Ami­gos y so­cios

Sport - - +FÚTBOL - RU­BÉN URÍA · Di­rec­tor de goal.com

AMI­GOS Y SO­CIOS. Den­tro y fue­ra del cam­po. Son Luis Suá­rez y Lio­nel Mes­si, ami­gos y re­si­den­tes en Bar­ce­lo­na. Son, con mu­cha di­fe­ren­cia, el me­jor de­lan­te­ro de la his­to­ria re­cien­te del Bar­ce­lo­na y el me­jor ju­ga­dor de to­dos los tiem­pos. Y son una tu­ne­la­do­ra hu­ma­na de con­ver­tir go­les. An­te el Ba­rça, el Eibar tu­vo va­len­tía ad­mi­ra­ble y pre­sión fie­ra. An­te otro ri­val ha­bría ga­na­do. O al me­nos, re­sis­ti­do. An­te Suá­rez y Mes­si De­mo­li­cio­nes SA, no. Nin­gún equi­po de Pri­me­ra ha mar­ca­do más go­les que Mes­si (17) y Suá­rez (14). En­tre los dos han ano­ta­do 31, los mis­mos que Se­vi­lla y Cel­ta y más que to­do el res­to de LaLiga. Co­mo de­cía Schus­ter. “No ha­ce fal­ta de­cir na­da más”.

Y WI­LLIAMS ARRAN­CÓ SU FE­RRA­RI. Pa­só de ce­ro a cien en una dé­ci­ma de se­gun­do, ace­le­ró, se co­ló en­tre los dos de­fen­sas, corrió co­mo al­ma que lle­va el dia­blo, no le qui­ta­ron pun­tos del car­né de mi­la­gro por­que su­peró el lí­mi­te de ve­lo­ci­dad, re­co­rrió 60 me­tros co­mo si la vi­da la fue­ra en ello, man­tu­vo la pau­sa, re­ga­teó al

por­te­ro y se ga­nó sa­lir por la puer­ta gran­de de San Ma­més. Iñaki Wi­lliams, por fin, se des­qui­tó con el gol. Hi­zo un doblete y ali­vió al Ath­le­tic. La era Ga­ri­tano co­nec­ta cin­co par­ti­dos sin per­der. La cul­pa, Iñaki “Co­ra­zón de León”.

CE­BA­LLOS Y EL KAR­MA. No fa­lla. Sa­lió al Vi­lla­ma­rín, se lle­vó una pi­ta­da gi­gan­tes­ca, en­con­tró una fal­ta al bor­de del área, chu­tó, mar­có y pi­dió per­dón. Tres pun­tos y kar­ma en es­ta­do pu­ro. El Ma­drid su­frió, pe­ro ga­nó. Y de­jó va­rias per­las: cam­bio de sis­te­ma, go­la­zo de Modric, bue­na pre­sión, le­sión de Ben­ze­ma y de­but de Cris­to. De pro­pi­na, lo de Is­co. Pa­ra So­la­ri es el su­plen­te de los suplentes. Del Betis, to­do di­cho: es tan vis­to­so co­mo irre­gu­lar. Ca­paz de ga­nar­le bien al to­do­po­de­ro­so Ba­rça co­mo de ro­zar el ri­dícu­lo an­te el hu­mil­de Hues­ca. Ca­paz de lo me­jor y de lo peor. Fue con el li­rio en la mano y el par­ti­do se le es­ca­pó en­tre los dedos. Y su ver­du­go, pa­ra­do­jas de la vi­da, fue un bé­ti­co: Ce­ba­llos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.