LA NA­VI­DAD, UNA CA­RRE­RA DE OBS­TÁCU­LOS

Sportlife - - MUJER - ¡Fe­liz Na­vi­dad a to­dos!

A mu­chas per­so­nas las fies­tas de Na­vi­dad les de­ja más ago­ta­dos que co­rrer una ma­ra­tón. Uno em­pie­za el año pi­dien­do tiem­po muer­to. Y en­ci­ma, le lle­ga la cues­ta de enero. ¿Pe­ro es que no ha­bía­mos en­tre­na­do ya lo su­fi­cien­te en di­ciem­bre co­mo pa­ra en­ci­ma su­bir cues­tas en enero?

To­do em­pie­za des­pués del puen­te de la Cons­ti­tu­ción. Uno sa­le re­la­ja­di­to de esos días y sin co­mér­se­lo ni be­bér­se­lo so­lo oye vi­llan­ci­cos, ve guir­nal­das en to­dos los es­ca­pa­ra­tes y el ce­re­bro en­tra en mo­do ca­rre­ra de obs­tácu­los. ¿Y cuál es la pri­me­ra prue­ba que te­ne­mos que sal­var?

Dón­de y con quién pa­sa­mos la Na­vi­dad. En es­ta prue­ba ya cae al­gún le­sio­na­do… eso sí, de las emo­cio­nes. Por­que apa­re­cen las pri­me­ra di­fi­cul­ta­des. En­tre sue­gros y pa­dres, co­mo si fue­ran char­cos y va­llas, an­da la ca­rre­ra. Pa­ra su­pe­rar es­ta prue­ba y po­der to­mar una de­ci­sión que be­ne­fi­cie a to­dos, no ne­ce­si­táis to­ma­ros el le­ma de los Jue­gos Olím­pi­cos al pie de la le­tra. Ni más al­to, ni más fuer­te, ni más le­jos. El secreto aquí es­tá en me­diar, em­pa­ti­zar, ne­go­ciar y ce­der.

Los en­car­gos a Pa­pá Noel y Re­yes Ma­gos son una de las prue­bas más du­ras por ex­ce­len­cia. Se tra­ta de co­rrer en­tre mul­ti­tu­des, pe­ro no en­tre mul­ti­tu­des ti­po ma­ra­tón de Nue­va York. No, no, en­tre mul­ti­tu­des con obs­tácu­los de tien­das, ves­ti­das con ta­co­nes, con ni­ños que­ján­do­se de que es­tán can­sa­dos, es­con­dien­do tu pro­pó­si­to en ca­da tien­da… ¡Por Dios, ben­di­to in­ter­net y to­das las webs que te man­dan to­do a ca­sa! Pón­te­lo fá­cil. Es pre­cio­so y muy na­vi­de­ño pa­sear por los cen­tros co­mer­cia­les, tan bo­ni­tos, tan de­co­ra­dos, pe­ro a ve­ces, tan aba­rro­ta­dos. Creo que en los cen­tros co­mer­cia­les se gas­ta y com­pra más de lo que nos gus­ta­ría. To­da la pa­ra­fer­na­lia in­vi­ta al con­su­mo. Tra­ta de or­ga­ni­zar­te, haz una lis­ta de las per­so­nas a las que deseas re­ga­lar y pien­sa qué les ha­ría ilu­sión. Y tra­ta de fa­ci­li­tar­te la ta­rea des­de ca­sa. To­do aque­llo que pue­dan traer­te a ca­sa, son ca­rre­ras in­ne­ce­sa­rias que te aho­rras. ¡Ya sa­bes que el so­bre­en­tre­na­mien­to pue­de le­sio­nar­te! Y el tiem­po que aho­rres con las com­pras on­li­ne, po­drás de­di­car­lo a rea­li­zar pa­que­tes bo­ni­tos, per­so­na­li­za­dos y con no­tas a mano. Es­to lle­na mu­cho más que re­ci­bir un pi­ja­ma de turno con el pa­pel tí­pi­co de la tien­da y el tic­ket re­ga­lo.

