Vi­vir con un/a de­por­tis­ta

Sportlife - - CONTENTS -

A ve­ces los de­por­tis­tas vi­vi­mos tan den­tro de nues­tro mun­do que ol­vi­da­mos que exis­te otro fue­ra. Creo que no ha­ce fal­ta que de­fien­da los va­lo­res y las ven­ta­jas que te da el de­por­te. Yo es­toy con­ven­ci­do de que ha­cien­do de­por­te es más fá­cil ser fe­li z, que esa ho­ra que de­di­ca­mos al es­fuer­zo fí­si­co, sea pa­ra arran­car el día con ener­gía, pa­ra ha­cer un ªpa­ró­nº a me­dio­día o pa­ra aca­bar la jor­na­da con la men­te des­pe­ja­da, es cla­ve pa­ra sen­tir­nos me­jor y ha­cer más fe­li­ces a los que es­tán cer­ca de no­so­tros. Mu­chos nos di­cen que te­ne­mos ªmo­noº cuan­do el día se tuer­ce y te me­tes en la ca­ma di­cien­do eso de ªhoy no he he­cho na­daº, que el que te co­no­ce ya sa­be que te re­fie­res a que no te has pues­to un pan­ta­lón cor­to pa­ra en­tre­nar. Y es cier­to. Ya no es so­lo por es­tar en me­jor o peor for­ma fí­si­ca, por es­tar tra­ba­jan­do pa­ra su­pe­rar un re­to de­por­ti­vo que te lle­na de la ilu­sión ne­ce­sa­ria pa­ra te­ner un ex­tra de ener­gía al le­van­tar­te ca­da día, es por­que nues­tra men­te es­tá mu­cho me­jor pre­pa­ra­da pa­ra dis­fru­tar de la vi­da fa­mi­liar y a la vez tam­bién pa­ra ren­dir me­jor en el tra­ba­jo. El de­por­te nos da ese plus de po­si­ti­vi­dad y re­sis­ten­cia pa­ra su­pe­rar los pro­ble­mas del día a día. El de­por­te, que nos po­ne a prue­ba con­ti­nua­men­te, nos en­tre­na pa­ra bus­car siem­pre so­lu­cio­nes y no caer en el error de la­men­tar­se por los pro­ble­mas. Los que so­mos de­por­tis­tas sa­be­mos que al fi­nal to­das las me­tas se aca­ban al­can­za­do. Pe­ro in­clu­so con to­das es­tas bon­da­des del de­por­te te­ne­mos que te­ner en cuen­ta que vi­vir con un/a de­por­tis­ta no siem­pre es fá­cil, Por­que nos po­ne­mos de los ner­vios cuan­do no po­de­mos en­tre­nar, por­que a ve­ces no me­di­mos nues­tra pa­sión e in­va­di­mos el tiem­po y el es­pa­cio de los de­más, por­que si nos va­mos de va­ca­cio­nes que­re­mos sa­ber si hay gim­na­sio o si­tio pa­ra sa­lir a co­rrer… ¡por­que te­ne­mos el tras­te­ro que ya no da más de sí! Im­por­tan­te: no ol­vi­dar nun­ca que la vi­da es el me­jor de­por­te y no el de­por­te la me­jor vi­da.

¡Por fin! Ha cos­ta­do de­ma­sia­do, ¡tres años!, pe­ro por fin el Con­gre­so ha apro­ba­do la re­for­ma del Código Pe­nal en ma­te­ria de im­pru­den­cias al vo­lan­te que cas­ti­ga­rá las huidas tras los accidentes. Mu­chas gra­cias An­na Gon­zá­lez. Los que ama­mos el ci­clis­mo siem­pre es­ta­re­mos agra­de­ci­dos. Has lo­gra­do una ley jus­ta.

FRAN CHI­CO fchi­[email protected] @fran­chi­cos­port

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.