MÁS DA­TOS QUE TE CON­VEN­CE­RÁN

Sportlife - - FITNESS -

Los glú­teos:

Unas pier­nas fuer­tes son si­nó­ni­mo de buen ren­di­mien­to de­por­ti­vo, ma­yor agi­li­dad, des­tre­za en los mo­vi­mien­tos y equi­li­brio cor­po­ral. Es ra­ro ver a al­guien con un tren in­fe­rior bru­tal y unos bra­zos y tron­co sin ape­nas múscu­lo. ¿Por qué de­bo en­tre­nar glú­teos, i squio­ti­bia­les, cuá­dri­ceps y ge­me­los? Ren­di­mien­to, bue­na con­di­ción fí si­ca, sa­lud, equi­li­brio mor­fo­ló­gi­co… se di­vi­den en ma­yor, me­dio y me­nor. El glú­teo ma­yor es un múscu­lo fuer­te y vo­lu­mi­no­so que ayu­da a la pro­pul­sión du­ran­te la ca­rre­ra y ac­túa en las ac­cio­nes que re­quie­ren fuer­za, es el más im­por­tan­te ex­ten­sor de la ca­de­ra (es el en­car­ga­do de lle­var el mus­lo ha­cia atrás) tam­bién es un ro­ta­dor ex­terno de la ca­de­ra y es­ta­bi­li­za­dor de la pel­vis. El glú­teo me­dio y el me­nor son ab­duc­to­res de la ca­de­ra, es de­cir, ac­túan des­pla­zan­do la pier­na ha­cia el ex­te­rior, se­pa­rán­do­la del cuer­po. Am­bos múscu­los son im­por­tan­tes cuan­do ne­ce­si­ta­mos es­ta­bi­li­zar la pel­vis, por ejem­plo cuan­do nos en­con­tra­mos so­bre un so­lo apo­yo o en si­tua­cio­nes de des­equi­li­brio.

Los is­quio­ti­bia­les:

for­ma­dos por el bí­ceps fe­mo­ral, se­mi­ten­di­no­so y se­mi­mem­bra­no­so, son los prin­ci­pa­les fle­xo­res de la ar­ti­cu­la­ción de la ro­di­lla. Tra­ba­jan de for­ma im­por­tan­te du­ran­te la ca­rre­ra, los sal­tos y en to­das las ac­cio­nes que su­po­nen un des­pla­za­mien­to. Es nor­mal en­con­trar per­so­nas que pre­sen­tan cier­to dé­fi­cit mus­cu­lar en es­ta zo­na. Es ló­gi­co, ya que si no se en­tre­na de for­ma es­pe­cí­fi­ca y con­tro­la­da es­tos múscu­los sue­len pre­sen­tar cier­to acor­ta­mien­to e hi­po­to­nía mus­cu­lar. Es­to se de­be en gran me­di­da a una des­com­pen­sa­ción en el tra­ba­jo de la mus­cu­la­tu­ra an­te­rior y pos­te­rior de la pier­na y al es­ca­so o nu­lo tra­ba­jo de fle­xi­bi­li­dad y es­ti­ra­mien­tos so­bre es­ta re­gión.

El cuá­dri­ceps:

es­tá for­ma­do por cua­tro vien­tres mus­cu­la­res, el rec­to fe­mo­ral, el vas­to in­terno, el vas­to ex­terno y el cru­ral. Es el más im­por­tan­te ex­ten­sor de la ro­di­lla y ade­más es fle­xor de la ca­de­ra. Es im­pres­cin­di­ble pa­ra cual­quier mo­vi­mien­to, co­rrer, sal­tar, cam­biar de di­rec­ción el mo­vi­mien­to...

Los ge­me­los:

son es­ta­bi­li­za­do­res del fé­mur y evi­tan que es­te se des­equi­li­bre ha­cia de­lan­te en los mo­vi­mien­tos de fle­xión. Ade­más, ac­túan co­mo fle­xor en el to­bi­llo. Son ca­pa­ces de pro­du­cir más fuer­za cuan­do las ro­di­llas es­tán ex­ten­di­das y el to­bi­llo fle­xio­na­do. Lo ideal pa­ra tra­ba­jar los ge­me­los es in­vo­lu­crar­los en ejer­ci­cios glo­ba­les, en­tre­nan­do mo­vi­mien­tos reales y no múscu­los ais­la­dos. ¿To­da­vía no es­tás con­ven­ci­do? ¿Qué me di­rías si ade­más de en­tre­nar las pier­nas pu­die­ras ejer­ci­tar to­da la mus­cu­la­tu­ra del tren su­pe­rior de for­ma efi­caz e in­ten­sa? Cuan­do que­re­mos tra­ba­jar las pier­nas lo más sen­ci­llo es acu­dir a la pren­sa en má­qui­na o a la ex­ten­so­ra de cuá­dri­ceps y su ho­mó­lo­ga des­ti­na­da a la mus­cu­la­tu­ra de la par­te pos­te­rior del mus­lo. Al­gu­nos pre­fie­ren rea­li­zar zan­ca­das con man­cuer­nas o sen­ta­di­llas (un gran ejer­ci­cio) pe­ro po­cos, muy po­cos in­te­gran to­do el tra­ba­jo de pier­nas en su se­sión de tren su­pe­rior. El re­sul­ta­do es una ru­ti­na de al­to con­su­mo ener­gé­ti­co que man­ten­drá ac­ti­vo al me­ta­bo­lis­mo du­ran­te más tiem­po. Gra­cias a es­to va­mos a me­jo­rar nues­tro ren­di­mien­to de­por­ti­vo y con­di­ción fí­si­ca. Sin du­da, una gran no­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.