Que no se me no­te tan­to el pa­so del tiem­po El equi­po de Sport Li­fe es­pe­ra tus pre­gun­tas

Sportlife - - DUDDO, LUEGO ENTRENO -

To­ma­tes que ya no sa­ben a to­ma­te

He leí­do en la revista Con­su­mer que hay un es­tu­dio que ex­pli­ca por qué los to­ma­tes ya no sa­ben a to­ma­te. ¿Hay una ex­pli­ca­ción cien­tí­fi­ca pa­ra es­to? Her­nán, As­tu­rias. Efec­ti­va­men­te, se ha pu­bli­ca­do una in­ves­ti­ga­ción en la revista Scien­ce que prue­ba que la ma­yo­ría de los to­ma­tes co­mer­cia­les han per­di­do el sa­bor de los de an­tes. La ex­pli­ca­ción es­tá en que las va­rie­da­des ge­né­ti­cas que se han ido se­lec­cio­nan­do pa­ra cul­ti­var cre­cen rá­pi­do y se man­tie­nen más tiem­po sin es­tro­pear­se, pe­ro han per­di­do los com­po­nen­tes que dan el sa­bor a to­ma­te. Al se­cuen­ciar el ADN de la plan­ta del to­ma­te, han en­con­tra­do que hay 100 re­gio­nes en el ADN re­la­cio­na­das con unos 20 com­pues­tos vo­lá­ti­les, res­pon­sa­bles de la in­ten­si­dad y el sa­bor a to­ma­te. En las va­rie­da­des co­mer­cia­les, ca­si han des­apa­re­ci­do es­tos com­pues­tos, pe­ro afor­tu­na­da­men­te, si­guen pre­sen­tes en los to­ma­tes tra­di­cio­na­les; por lo que bas­ta­ría con vol­ver a cul­ti­var es­tos to­ma­tes de huer­ta an­ti­gua, pa­ra vol­ver a te­ner to­ma­tes con sa­bor, ¡aun­que tar­den más en ma­du­rar y se echen a per­der an­tes! –Yo­lan­da Vázquez Ma­za­rie­go To­ca­yo, creo que so­mos de la mis­ma quin­ta, a ver si me pue­des acon­se­jar al res­pec­to. Lle­vo to­da mi vi­da com­pi­tien­do en ci­clis­mo tan­to de mon­ta­ña co­mo en ca­rre­te­ra, es­toy muy del­ga­do y siem­pre me han echa­do más años de lo que ten­go, ten­go la piel muy arru­ga­da y po­co pe­lo... Apar­te de que me gus­ta­ría te­ner un po­co más de múscu­lo, ¿qué pue­do ha­cer pa­ra que el pa­so del tiem­po no se me no­te tan­to?, ¿y pa­ra vi­vir más?, ¿crees que de­bo ha­cer pe­sas? Alberto Fer­nán­dez Gi­mé­nez El de­por­te de ªcier­toº ren­di­mien­to tie­ne dos ca­ras: por un la­do apor­ta nu­me­ro­sos be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud y por otro un ma­yor ries­go de le­sión por des­gas­te ten­di­no­so y ar­ti­cu­lar, en es­pe­cial los de­por­tes de re­sis­ten­cia. A esa so­bre­so­li­ci­ta­ción del or­ga­nis­mo en oca­sio­nes ªal lí­mi­teº de la com­pe­ti­ción, hay que su­mar­le el efec­to ne­ga­ti­vo que una ex­ce­si­va ex­po­si­ción so­lar du­ran­te años, lo que ace­le­ra el en­ve­je­ci­mien­to de la piel. Es fre­cuen­te es­cu­char otros ar­gu­men­tos ne­ga­ti­vos acer­ca del de­por­te de com­pe­ti­ción, pe­ro en es­te sen­ti­do creo que so­lo en­ca­jan en aque­llos ca­sos que re­cu­rren de for­ma frau­du­len­ta a la uti­li­za­ción de ªsus­tan­cias quí­mi­cas ex­ter­na­sº. To­do lo que se lo­gre con es­fuer­zo, des­can­so y una ade­cua­da ali­men­ta­ción se­ría sa­lu­da­ble. Du­ran­te mu­cho tiem­po se ha es­cu­cha­do el ar­gu­men­to sin evi­den­cia cien­tí­fi­ca de que ªel de­por­te de com­pe­ti­ción es ma­lo pa­ra la sa­lud y que fa­vo­re­ce el en­ve­je­ci­mien­toº. Es cier­to que en es­te sen­ti­do no ayu­dan los cuer­pos de los ci­clis­tas de gran­des vuel­tas, que lle­van el or­ga­nis­mo a la ex­te­nua­ción y tras ellas que­dan fa­mé­li­cos. Pe­ro los es­pe­cia­lis­tas en fi­sio­lo­gía es­tán de acuer­do en que el ejer­ci­cio fí­si­co de re­sis­ten­cia au­men­ta la es­pe­ran­za de vi­da. In­clu­so hay es­tu­dios que con­fir­man que cuan­to más de re­sis­ten­cia sea la es­pe­cia­li­dad, ma­yor es la es­pe­ran­za de vi­da. Co­mo di­ce Ale­jan­dro Lu­cía, ca­te­drá­ti­co de Fi­sio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Eu­ro­pea de Ma­drid, ªla cla­ve es­tá no tan­to en el ti­po

