Es­tos son los cua­tro pa­sos bá­si­cos:

Sportlife - - OUTDOOR TRAINING -

De­ja col­gan­do los bra­zos, las ma­nos abier­tas (sin for­zar la ex­ten­sión de los de­dos, en una aber­tu­ra có­mo­da) y la pun­ta de los pa­los ha­cia atrás. Co­mien­za a dar pa­sos na­tu­ra­les ha­cia de­lan­te. Los bra­zos se ba­lan­cean de for­ma na­tu­ral en ca­da pa­so y arras­tran los pa­los de­trás de ti. Fa­mi­lia­ri­za­do con el mo­vi­mien­to, al ca­bo de quin­ce o vein­te pa­sos, fle­xio­na un po­co el bra­zo de­re­cho y no­ta­rás que el pa­lo se apo­ya en el sue­lo, cie­rra la mano so­bre la em­pu­ña­du­ra. Haz lo mis­mo con el iz­quier­do y des­pués de for­ma al­ter­na­ti­va. Con­ti­núa dan­do pa­sos con el mo­vi­mien­to apren­di­do. Ca­mi­na de ma­ne­ra suel­ta y re­la­ja­da, pe­ro rea­li­zan­do cons­cien­te­men­te los mo­vi­mien­tos de bra­zos. Siem­pre sin for­zar, con aber­tu­ras se­gún sean tus ex­tre­mi­da­des. Aho­ra suel­ta de la em­pu­ña­du­ra la mano que es­tá atrás y fle­xio­na un po­co el bra­zo de de­lan­te, cie­rra la mano de­lan­te­ra so­bre la em­pu­ña­du­ra y aprie­ta so­bre el pa­lo no­tan­do el apo­yo en el sue­lo, ya tie­nes el im­pul­so. La ca­be­za le­van­ta­da y el mo­vi­mien­to re­pe­ti­do, apre­tar-sol­tar. En ca­da pa­so no­ta­rás que la pun­te­ra del pa­lo ade­lan­ta­do te ofre­ce un apo­yo ní­ti­do en el sue­lo, que te ser­vi­rá de pun­to de ini­cio del em­pu­je a tra­vés de los múscu­los del tren su­pe­rior y que trans­mi­ti­rás a los pa­los pa­ra el im­pul­so ha­cia ade­lan­te. Las pier­nas y bra­zos se mue­ven igual que cuan­do se ca­mi­na nor­mal­men­te. Pier­na iz­quier­da, bra­zo de­re­cho. Pier­na de­re­cha, bra­zo iz­quier­do. Las ro­di­llas de­ben per­ma­ne­cer siem­pre li­ge­ra­men­te fle­xio­na­das, nun­ca las es­ti­res del to­do. Le­van­ta la ca­be­za, el ob­je­ti­vo del Wal­kim es au­men­tar el bie­nes­tar y es­to so­lo lo con­se­gui­rás lle­van­do la ca­be­za al­ta y los ojos mi­ran­do al fren­te y el cuer­po er­gui­do. El Wal­kim te ac­ti­va la mus­cu­la­tu­ra de los pies. Cuan­do ca­mi­na­mos, el pie to­ma con­tac­to en el sue­lo con el ta­lón (pa­ra fa­ci­li­tar­lo, pue­des po­ner el ta­lón li­ge­ra­men­te bi­se­la­do) y es­te en ro­ta­ción na­tu­ral desa­rro­lla el mo­vi­mien­to so­bre el bor­de ex­terno del pie has­ta la pri­me­ra ar­ti­cu­la­ción del de­do gor­do. Es­te apo­yo ha de ser ar­mó­ni­co en ca­da pa­so ta­lón-de­dos. El ta­lón ofre­ce el apo­yo y los de­dos del pie de atrás el em­pu­je. La lon­gi­tud de la zan­ca­da es el re­sul­ta­do de los tres pa­sos des­cri­tos y de­pen­de de la ca­li­dad de su apli­ca­ción. Se tra­ta de ade­cuar la lon­gi­tud del pa­so a nues­tras ca­rac­te­rís­ti­cas. Me­jor que los pa­sos no sean de­ma­sia­do am­plios, pues no son fun­cio­na­les. En­cuen­tra una zan­ca­da con la que te sien­tas bien, ya que es la ba­se de la re­la­ja­ción, el bie­nes­tar y so­bre to­do del er­gui­mien­to de la es­pa­da me­dian­te unos pies que fun­cio­nan. “Co­ger y sol­tar”, los bra­zos jue­gan un pa­pel muy im­por­tan­te pa­ra al­can­zar el em­pleo ac­ti­vo del pa­lo y al co­ger­lo y sol­tar­lo al­ter­na­ti­va­men­te no se te hin­cha­rán las ma­nos. La mano es­tá ce­rra­da al cla­var el pa­lo y se abre al mo­ver­la ha­cia atrás a la al­tu­ra de la ca­de­ra. Es­ta con­trac­ción-re­la­ja­ción de la mus­cu­la­tu­ra del an­te­bra­zo, bra­zo y hom­bro te ayu­da­rá a es­tar re­la­ja­do. Los hom­bros es­tán suel­tos, re­la­ja­dos y li­ge­ra­men­te ha­cia atrás. Los pa­los de­ben ir cer­ca del cuer­po y pa­ra­le­los al sen­ti­do de la mar­cha y coor­di­na­dos con el pa­so de ca­da uno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.