NA­VI­DA­DES DE­POR­TI­VAS EN FA­MI­LIA

Sportlife - - CONTENTS -

Apren­de a co­rrer con ca­rri­to, haz yo­ga con los pe­ques y des­cu­bre si tus hi­jos es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra com­pe­tir.

En­fer­me­da­des in­fan­ti­les y le­sio­nes en eta­pa de cre­ci­mien­to

Otra pre­gun­ta ne­ce­sa­ria pa­ra eva­luar el es­ta­do de sa­lud del ni­ño de­por­tis­ta son las en­fer­me­da­des in­fan­ti­les que ha pa­de­ci­do, por si han po­di­do te­ner con­se­cuen­cias en su desa­rro­llo fí­si­co o aca­rrear pa­to­lo­gías cró­ni­cas, y tam­bién si ha su­fri­do frac­tu­ras en la lá­mi­na de cre­ci­mien­to (me­tá­fi­sis en hue­sos lar­gos co­mo ti­bia o ra­dio), por si es­to ha pro­du­ci­do un de­fec­to en el cre­ci­mien­to. Tam­bién se­ría con­ve­nien­te sa­ber si han su­fri­do al­gún ti­po de le­sión en las ar­ti­cu­la­cio­nes de ro­di­lla y to­bi­llo.

¿Qué pa­sa si el elec­tro arro­ja da­tos ines­pe­ra­dos?

So­bre to­do, no hay que asus­tar­se an­tes de tiem­po. En el ca­so de los ni­ños que ha­gan mu­cho de­por­te es po­si­ble que in­clu­so a eda­des tem­pra­nas (12 años) pre­sen­ten el co­ra­zón hi­per­tro­fia­do en el ven­trícu­lo iz­quier­do, lo que se co­no­ce co­mo co­ra­zón del de­por­tis­ta, lo más pro­ba­ble es que se tra­te de es­to y sea una adap­ta­ción de­por­ti­va, pe­ro pa­ra des­car­tar cual­quier pa­to­lo­gía ha­bría que ha­cer­le al me­nor una eco­gra­fía car­dia­ca. Es­to le ocu­rrió a Ni­co du­ran­te es­ta mis­ma re­vi­sión y a la se­ma­na si­guien­te se le hi­zo una eco­gra­fía, y efec­ti­va­men­te se tra­ta­ba de una hi­per­tro­fia del de­por­tis­ta que no im­pli­ca­ba más pro­ble­mas.

Prue­ba de es­fuer­zo, ¿siem­pre a los 12 años?

No, de­pen­de­rá de la ma­du­rez del ni­ño. Pa­ra so­me­ter al ni­ño a una prue­ba de es­fuer­zo pri­me­ro de­be­mos es­tar se­gu­ros de que pre­sen­ta la ma­du­rez su­fi­cien­te. En una prue­ba de es­fuer­zo de­be­mos po­ner el cuer­po al lí­mi­te y se alcanzan ni­ve­les al­tos de su­fri­mien­to, si el ni­ño no es­tá acos­tum­bra­do a cier­to ni­vel de su­fri­mien­to ha­cien­do de­por­te, no tie­ne sen­ti­do so­me­ter­lo aún a es­ta prue­ba y ha­bría que es­pe­rar un po­co más. En el ca­so de Ni­co­lás y Pau­la, am­bos es­tán acos­tum­bra­dos a po­ner su cuer­po al lí­mi­te por­que son ni­ños muy in­quie­tos y que rea­li­zan al­tas do­sis de de­por­te a la se­ma­na, por lo que pa­sa­ron es­ta prue­ba sin gran­des pa­de­ci­mien­tos.

¿Qué da­tos re­ve­la la prue­ba de es­fuer­zo?