de de­por­te sino en el he­cho de que los de­por­tis­tas de re­sis­ten­cia lle­van un es­ti­lo de vi­da más ac­ti­vo, co­men más fru­tas y ver­du­ras, no fu­man ni be­ben al­cohol, des­can­san más, etc. En de­fi­ni­ti­va, se cui­dan más y es­to es lo que les lle­va­rá a vi­vir má­sº. Los re­sul­ta­dos lo con­fir­man por­que los ci­clis­tas de com­pe­ti­ción in­cre­men­tan la lon­ge­vi­dad me­dia en un 17%. Res­pec­to a tu preo­cu­pa­ción por las arru­gas y por el es­ta­do de tu piel, es inexo­ra­ble que tan­to los efec­tos del sol co­mo el pa­so del tiem­po va­yan de­jan­do hue­llas en nues­tra ca­ra, pe­ro sí que hay co­sas que pue­des ha­cer pa­ra mi­ni­mi­zar sus efec­tos ne­ga­ti­vos, co­mo pro­te­ger­te de la ra­dia­ción so­lar di­rec­ta, ma­yor en ve­rano, a ma­yor al­tu­ra, con cie­los des­pe­ja­dos o du­ran­te las ho­ras cen­tra­les del día. Den­tro de la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta los ra­yos UVB han au­men­ta­do al de­te­rio­rar­se la ca­pa de ozono y se les atri­bu­ye la res­pon­sa­bi­li­dad de que­ma­du­ras pun­tua­les y de fa­vo­re­cer el en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo, in­clu­so de desa­rro­llar cán­cer de piel. Me gus­ta­ría pun­tua­li­zar en­tre tan­ta ad­ver­si­dad que ªel sol es sa­lu­dº si se to­ma en su jus­ta me­di­da, por­que es­ti­mu­la la sín­te­sis de vi­ta­mi­na D la cual fa­vo­re­ce el for­ta­le­ci­mien­to óseo pre­vi­nien­do la os­teo­po­ro­sis, re­fuer­za el sis­te­ma in­mu­ne y crea sen­sa­ción de bie­nes­tar al li­be­rar en­dor­fi­nas. Pe­ro los ci­clis­tas de­be­mos te­ner en cuen­ta que po­de­mos re­ci­bir una ex­ce­si­va can­ti­dad de ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta si pe­da­lea­mos du­ran­te ho­ras, en es­pe­cial si lo ha­ce­mos en las ho­ras cen­tra­les del día. Cuan­do la ra­dia­ción que re­ci­be nues­tra piel es su­pe­rior a la sa­lu­da­ble, la piel res­pon­de a la agre­sión me­dian­te la oxi­da­ción y pro­duc­ción de me­la­ni­na, el pig­men­to que nos bron­cea dan­do co­mo re­sul­ta­do una ma­yor pro­tec­ción a las fu­tu­ras agre­sio­nes. Las que­ma­du­ras y el en­ve­je­ci­mien­to de la piel se fa­ci­li­tan cuan­do la ex­po­si­ción a los ra­yos del sol es su­pe­rior a la ca­pa­ci­dad de la piel pa­ra ge­ne­rar me­la­ni­na pa­ra de­fen­der­se. Es­to ace­le­ra el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to y se ma­ni­fies­ta me­dian­te la pér­di­da de elas­ti­ci­dad y una ma­yor pre­sen­cia de arru­gas es­pe­cial­men­te en la ca­ra y en el cue­llo. Por ello te re­co­mien­do que uses siem­pre cre­ma de al­ta pro­tec­ción es­pe­cial­men­te en la ca­ra y tras los en­tre­nos te des acei­te de ro­sa de mos­que­ta, que es un acei­te que con­tie­ne áci­dos gra­sos esen­cia­les, an­ti­oxi­dan­tes y vi­ta­mi­nas (A, C y E) que lo con­vier­ten en un acei­te ideal pa­ra com­ba­tir los efec­tos del en­ve­je­ci­mien­to so­bre la piel. Prin­ci­pal­men­te es­tos efec­tos se de­ben a que los an­ti­oxi­dan­tes y vi­ta­mi­na C pe­ne­tran en las ca­pas más pro­fun­das de la piel es­ti­mu­lan­do la pro­duc­ción de co­lá­geno, re­du­cien­do las lí­neas de ex­pre­sión y las arru­gas del ros­tro. Doy por he­cho que usas unas bue­nas ga­fas con len­tes que cum­plen los re­qui­si­tos de la ca­te­go­ría 1, de má­xi­ma ca­li­dad óp­ti­ca, ga­ran­ti­zan­do una pro­tec­ción to­tal fren­te a los ra­yos UVA, UVB y UVC. Si ade­más las len­tes son po­la­ri­za­das eli­mi­na­rán los re­fle­jos de su­per­fi­cies bri­llan­tes co­mo el agua o el as­fal­to mo­ja­do, re­du­cien­do el can­san­cio ocu­lar, los da­ños en la re­ti­na y eli­mi­nan­do la ex­pre­sión de ªfrun­cir ce­ño­sº. Y res­pec­to a ga­nar más ma­sa mus­cu­lar es­toy con­ven­ci­do de la ne­ce­si­dad de ha­cer ejer­ci­cios de fuer­za 2 o 3 ve­ces por se­ma­na que te ser­vi­rá en tu ca­so no so­lo pa­ra ªmus­cu­la­rº, sino tam­bién pa­ra fre­nar los efec­tos del en­ve­je­ci­mien­to ce­lu­lar. Co­mo de­mues­tra un cu­rio­so es­tu­dio*(1), el en­tre­na­mien­to de fuer­za de al­ta in­ten­si­dad rea­li­za­do con pe­sos de for­ma in­ter­va­la­da va­rias ve­ces a la se­ma­na, mos­tró un re­ju­ve­ne­ci­mien­to ce­lu­lar que se ma­ni­fes­tó con una me­jor ca­pa­ci­dad de las mi­to­con­drias pa­ra pro­du­cir ener­gía, y con un ma­yor nú­me­ro y una me­jor sa­lud ge­ne­ral de ellas. Alberto Cebollada

