¿CUÁL ES EL ME­JOR TRA­TA­MIEN­TO?

Sportlife - - LESIONES DEL DEPORTE -

El tra­ta­mien­to es en reali­dad sen­ci­llo, pe­ro nos en­con­tra­mos an­te una de las pa­to­lo­gías con ma­yor ín­di­ce de fra­ca­sos en los re­sul­ta­dos ya sea por des­co­no­ci­mien­to o por la apli­ca­ción de tra­ta­mien­tos ob­so­le­tos que con­lle­van fi­nal­men­te in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas que en la in­men­sa ma­yo­ría de los ca­sos no se­rían ne­ce­sa­rias si se ha­cen las co­sas bien des­de el prin­ci­pio.

1/ PRUE­BAS DIAG­NÓS­TI­CAS POR IMA­GEN

Lo pri­me­ro es diag­nos­ti­car me­dian­te Ra­yos X si es­ta­mos so­lo an­te una fas­ci­tis, se tra­ta de una fas­ci­tis con es­po­lón o bien una bur­si­tis ta­lar.

2/ TRA­TA­MIEN­TO COM­BI­NA­DO

Una vez que te­ne­mos cla­ro an­te qué le­sión es­ta­mos, po­de­mos apli­car un tra­ta­mien­to com­bi­na­do de fi­sio­te­ra­pia, pa­ra la me­jo­ra del es­ta­do de las par­tes blan­das, y or­to­pe­dia de­por­ti­va, pa­ra evi­tar el ori­gen de la le­sión y man­te­ner la me­jo­ría in­du­ci­da por el tra­ba­jo de fi­sio­te­ra­peu­ta.

3/ USO DE PLAN­TI­LLAS

Una bue­na plan­ti­lla reali za­da por un po­dó­lo­go es­pe­cia­li­za­do tie­nen el ob­je­ti­vo de con­tro­lar la al­te­ra­ción bio­me­cá­ni­ca cau­san­te de la pa­to­lo­gía y man­te­ner re­la­ja­da la fas­cia plan­tar, dis­mi­nu­yen­do la ten­sión me­dian­te una ªta­lo­ne­ra cor­taº pa­ra re­la­jar la ta­lo­ne­ra pos­te­rior, los ge­me­los y el só­leo. Con la dis­ten­sión que fa­ci­li­ta la ta­lo­ne­ra (que se eli­mi­na una vez ter­mi­na­do el tra­ta­mien­to) el fi­sio­te­ra­peu­ta tra­ba­ja me­jor y con ma­yor ren­di­mien­to te­ra­péu­ti­co. Las plan­ti­llas son tra­ta­mien­tos muy de­li­ca­dos, que re­quie­ren un diag­nós­ti­co pre­vio que so­lo pue­de ser rea­li­za­do por un mé­di­co fa­cul­ta­ti­vo o un po­dó­lo­go. De otra ma­ne­ra, te­ne­mos ase­gu­ra­do el fra­ca­so en el tra­ta­mien­to.

4/ BUE­NA ELEC­CIÓN DE LAS ZA­PA­TI­LLAS

Es­te apar­ta­do es de­li­ca­do. Te­ne­mos in­nu­me­ra­bles mo­de­los, mar­cas y va­ria­cio­nes de za­pa­ti­llas den­tro del cal­za­do de­por­ti­vo. Es im­por­tan­te re­sal­tar que no son las za­pa­ti­llas l as que nos le­sio­nan, sino los mi­les de im­pac­tos so­bre una su­per­fi­cie inade­cua­da, sin una bue­na téc­ni­ca o con una pi­sa­da que pue­de fa­vo­re­cer el ries­go de le­sión. No obs­tan­te, hay za­pa­ti­llas con ªtur­bo­rreac­to­re­sº, sue­las de mue­lles, ba­lan­ci­nes o si­mi­la­res que si bien no le­sio­nan en sí mis­mas, au­men­tan al­ta­men­te la po­si­bi­li­dad de le­sión al fa­vo­re­cer la al­te­ra­ción bio­me­cá­ni­ca. Con­for­me a mi cri­te­rio, la za­pa­ti­lla ha de ser sen­ci­lla, de sue­la de cau­cho de me­dia den­si­dad, fle­xi­ble, con con­tra­fuer­te rí­gi­do, sue­la no ex­ce­si­va­men­te grue­sa y neu­tra. So­bre esa za­pa­ti­lla neu­tra el po­dó­lo­go pue­de in­tro­du­cir una plan­ti­lla es­pe­cí­fi­ca pa­ra las ne­ce­si­da­des de ca­da atle­ta. Se­gún la ªpo­do­lo­gía fo­ren­seº no exis­ten dos pi­sa­das, dos pies igua­les por lo que por mu­cho que in­ten­ten las mar­cas per­so­na­li­zar el cal­za­do, no pue­den lle­gar a cu­brir las ne­ce­si­da­des ªte­ra­péu­ti­ca­sº de ca­da per­so­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.