Si el co­ra­zón va bien y fun­cio­na de for­ma sa­lu­da­ble, sin pa­to­lo­gías, con el rit­mo ade­cua­do y sin arrit­mias ni la­ti­dos ex­tra­or­di­na­rios. Ven­ti­la­ción, el con­su­mo de oxí­geno en ni­ve­les má­xi­mos. Test de lac­ta­to pa­ra eva­luar el um­bral anae­ró­bi­co. Un da­to cu­rio­so es que en los ni­ños el por­cen­ta­je de lac­ta­to es mu­cho me­nor que en los adul­tos por­que es­tos pre­sen­tan una al­te­ra­ción de la en­zi­ma fos­fo­fruc­to­qui­na­sa que aún es­tá en desa­rro­llo has­ta la edad adul­ta, así los ni­ve­les de lac­ta­to que alcanzan los ni­ños son ca­si a la mi­tad los que pue­de al­can­zar un adul­to.

¿Ni­ño en­tre­na­do, pul­sa­cio­nes más ba­jas?

Aun­que la fre­cuen­cia car­dia­ca siem­pre se­rá ma­yor que en los adul­tos, cuan­do se tra­ta de me­no­res en­tre­na­dos, su fre­cuen­cia car­dia­ca no su­birá tan­tí­si­mo.

¿Y la coor­di­na­ción?

Eva­luar el co­ra­zón es bá­si­co, pe­ro en tam­bién es ne­ce­sa­rio des­cu­brir có­mo es la coor­di­na­ción neu­ro­mus­cu­lar, por­que per­mi­ti­rá de­tec­tar de­fi­cien­cias y pro­po­ner ru­ti­nas de ejer­ci­cios que le ayu­den a desa­rro­llar un cuer­po lo más coor­di­na­do po­si­ble y con me­nor ries­go de le­sio­nes fu­tu­ras. En Healt­hing re­co­mien­dan siem­pre un test de ba­lan­ce neu­ro­mus­cu­lar.

Es­te test cons­ta de 2 par­tes, una pri­me­ra con la má­qui­na iMo­ve, es co­mo un bo­su con la di­fe­ren­cia de que no sa­bes des­de qué lu­gar se va a ge­ne­rar la ines­ta­bi­li­dad. En ado­les­cen­tes es fun­da­men­tal eva­luar su coor­di­na­ción en los dis­tin­tos pla­nos de mo­vi­mien­to, así co­mo si ya son ca­pa­ces de desa­rro­llar la di­so­cia­ción lum­bo­pél­vi­ca, es de­cir, la ca­pa­ci­dad de ais­lar la ac­ción de un ejer­ci­cio so­bre la ca­de­ra al mis­mo tiem­po que con­ser­va­mos la cur­va­tu­ra na­tu­ral de nues­tra zo­na lum­bar, me­ca­nis­mo que sue­le desa­rro­llar­se con­for­me se al­can­za la edad adul­ta y que in­clu­so pue­de no lle­gar a desa­rro­llar­se en ca­so de adul­tos se­den­ta­rios. La di­so­cia­ción lum­bo­pél­vi­ca es fun­da­men­tal pa­ra evi­tar com­pen­sa­cio­nes que aca­ben de­ge­ne­ran­do en pa­to­lo­gías o le­sio­nes de es­pal­da. La ca­de­ra es el vec­tor de fuer­zas del cuer­po, tan­to ha­cia el miem­bro in­fe­rior co­mo al su­pe­rior, de ahí la gran im­por­tan­cia de lo­grar una lo­grar una ade­cua­da fun­cio­na­li­dad pa­ra los ni­ños. El si­guien­te se lla­ma iBa­lan­ce Foot y ana­li­za el equi­li­brio di­ná­mi­co y por tan­to el desa­rro­llo y la fuer­za de la mus­cu­la­tu­ra es­ta­bi­li­za­do­ra. En es­te test a par­tir de mo­vi­mien­tos de arras­tre con el pie de unas pla­ta­for­mas en di­fe­ren­tes án­gu­los y siem­pre de for­ma uni­po­dal, se eva­lúa la dor­si­fle­xión del to­bi­llo y el es­ta­do de la fas­cia plan­tar, fas­cia fun­da­men­tal por­que es el ori­gen de la ca­de­na y una ma­la fle­xi­bi­li­dad de la mis­ma aca­rrea­rá com­pen­sa­cio­nes en el res­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.