Re­fe­ren­cias:

1*Matt­hew M. Ro­bin­son et col. En­han­ced Pro­tein Trans­la­tion Un­der­lies Im­pro­ved Me­ta­bo­lic and Phy­si­cal Adap­ta­tions to Dif­fe­rent Exer­ci­se Trai­ning Mo­des in Young and Old Hu­mans. Cell Me­ta­bo­lism Mar­zo 2017.

¿Press con man­cuer­na o con ba­rra?

Cuan­do me to­ca ha­cer press de hom­bro siem­pre me plan­teo si es me­jor rea­li­zar­lo con ba­rra o con una man­cuer­na ¿qué di­fe­ren­cia exis­te? Pa­blo Ma­teo (Ali­can­te) En ge­ne­ral la ma­yo­ría pre­fie­re uti­li­zar la ba­rra, ya que es po­si­ble le­van­tar ma­yor pe­so y es­te pa­re­ce ser el úni­co cri­te­rio que im­por­ta pen­san­do erró­nea­men­te que a ma­yor car­ga le­van­ta­da, ma­yor desa­rro­llo de la fuer­za o hi­per­tro­fia. Es cier­to que le­van­tar car­gas ele­va­das con­si­gue un gran es­tí­mu­lo hor­mo­nal y desa­rro­llo de la fuer­za de ba­se, pe­ro tam­bién es cier­to que rea­li­zar ejer­ci­cios uni­la­te­ra­les co­mo es el ca­so del press con una man­cuer­na que apor­ta im­por­tan­tes be­ne­fi­cios: · Li­ber­tad de mo­vi­mien­to per­mi­tien­do un aga­rre neu­tro más na­tu­ral · Ma­yor par­ti­ci­pa­ción del co­re co­mo es­ta­bi­li­za­dor · In­cre­men­to de la coor­di­na­ción in­ter­mus­cu­lar · Tra­ba­jo más equi­li­bra­do Mi re­co­men­da­ción es que uti­li­ces las dos va­ria­cio­nes: con ba­rra me­jor pa­ra se­ries in­ten­sas co­mo pue­de ser una pi­rá­mi­de ba­jan­do has­ta 6 o 4 re­pe­ti­cio­nes y eli­jas la va­ria­ble con man­cuer­nas pa­ra ob­je­ti­vos más de hi­per­tro­fia con car­gas sub­má­xi­mas (8-10) re­pe­ti­cio­nes u orien­ta­cio­nes de fuer­za-re­sis­ten­cia con al­tas re­pe­ti­cio­nes (12-15). –Do­min­go Sán­chez

Press con ba­rra pa­ra car­gas ele­va­das, ya que per­mi­te ma­yor es­ta­bi­li­dad. Press con una man­cuer­na pa­ra tra­ba­jos me­ta­bó­li­cos o hi­per­tro­fia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.