Ce­ba­llos evi­ta a úl­ti­ma ho­ra otro bo­chorno

La suer­te se alió con el Ma­drid en el tra­mo fi­nal. El equi­po de So­la­ri vol­vió a de­cep­cio­nar y su­frió de lo lin­do en el se­gun­do tiem­po. Los blan­cos re­nun­cia­ron al ba­lón y apos­ta­ron por el con­tra­gol­pe an­te un Betis que fue de me­nos a más

Sport - - BARÇA - FRAN­CESC J. GI­MENO

El Real Ma­drid pu­so fin a la ma­la ra­cha que le per­se­guía en la Li­ga des­de que ha­bía em­pe­za­do el año gra­cias a un gol a úl­ti­ma ho­ra de

Da­ni Ce­ba­llos que lle­gó pre­ce­di­do de dos re­ga­los con­se­cu­ti­vos de Joa­quín, que en­tre­gó un ba­lón que dio ori­gen a una fal­ta a Ca­se­mi­ro al bor­de del área, y de

Pau Ló­pez, que no es­tu­vo pre­ci­sa­men­te muy lis­to a la ho­ra de in­ter­cep­tar el dis­pa­ro del ex bé­ti­co a ba­lón pa­ra­do.

Los blan­cos lo ha­bían pa­sa­do mal du­ran­te el se­gun­do tiem­po, pe­se a que se ha­bían ade­lan­ta­do con un gol de Modric (13’), des­pués de que el Betis lo­gra­se igua­lar el mar­ca­dor en el 68’ con un tan­to de Ser­gio Ca­na­les que tar­dó en su­bir al mar­ca­dor has­ta que el VAR dic­ta­mi­nó que no exis­tía fue­ra de jue­go.

El agó­ni­co triun­fo no escondió las evi­den­tes de­bi­li­da­des del Real Ma­drid, que que­da­ron de re­lie­ve de sa­li­da con la ali­nea­ción de

So­la­ri. El his­pano-ar­gen­tino se sa­có la ca­re­ta y de­mos­tró que su li­bre­to ideal se acer­ca más al de un técnico de equi­po pe­que­ño que no al de un gran­de co­mo el Ma­drid. La pla­ga de le­sio­nes fue la coar­ta­da per­fec­ta pa­ra apos­tar por un es­que­ma con tres cen­tra­les y dos ca­rri­le­ros, en vez de por el ta­len­to de un ju­ga­dor co­mo

Is­co, al que tras lo vis­to en es­ta oca­sión -ya ya van...- no le que-

da­rá más re­me­dio que se­guir en el os­tra­cis­mo mien­tras So­la­ri sea el due­ño del ban­qui­llo del San­tia­go Ber­na­béu.

SIN BA­LÓN El equi­po blan­co re­nun­ció sin nin­gún son­ro­jo al ba­lón y se de­di­có a bus­car­le las cos­qui­llas al Betis al con­tra­gol­pe. La re­ce­ta de So­la­ri, hay que ad­mi­tir­lo, fun­cio­nó a las mil ma­ra­vi­llas du­ran­te la pri­me­ra mi­tad. El ca­mino se abrió con un go­la­zo de Modric des­de la fron­tal (13’) en la pri­me­ra lle­ga­da de los ma­dri­dis­tas apro­ve­chan­do un re­cha­ce de la de­fen­sa lo­cal. A par­tir de ese mo­men­to, el con­jun­to de Qui­que Se­tién su­frió de lo lin­do pa­ra fre­nar los con­tra­gol­pes de su ri­val.

El Ma­drid dis­pu­so de oca­sio­nes su­fi­cien­tes pa­ra au­men­tar su ven­ta­ja, pe­ro le fal­tó acier­to en los me­tros fi­na­les. Ju­ga­do­res co­mo Vinicius y Fe­de Val­ver­de, que dis­pu­sie­ron de va­rias con­tras, de­mos­tra­ron que aún es­tán ver­des. El bra­si­le­ño des­per­di­ció un par de lle­ga­das y mu­cho peor le fue al uru­gua­yo, que en una ve­loz con­tra­gol­pe se plan­tó so­lo an­te Pau Ló­pez, pe­ro se en­tre­tu­vo de­ma­sia­do y de­jó que Ba­rra­gán le re­ba­ña­ra el ba­lón en el úl­ti­mo ins­tan­te.

REAC­CIÓN El Betis es­ta­ba su­frien­do de lo lin­do, pe­se a ser el amo y se­ñor del ba­lón. Los ver­di­blan­cos ape­nas in­quie­ta­ron a Key­lor Na­vas, que vi­vió una có­mo­da pri­me­ra mi­tad. El pri­mer dis­pa­ro del Betis, a car­go de Lo Cel­so, lle­gó en el 26’ y se mar­chó fue­ra sin de­ma­sia­do pe­li­gro. A par­tir de ese mo­men­to, los lo­ca­les apre­ta­ron los dien­tes un po­co, pe­ro lo su­yo fue un re­ci­tal de im­po­ten­cia. El Ma­drid, bien pa­ra-

pe­ta­do atrás con cin­co de­fen­sas, no su­frió pa­ra man­te­ner su ven­ta­ja.

El pa­no­ra­ma cam­bió tras el des­can­so. El Betis sa­lió con mu­cha más am­bi­ción y el Ma­drid se la de­jó en el ves­tua­rio -tam­bién se que­dó Ben­ze­ma, le­sio­na­do-. Los blan­cos es­pe­cu­la­ron des­ca­ra­da­men­te con el re­sul­ta­do y po­co a po­co el Betis fue acer­cán­do­se ca­da vez más al área de Key­lor. La ju­ga­da le sa­lió mal a So­la­ri.

Los blan­cos aca­ba­ron en­ce­rra­dos en su cam­po an­te el aco­so lo­cal. Al prin­ci­pio los bé­ti­cos no en­con­tra­ron la for­ma de ha­cer da­ño, pe­ro tan­to re­cu­ló el Ma­drid, que al fi­nal lle­gó el em­pa­te. El 1-1 lle­gó con in­cer­ti­dum­bre, pues­to que el co­le­gia­do tar­dó en dar va­li­dez al gol de Ca­na­les, aun­que al fi­nal el VAR es­ta­ble­ció que el cán­ta­bro no es­ta­ba en fue­ra de jue­go. Con el 1-1, a So­la­ri no le que­dó más re­me­dio que cam­biar su plan

y re­cu­rrir al ta­len­to dan­do en­tra­da a Da­ni Ce­ba­llos y Brahim, y la ju­ga­da le sa­lió bien. El 12 de Ce­ba­llos al trans­for­mar un li­bre di­rec­to en el 88’ fue ce­le­bra­do con eu­fo­ria en el ban­qui­llo vi­si­tan­te. La vic­to­ria en el Be­ni­to Vi­lla­ma­rín rom­pía la di­ná­mi­ca ne­ga­ti­va en la Li­ga des­de que el equi­po blan­co ha­bía con­quis­ta­do el Mun­dial de Clubs (em­pa­te an­te el Vi­lla­rreal y de­rro­ta an­te la Real So­cie­dad).

Modric fue el au­tor del pri­mer gol del Real Ma­drid tras em­pal­mar un po­ten­te dis­pa­ro des­de la fron­tal del área

//EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.