Hie­rro he­mo

Sportlife - - SALUD -

hie­rro no he­mo. El hie­rro he­mo es el que se ab­sor­be me­jor y se en­cuen­tra en los ali­men­tos de ori­gen ani­mal co­mo vís­ce­ras (hí­ga­do), car­nes rojas (buey, co­ne­jo, cer­do, caballo), aves (pa­vo, pi­chón, fai­sán), pes­ca­dos y mo­lus­cos (al­me­jas, os­tras, ber­be­re­chos, me­ji­llo­nes, etc.) y ye­ma de hue­vo. Nadie sa­be qué le pa­sa cuan­do apa­re­ce la de­pre­sión, pero ade­más de tris­te­za, pe­si­mis­mo y apa­tía, apa­re­ce can­san­cio, pro­ble­mas de sue­ño y es­ca­sez de ener­gía. La de­pre­sión ya no es una `in­ven­ción' o un `cuen­to chino', y ha de­ja­do de ser ig­no­ra­da por to­dos pa­ra ser re­co­no­ci­da co­mo una en­fer­me­dad que pue­de afec­tar a cual­quie­ra y cu­yos sín­to­mas pue­den du­rar me­ses e in­clu­so años si no se bus­ca un tra­ta­mien­to. No exis­ten prue­bas mé­di­cas pa­ra diag­nos­ti­car la de­pre­sión, los mé­di­cos aho­ra es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra re­co­no­cer los sín­to­mas tan variados, que van des­de la fa­ti­ga, in­som­nio, cam­bios de hu­mor, an­sie­dad, tris­te­za, pér­di­da de ape­ti­to y adel­ga­za­mien­to, o lo con­tra­rio, de­seo in­con­tro­la­ble de co­mer al­gu­nos ali­men­tos ri­cos en car­bohi­dra­tos ge­ne­ral­men­te y su con­se­cuen­te ga­nan­cia de ape­ti­to, do­lo­res fí­si­cos sin cau­sa, des­de do­lor de ca­be­za a pro­ble­mas di­ges­ti­vos, etc., y en los ca­sos más gra­ves la tris­te­za va aso­cia­da con el aban­dono to­tal y ten­den­cias sui­ci­das. Todo es po­si­ble en la de­pre­sión, y es im­por­tan­te que los mé­di­cos de fa­mi­lia los iden­ti­fi­quen a tiem­po pa­ra em­pe­zar cuan­to el tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co y/o psi­co­ló­gi­co. Cu­rio­sa­men­te, hay mu­chas per­so­nas que han sa­li­do de la de­pre­sión gra­cias al de­por­te, a pe­sar de que no te­nían ni ga­nas ni ener­gía pa­ra po­ner­se las za­pa­ti­llas, pero un pe­que­ño em­pu­jón los lle­vo a em­pe­zar a co­rrer, apun­tar­se al gim­na­sio, o co­ger la bi­ci­cle­ta, en­tre otros de­por­tes, y ha si­do el me­jor tra­ta­mien­to pa­ra sa­lir del fondo del po­zo, co­mo mu­chos de­fi­nen a la de­pre­sión. La ex­pli­ca­ción es­tá en que el ejer­ci­cio fí­si­co ge­ne­ra en­dor­fi­nas en­tre otras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.