “Los pa­dres no de­be­ría­mos ago­biar por­que mu­chas ve­ces lo es­tro­pea­mos to­do”, di­jo Puig pa­dre. Una en­tre­vis­ta breve pe­ro ejem­plar y que de­be­rían es­cu­char to­dos los cha­va­les de la can­te­ra jun­to a sus pa­dres. Por suer­te, en Can Ba­rça hay mu­chos pa­dres co­mo el de Ri­qui y po­cos que quie­ran ser más pro­ta­go­nis­tas que sus hi­jos...

REXACH SIEM­PRE HA­BLA MÁS CLA­RO

Para aca­bar y vol­vien­do al pre­si­den­te, Jo­sep Lluís Núñez me que­do con las pa­la­bras de Car­les Rexach. El ex­fut­bo­lis­ta y en­tre­na­dor del Ba­rça co­no­cía bien al pre­si­den­te. En la eta­pa con Johan Cruyff se reunían ca­si ca­da mes en la ofi­ci­na par­ti­cu­lar de Núñez y Na­va­rro en la ca­lle Ur­gell de Bar­ce­lo­na. Rexach, que siem­pre ha­bla cla­ro, ex­pli­có que Núñez era uno de esos pre­si­den­tes que man­da­ba. Qué no ha­bía nin­gu­na du­da de quién man­da­ba en el club di­jo tex­tual­men­te. O sea, muy di­fe­ren­te a lo que ocu­rre aho­ra. La prue­ba es que Núñez no se arru­gó con na­die. Ni con el pre­si­den­te Jor­di Pu­jol, ni con el pe­rio­dis­ta Jo­sé Ma­ría Gar­cía pe­ro tam­po­co con Ma­ra­do­na, Schus­ter o Ro­nal­do. Lo di­cho: que man­da­ba y mu­cho. La pe­na es que en su eta­pa no hu­bie­ra te­ni­do un Mes­si. Tí­tu­los hu­bie­ra con­quis­ta­do más. Otra co­sa es sa­ber si hu­bie­ra man­da­do me­nos...

La muer­te de Núñez pi­lló a Bar­to­meu en Ita­lia y a Car­do­ner, en Nue­va York

En el Ba­rça hay más pa­dres co­mo el de Ri­qui y po­cos que quie­ran ser más pro­ta­go­nis­tas que sus hi­jos

La ter­ce­ra equi­pa­ción del año que vie­ne se­rá ver­de si­mi­lar a la Kap­pa de la tem­po­ra­da 92/93

// VA­LEN­TÍ EN­RICH

La plan­ti­lla del pri­mer equi­po pa­só por el Es­pa­cio Me­mo­rial a Jo­sep Lluís Núñez al que no fal­tó Flo­ren­tino Pé­rez al que acom­pa­ñó Bar­to­meu; el Ba­rça lu­ci­rá la tem­po­ra­da que vie­ne una ter­ce­ra equi­pa­ción ver­de si­mi­lar a la de Kap­pa de la tem­po­ra­da 92/93

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.