El de­por­tis­ta en el neu­ró­lo­go

Sportlife - - DE SPORT LIFE PARA SAUCONY - POR EL DR. JE­SÚS ARCAYA NA­VA­RRO, NEU­RÓ­LO­GO Y MIEM­BRO DE TOPDOCTOR.ES

“Nues­tro ce­re­bro agra­de­ce un ejer­ci­cio fí­si­co mo­de­ra­do, gra­dual, fre­cuen­te y ae­ró­bi­co, acom­pa­ña­do de una die­ta nu­tri­cio­nal ade­cua­da y que apor­te ener­gía su­fi­cien­te”

¿La ac­ti­vi­dad fí­si­ca in­flu­ye so­bre el fun­cio­na­mien­to de nues­tro ce­re­bro?

El ce­re­bro es el ór­gano cor­po­ral más mi­ma­do, el que ne­ce­si­ta ma­yor apor­te ener­gé­ti­co cons­tan­te pa­ra fun­cio­nar ade­cua­da­men­te, fun­da­men­tal­men­te ne­ce­si­ta glu­co­sa y oxí­geno. Pa­ra ello dis­po­ne de un sis­te­ma cir­cu­la­to­rio con una vas­cu­la­ri­za­ción es­pe­cial­men­te desa­rro­lla­da y con­for­ma­da (po­lí­gono de Wi­llis) pa­ra su­plir po­si­bles fa­llos pun­tua­les de fal­ta de san­gre y oxí­geno. Por otro la­do, el co­ra­zón, los pul­mo­nes, los ri­ño­nes, el sis­te­ma hor­mo­nal y di­ges­ti­vo tra­ba­jan pa­ra él y pa­ra su per­fec­to y cons­tan­te man­te­ni­mien­to, lo que uni­do a una pre­sión ar­te­rial ade­cua­da que ven­za la gra­ve­dad, fa­ci­li­ta que lle­guen bien al ce­re­bro los nu­trien­tes bá­si­cos. El ejer­ci­cio fí­si­co ha­ce que to­dos es­tos ór­ga­nos es­tén me­jor pre­pa­ra­dos pa­ra ofer­tar al ce­re­bro es­tos apor­tes que ne­ce­si­ta, fa­ci­li­tan­do que con­tro­le, me­dian­te los ner­vios, nues­tros sen­ti­dos y nues­tros múscu­los, que nos re­la­cio­nan con el mun­do ex­te­rior y que nos per­mi­ten desa­rro­llar nues­tra men­te con nues­tro apren­di­za­je dia­rio pa­ra, en de­fi­ni­ti­va, man­te­ner­nos vi­vos. Des­pués de ha­cer de­por­te las co­ne­xio­nes eléc­tri­cas neu­ro­na­les en­tre las dis­tin­tas áreas fun­cio­na­les del ce­re­bro con­tac­tan con una ma­yor ra­pi­dez al te­ner un ma­yor apor­te de oxí­geno y glu­co­sa y, po­si­ble­men­te por eso, des­pués de en­tre­nar nos sen­ti­mos con la sen­sa­ción de es­tar men­tal­men­te más des­pe­ja­dos.

¿En qué se di­fe­ren­cia el ce­re­bro de una per­so­na de­por­tis­ta?

Un de­por­tis­ta que reali­ce un en­tre­na­mien­to equi­li­bra­do ten­drá una me­jor re­gu­la­ción de su metabolismo de los hi­dra­tos de car­bono, las gra­sas y las pro­teí­nas. Por ejem­plo, eso pa­sa­ría con el co­les­te­rol, que no de­ja de ser un com­po­nen­te bá­si­co pa­ra fa­bri­car la mie­li­na la cual es par­te fun­da­men­tal de las co­ne­xio­nes ce­re­bra­les. Es­te co­les­te­rol ten­drá un me­jor apro­ve­cha­mien­to en el te­ji­do ce­re­bral del de­por­tis­ta que en las per­so­nas se­den­ta­rias, que sue­len pa­de­cer un ex­ce­so de pe­so y al­ma­ce­na­mien­to de gra­sas po­co sa­lu­da­ble.

¿Qué ti­po de ejer­ci­cio es más re­co­men­da­ble pa­ra la sa­lud de nues­tro ce­re­bro?