Con­tro­lar el pe­so. Co­mo to­do buen atle­ta, una de tus mi­sio­nes du­ran­te es­tos días tan du­ros consiste en co­mer de for­ma apro­pia­da pa­ra po­der aguan­tar la ti­ra­da. Pe­ro ya sa­bes tú que la Na­vi­dad te lo po­ne com­pli­ca­do. Que si un ver­mut por aquí, que si un pa­cha­rán de pos­tre, que si el tu­rron­ci­to, que si no te de­jes na­da en el pla­to por­que has­ta el año que vie­ne no vuel­ves a co­mer los clá­si­cos de Na­vi­dad… y po­co a po­co ter­mi­nas su­cum­bien­do a la gu­la. Re­cuer­da, un atle­ta se an­ti­ci­pa, pre­pa­ra sus me­nús en la par­te que es con­tro­la­ble. Si vas a co­mer a ca­sa de al­gún fa­mi­liar o ami­go, pon­te por­cio­nes pe­que­ñas, co­me des­pa­cio y po­nien­do aten­ción ple­na, pa­ra cuan­do es­tés sa­cia­do y de­po­si­ta los cu­bier­tos mien­tras ha­blas. Si quien co­ci­nas eres tú, in­ten­ta ser crea­ti­vo es­te año con re­ce­tas bo­ni­tas, sa­bro­sa, pe­ro sa­lu­da­bles.

So­por­tar a tus ri­va­les. En to­da prue­ba que se ter­cie hay mu­chos otros de­por­tis­tas que com­pi­ten. En es­te ca­so nos en­con­tra­mos con cu­ña­dos, sue­gros, tíos, so­bri­nos, tíos abue­los… al­gu­nos son ri­va­les ho­nes­tos, de los de fair play, pe­ro los hay que de­be­rían sa­car­les la ro­ja di­rec­ta. Los con­se­jos pa­ra su­pe­rar es­ta prue­ba son: no sa­ques te­mas con­flic­ti­vos, no pon­gas a na­die a prue­ba, bas­tan­te tie­nen ya con su vi­da. Sé ama­ble, sa­lu­da, em­pa­ti­za, haz­lo por tu pa­re­ja y tra­ta de sen­tar­te cer­ca de aque­llos que te ha­cen la ce­na có­mo­da. Y so­bre to­do, no an­ti­ci­pes de for­ma ne­ga­ti­va.

Y por úl­ti­mo, con­ci­liar. ¿Có­mo pue­des com­pa­gi­nar to­dos es­tos en­tre­na­mien­tos con las va­ca­cio­nes de tus hi­jos si tú si­gues dan­do el ca­llo en los en­tre­na­mien­tos pro­fe­sio­na­les? Por­que es­to es un obs­tácu­lo más. Mien­tras tus más tier­nos in­fan­tes te re­cla­man y es­tán en ca­sa sin co­le, tú tie­nes que se­guir con tu rit­mo de vi­da en el tra­ba­jo y ade­más, sa­car tiem­po pa­ra el obs­tácu­lo dos: los re­ga­los de Pa­pá Noel y Re­yes Ma­gos. Bus­ca ayu­da, ta­lle­res pa­ra los ni­ños, un cen­tro de­por­ti­vo, de­le­ga. No sois Su­per­man ni Su­per­wo­man.

Y co­mo te­nía­mos po­co con di­ciem­bre, la Na­vi­dad y sus fies­tas, ter­mi­na­mos mar­cán­do­nos ob­je­ti­vos nue­vos el uno de enero que nun­ca lle­ga­mos a cum­plir. Por­que no bas­ta con la mo­ti­va­ción de es­tre­nar año. Al­ma de Dios, pon­gá­mo­nos a par­tir de aho­ra los ob­je­ti­vos en fe­bre­ro, que to­da com­pe­ti­ción ex­te­nuan­te re­quie­re un pe­rio­do de re­cu­pe­ra­ción.

Pa­tri­cia Ramirez Loef­fler es psi­có­lo­ga del de­por­te y de la sa­lud, es­cri­to­ra de éxi­to, apa­sio­na­da de su pro­fe­sión y una de­por­tis­ta con­ven­ci­da. La pue­des ver en "Pa­ra To­dos" de TVE-2, es­cu­char en la CO­PE y se­guir en @pa­tri_­psi­co­lo­ga y en el blog de psi­co­lo­gía de Sport Li­fe blogs.sportli­fe.es/en­tre­na­te-pa­ra-la-vi­da/

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.