Un cam­bio to­tal de no que­rer ir al gim­na­sio por ver­guen­za, a ir to­dos los días dos ho­ras o más.

Sportlife - - PERDER PESO -

“Des­de pe­que­ña he si­do una ni­ña con pro­ble­mas de obe­si­dad, ba­ji­ta y ‘re­chon­che­ta’. Fui en­gor­dan­do po­co a po­co y ca­da vez era más se­den­ta­ria y co­mía peor. Me sen­tía mal con­mi­go mis­ma, pe­ro to­do cam­bió en ma­yo de 2013, me le­van­té y de­ci­dí sa­car la mu­jer que lle­vo den­tro, una per­so­na ale­gre, con mu­cha con­ver­sa­ción, ex­tro­ver­ti­da. De­jé atrás a esa ni­ña que se sen­tía mal, lle­na de com­ple­jos, a la que no le gus­ta­ba na­da la ro­pa que se po­nía y no sa­bía afron­tar los pro­ble­mas por mie­do a las crí­ti­cas. Co­men­cé ese mis­mo día a ca­mi­nar, cam­bié mi die­ta drás­ti­ca­men­te. Con el tiem­po me di cuen­ta de que po­día, de que te­nía fuer­zas pa­ra ha­cer lo que me pro­pu­sie­se. Iba vien­do los cam­bios en la bás­cu­la. ¡Sin dar­me cuen­ta, el pri­mer mes per­dí 10 kg! Mi au­to­es­ti­ma co­men­zó a cre­cer, jun­to a la se­gu­ri­dad en mi mis­ma. Mi con­di­ción fí­si­ca me­jo­ra­ba, con lo cual po­día em­pe­zar a ha­cer más de­por­te, co­mo zum­ba y bi­ci­cle­ta es­tá­ti­ca en ca­sa, lue­go la bi­ci­cle­ta nor­mal de ca­lle. Al fin de­ci­dí en­fren­tar­me a mi ma­yor obs­tácu­lo men­tal: el gim­na­sio. Me da­ba mie­do ir por las ri­sas o mi­ra­das, pe­ro cuan­do lle­gué a los 85 kg, lo afron­té de fren­te. Hoy en día ha con­quis­ta­do mi co­ra­zón, voy has­ta los do­min­gos por­que abren to­dos los días. Uti­li­zo las cin­tas, las má­qui­nas de to­ni­fi­ca­ción, las bi­ci­cle­tas es­tá­ti­cas y me en­can­ta el body­com­bat, don­de li­be­ro ener­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.