LAS DU­DAS VUELVEN

La derrota en Pog­do­ri­ca an­te el Bu­duc­nost ha reabier­to las du­das al res­pec­to del ren­di­mien­to del Ba­rça Las­sa

Sport - - SPORT TOTAL - Bar­ce­lo­na @Mar­ti­ne­zO­li­var X. MAR­TÍ­NEZ OLI­VAR

Mi­ra que iban avi­sa­dos. Pe­ro los ju­ga­do­res del Ba­rça Las­sa pa­re­cie­ron no asi­mi­lar la lec­ción y vie­ron co­mo el Bu­duc­nost les pa­sa­ba la mano por la ca­ra en su pis­ta. La evi­den­cia es que tras es­ta nue­va derrota -la se­gun­da con­se­cu­ti­vael co­lec­ti­vo de Sve­tis­lav Pe­sic aún si­gue en zo­na de play-off en la Euroliga pe­ro con só­lo una vic­to­ria de ven­ta­ja so­bre Zal­gi­ris y Ba­yern. Y eso con la pers­pec­ti­va de vi­si­tar la pró­xi­ma semana la pis­ta del Ma­drid. Va­le para la Euroliga, pe­ro es un men­sa­je que se pue­de ex­ten­der a la Li­ga En­de­sa, en la que los azul­gra­na -a cor­to pla­zo- de­fen­de­rán su li­de­ra­to an­te el Ibe­ros­tar Te­ne­ri­fe y el Uni­ca­ja en Má­la­ga. La evi­den­cia es que el Ba­rça pa­re­ce no ha­ber ex­tra­ido con­clu­sio­nes de an­te­rio­res par­ti­dos -léa­se la derrota en Las Pal­mas en la Euroliga- y se mues­tra pro­cli­ve a caer en dé­fi­cits que ya ten­drían que es­tar des­te­rra­dos.

De ex­hi­bir­se an­te el Ma­drid en el Pa­lau (el due­lo que sir­vió para ha­cer­se con el li­de­ra­to en la ACB) se pa­só a la hu­mi­lla­ción an­te el Fe­ner­bahçe en el mis­mo es­ce­na­rio y a la derrota en Pod­go­ri­ca. Los mon­te­ne­gri­nos ha­bían con­se­gui­do do­ble­gar en ese mis­mo es­ce­na­rio a CSKA y Bas­ko­nia ano­tan­do una me­dia de un 61% en tri­ples. Pe­ro eso al Ba­rça no le va­le de ex­cu­sa cuan­do su ri­val se que­dó en un 29% en esa faceta. El Bu­duc­nost, den­tro de sus li­mi­ta­cio­nes, tu­vo su­fi­cien­te con ju­gar me­nos mal que su ri­val para aca­bar lle­ván­do­se el par­ti­do. Y es que el Ba­rça a po­co po­día as­pi­rar -pe­se a do­mi­nar el re­bo­te- con un 6 de 26 en tri­ples y un 6 de 11 en ti­ros li­bres. Los azul­gra­na ja­más pu­die­ron evi­tar que el ri­val lle­va­ra el due­lo al es­ce­na­rio que más le con­ve­nía...para aca­bar ga­nan­do.

En un due­lo es­pe­so se echó en fal­ta, a ni­vel glo­bal, la du­re­za men­tal y fí­si­ca que exi­ge una com­pe­ti­ción co­mo la Euroliga. Y a ni­vel in­di­vi­dual que unos cuan­tos ju­ga­do­res die­ran un pa­so ade­lan­te. Em­pe­zan­do por los ba­ses y a par­tir de ahí... Y si la di­rec­ción de jue­go chi­rría, to­da la es­truc­tu­ra se re­sien­te. Só­lo Han­ga y Sin­gle­ton -és­te a ni­vel re­bo­tea­dor-so­bre­vi­vie­ron y no siem­pre al des­con­trol de un due­lo, a ra­tos es­per­pén­ti­co.

El Ba­rça es me­jor que el Bu­duc­nost y por eso due­le la derrota y de la me­nae­ra en que se pro­du­jo. Un KO que pue­de aca­bar pe­san­do en el cómpu­to glo­bal de la com­pe­ti­ción. Pe­ro por en­ci­ma de eso, lo preo­cu­pan­te es el per­fil plano que ex­hi­bió el equi­po cuan­do par­ti­dos atrás ha­bía mos­tra­do que era ca­paz de rea­li­zar un jue­go co­ral. Y nos ima­gi­na­mos -no hay que ser lin­ces al res­pec­to- que tras el due­lo, la bron­ca de Pe­sic de­bió ser de ór­da­go.

Otro as­pec­to es el de las ro­ta­cio­nes.. Pe­sic es par­ti­da­rio de no di­ver­si­fi­car de­ma­sia­do los mi­nu­tos y sí con­tar con un nú­cleo du­ro de ju­ga­do­res que lle­ven el pe­so de los par­ti­dos. Eso tie­ne sus ven­ta­jas -teó­ri­ca­men­te to­dos los in­te­gran­tes del co­lec­ti­vo tie­nen cla­ro su rol- pe­ro por otro la­do su­po­ne un des­gas­te evi­den­te si ha­bla­mos de com­pa­ti­bi­li­zar dos com­pe­ti­cio­nes tan du­ras co­mo la Euroliga y la Li­ga En­de­sa.

El Ba­rça, a día de hoy, tie­ne 13 fi­chas sé­niors. Pe­ro es evi­den­te que ju­ga­do­res co­mo Ri­bas y, es­pe­cial­men­te, Smits y Pus­tov­yi -dos de las ca­ras nue­vas que lle­ga­ron el pa­sa­do ve­ra­noa­pe­nas cuen­tan a la ho­ra de re­par­tir mi­nu­tos en las ro­ta­cio­nes. Y eso a lar­go pla­zo -só­lo es­ta­mos en di­ciem­bre- pue­de aca­bar pa­san­do fac­tu­ra. Sve­tis­lav Pe­sic ten­drá que ti­rar de ma­nual para re­con­du­cir a su plan­ti­lla so­bre la mar­cha por que, co­mo re­co­no­ció Han­ga tras el due­lo en Pod­go­ri­ca, “es­ta es una derrota que ha­ce daño”. Lo ma­lo es que no hay mar­gen de tiem­po por que la com­pe­ti­ción no da tre­gua ni mar­gen para la re­fle­xión. Los azul­gra­nas de­be­rán ser cons­cien­tes de que sin es­fuer­zo y sin po­ner los cin­co sen­ti­dos en la ta­rea a lo lar­go de los cua­ren­ta mi­nu­tos no hay pa­raí­so es­pe­cial­men­te en­la Euroliga.

El Ba­rça ha per­di­do par­te del col­chón de vic­to­rias en Euroliga y ve ame­na­za­da su po­si­ción en zo­na de play-off

En las dos úl­ti­mas de­rro­tas no ha ha­bi­do un ju­ga­dor que ejer­cie­ra de lí­der; so­lo Han­ga ha da­do un pa­so ade­lan­te

La rotación en la plan­ti­lla es­tá sien­do li­mi­ta­da por el es­ca­so pro­ta­go­nis­mo de al­gu­nos ju­ga­do­res

// EUROLIGA

El Ba­rça que­dó en evi­den­cia an­te el Bu­duc­nost. Una ima­gen que no de­be re­pe­tir­se por que el pa­no­ra­ma en Euroliga ya no da para más ale­grías

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.