Yo­lan­da Váz­quez Mazariego

Sportlife - - RETOS 2012 -

Des­pués de una ope­ra­ción de Li­ga­men­to Cru­za­do An­te­rior que se com­pli­có con un im­plan­te de car­tí­la­go, se­guir co­rrien­do ma­ra­to­nes es­ta­ba des­car­ta­do por unos años, y mon­tar en bi­ci era la me­jor op­ción pa­ra re­cu­pe­rar­se. Así que pen­sé ¿qué es lo más pa­re­ci­do a un ma­ra­tón en dos rue­das? Sin lu­gar a du­das la Que­bran­tahue­sos. Pa­ra en­tre­nar tu­ve la ayu­da de Chema Ar­gue­das aunque tu­ve que adap­tar su plan a una vi­da en la que por de­lan­te de la bi­ci es­tán mis dos hi­jos y el tra­ba­jo. Le di­je que iba a se­guir co­rrien­do 2 días y na­dan­do otros 2 días, no me lo re­co­men­dó, te­nía que cen­trar­me en bi­ci, al me­nos los 2 me­ses an­tes. Pe­ro es lo que ha­bía, pre­fe­ría ha­cer al­go de de­por­te a dia­rio que no ha­cer na­da por no ha­ber sa­li­do en bi­ci ese día. Mi gran dé­fi­cit era la con­fian­za de ro­dar en gru­po y la téc­ni­ca pa­ra ba­jar los puer­tos. Me vino muy bien ir al Cam­pus de Cho­zas en Ali­can­te en fe­bre­ro y lue­go par­ti­ci­par en dos mar­chas ci­clo­tu­ris­tas: la Ma­llor­ca 167 (es­tu­ve 8 ho­ras en la bi­ci) y la de los La­gos de Co­va­don­ga (en la que me en­fren­té por pri­me­ra vez a un gran puer­to). En la sa­li­da de la QH me pre­sen­té con unos 2.500 km de en­tre­na­mien­to en las pier­nas (mu­chos de ellos re­co­rri­dos jun­to a Félix, un ami­go ju­bi­la­do que fue cla­ve pa­ra ani­mar­me a sa­lir mu­chas ma­ña­nas) y sin en­tre­nar más de 120 km nin­gún día. El día de la QH tu­ve la gran ayu­da de mi gre­ga­rio y ma­ri­do, Fran Chi­co me acom­pa­ñó y me fue dis­tra­yen­do y ayu­dán­do­me (co­me aquí, ba­ja de­trás de mi, cam­bia un pi­ñón...) así pa­sé sin dar­me cuen­ta los tres puer­tos de la QH y con ener­gía. El pro­ble­ma vino ya a 40 km de me­ta cuan­do no­té un do­lor y vi que se me ha­bía in­fla­ma­do mu­cho el to­bi­llo, con­sul­té con los mé­di­cos en el avi­tua­lla­mien­to... me di­je­ron que aban­do­na­ra. Des­pués de to­do el su­fri­mien­to de 7 me­ses en­tre­nan­do, sa­cri­fi­can­do el tiem­po con mi fa­mi­lia…, hi­ce lo que ha­ce­mos to­dos: aguan­tar y se­guir. La ca­be­zo­ne­ría cos­tó más de dos me­ses sin to­car la bi­ci con reha­bi­li­ta­ción dia­ria por una pe­ri­ten­di­ni­tis del ten­dón de Aqui­les. Me die­ron “las mil” pe­ro lle­gua­mos con una son­ri­sa en 9:26 h, que­dan­do la 6.663 de 8.715 en la ge­ne­ral y la 48 de 83 chi­cas ¡qué po­cas so­mos en bi­ci!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.