Ori­gen prin­ci­pal de los ca­lam­bres es­tá en el ner­vio, y no en el múscu­lo.

Sportlife - - DUDO, LUEGO ENTRENO -

Una em­pre­sa ame­ri­ca­na pre­sen­tó en el Con­gre­so del Co­le­gio Ame­ri­cano de Me­di­ci­na de­por­ti­va de 2016 (1)* un pro­duc­to con sa­bor a ju­go de pe­pi­ni­llos he­cho de una mez­cla de plan­tas, de pi­mien­to pi­can­te, de jen­gi­bre y ca­ne­la, pa­ra com­ba­tir los ca­lam­bres mus­cu­la­res. Ya pro­bé es­ta be­bi­da el año pa­sa­do y es­cri­bí so­bre sus efec­tos, así que te ex­pli­co de for­ma sen­ci­lla que se ba­sa en que su sa­bor pi­can­te ha­ce que los re­cep­to­res sen­so­ria­les se es­ti­mu­len en la bo­ca y en el esó­fa­go, so­bre­car­gan­do los re­cep­to­res ner­vio­sos y pro­du­cien­do una es­pe­cie de efec­to ador­me­ce­dor a ni­vel del SNC que re­per­cu­te en la in­hi­bi­ción de la sa­li­da mo­to­ra mus­cu­lar, re­la­jan­do las fi­bras. El fun­da­men­to de es­te nue­vo pro­duc­to de sa­bor fuer­te (áci­do y pi­can­te) a ba­se de áci­do acé­ti­co y con sa­bor a ju­go de pe­pi­ni­llos y ca­ne­la, es que al pa­re­cer des­en­ca­de­na una reac­ción de los re­cep­to­res TRP que se ac­ti­van an­te los sa­bo­res fuer­tes y pi­can­tes. Al­go que ocu­rre con el ajo, la mos­ta­za, el pi­can­te de los ja­la­pe­ños, etc. que tam­bién con­tie­nen cap­sai­ci­na. De al­gu­na for­ma to­da­vía no ex­pli­ca­da con exac­ti­tud, es­ta reac­ción ner­vio­sa de Co­mo ves son va­rias las teo­rías que tra­tan de ex­pli­car las cau­sas de los ca­lam­bres, la ma­yo­ría de es­tu­dios coin­ci­den en que es la fa­ti­ga ner­vio­sa del múscu­lo en ejer­ci­cio la pro­ta­go­nis­ta de la con­trac­ción in­vo­lun­ta­ria.Es­ta es la ra­zón por la cual los ca­lam­bres ocu­rren con más fre­cuen­cia en los se­gun­dos tiem­pos y en los gru­pos mus­cu­la­res que par­ti­ci­pan di­rec­ta­men­te en el ejer­ci­cio, ge­me­los, is­quio­ti­bia­les, etc. Las in­ves­ti­ga­cio­nes mues­tran que las de­fi­cien­cias de po­ta­sio, mag­ne­sio o la pér­di­da de agua y so­dio por el su­dor no los cau­san en la ma­yo­ría de los ca­sos. Pe­ro aun­que en­tien­do que, co­mo Gar­bi­ñe, tú tam­bién quie­ras pro­bar es­te nue­vo pro­duc­to pi­can­te que te co­men­to (2)*, apro­ve­cho la oca­sión pa­ra re­cor­dar que es muy im­por­tan­te que los de­por­tis­tas se hi­dra­ten ade­cua­da­men­te cuan­do se com­pi­te en con­di­cio­nes de ca­lor, hu­me­dad y au­sen­cia de vien­to. Be­bien­do fre­cuen­te­men­te agua con sa­les mi­ne­ra­les e hi­dra­tos de car­bono, ase­gu­ra­re­mos la ener­gía y el ni­vel de hi­dra­ta­ción pa­ra la óp­ti­ma rea­li­za­ción de la con­trac­ción y de la re­la­ja­ción mus­cu­lar, tan­to en los en­tre­na­mien­tos co­mo en las com­pe­ti­cio­nes. Re­fe­ren­cias: 1* Ef­fect of HOTSHOT was shown in a dou­ble­blind, vehi­cle-con­tro­lled, cros­so­ver study of 20 sub­jects who ma­xi­mally con­trac­ted one calf mus­cle un­til cram­ping oc­cu­rred. In­ves­ti­ga­ción di­ri­gi­da por la Uni­ver­si­dad de Penn Sta­te y pre­sen­ta­da en la con­fe­ren­cia Ex­pe­ri­men­tal Bio­logy 2016. 2* In­ges­tion of tran­sient re­cep­tor po­ten­tial chan­nel ago­nists at­te­nua­tes exer­ci­se-in­du­ced mus­cle cramps. Craig­head et col. Mus­cle Ner­ve. 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.