Va­ria­rá se­gún el bio­ti­po y la edad de la per­so­na pe­ro, en ge­ne­ral, el ejer­ci­cio que más fa­vo­re­ce a nues­tro ce­re­bro es el mo­de­ra­do y ae­ró­bi­co, pre­fe­ri­ble­men­te al ai­re li­bre en am­bien­tes no con­ta­mi­na­dos. Co­mo pa­ra el res­to de los sis­te­mas cor­po­ra­les, rea­li­zar el ejer­ci­cio ex­haus­ti­vo sin un en­tre­na­mien­to pre­vio ade­cua­do pue­de ser per­ju­di­cial. En ge­ne­ral, el ejer­ci­cio mo­de­ra­do es sa­lu­da­ble pa­ra nues­tro ce­re­bro, in­clu­so en pa­cien­tes de en­fer­me­da­des neu­ro­ló­gi­cas, sal­vo al­gu­nas ex­cep­cio­nes, co­mo pue­de ser la mias­te­nia gra­vis y otras for­mas de en­fer­me­da­des mus­cu­la­res (mio­pa­tías), al­gún ti­po de mi­gra­ña; la epi­lep­sia in­su­fi­cien­te­men­te tra­ta­da; o las le­sio­nes de al­gún ner­vio pe­ri­fé­ri­co (por ro­ce) co­mo el sín­dro­me del tú­nel car­piano.

¿Hay que ali­men­tar­se de un mo­do es­pe­cial pa­ra man­te­ner en for­ma nues­tro ce­re­bro?

Nues­tros múscu­los com­pi­ten con el ce­re­bro a la ho­ra de uti­li­zar la ener­gía en for­ma de glu­co­sa. Es­to es al­go que de­be­mos te­ner en cuen­ta a la ho­ra de ha­cer ejer­ci­cio. Si no in­ge­ri­mos su­fi­cien­te ener­gía en for­ma de hi­dra­tos de car­bono, nues­tros múscu­los ten­drán que usar las re­ser­vas de glu­ca­gón de las que dis­po­ne­mos en el hí­ga­do (en ca­so de que no es­tén ya ago­ta­das) y que­mar gra­sas de re­ser­va pa­ra fa­bri­car glu­co­sa en un pro­ce­so que ge­ne­ra cuer­pos ce­tó­ni­cos, que no son sa­lu­da­bles pa­ra el ce­re­bro. Por lo tan­to, no de­be­mos lle­var has­ta el ex­tre­mo nin­gún ti­po de die­ta (ya sea hi­po­ca­ló­ri­ca o hi­per­pro­tei­ca), lo que más fa­vo­re­ce a la sa­lud de nues­tro ce­re­bro es una die­ta equi­li­bra­da, en la que se evi­ten los ex­ce­sos de azú­ca­res y gra­sas po­co sa­lu­da­bles. No obs­tan­te, nues­tro ce­re­bro es nues­tro ór­gano más pro­te­gi­do, y tie­ne pre­fe­ren­cia so­bre los múscu­los pa­ra se­guir fun­cio­nan­do. Cuan­do nos fal­ta ener­gía u oxí­geno, el ce­re­bro se au­to­pro­te­ge y sur­gen las te­mi­das pá­ja­ras, que no son otra co­sa que un me­ca­nis­mo pa­ra obli­gar a nues­tro cuer­po a de­te­ner­se y evi­tar que la fal­ta de ener­gía pue­da lle­gar a afec­tar al ce­re­bro. Tam­po­co es acon­se­ja­ble ha­cer ejer­ci­cio in­ten­so tras una co­mi­da de di­ges­tión pe­sa­da, que se di­gi­rie­ra con di­fi­cul­tad, por­que el tu­bo di­ges­ti­vo es­ta­rá ro­ban­do al ce­re­bro y los múscu­los la san­gre que ne­ce­si­ta pa­ra ha­cer la di­ges­tión, lo que po­dría pro­vo­car una ba­ja­da de la ten­sión ar­te­rial y del apor­te san­guí­neo al ce­re­bro e in­clu­so po­dría dar lu­gar a un sín­co­pe con pér­di­da de co­no­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.