TÉC­NI­CA DE CA­RRE­RA PA­RA EVI­TAR LE­SIO­NES

Sportlife - - ALIMENTOS SUPER -

¿Crees que so­lo con me­jo­rar mi téc­ni­ca de co­rrer pue­do evi­tar las le­sio­nes? Es que el do­lor de ró­tu­la me trae de ca­be­za des­de ha­ce años. ¿Có­mo pue­do so­lu­cio­nar­lo? Car­men Fal­có To­rre­gros­sa Su­frir una le­sión de­pen­de de mu­chos fac­to­res y cuan­do un de­por­tis­ta se le­sio­na re­pe­ti­das ve­ces o le due­le siem­pre en el mis­mo si­tio, co­mo pa­re­ce ser tu ca­so, lo pri­me­ro que hay que ha­cer es de­ter­mi­nar qué cau­sa ese do­lor. Pa­ra ha­cer una va­lo­ra­ción lo más ob­je­ti­va po­si­ble de­bes po­ner­te en ma­nos de un fi­sio­te­ra­peu­ta, ya que en el sín­dro­me fe­mo­rro­tu­liano o más co­no­ci­do co­mo do­lor de ró­tu­la pue­de de­ber­se a va­rios fac­to­res. En él in­flu­ye la mor­fo­lo­gía del de­por­tis­ta, la dis­po­si­ción bio­me­cá­ni­ca de sus pier­nas y ca­de­ras y efec­ti­va­men­te la téc­ni­ca con la que se co­rre, pe­ro tam­bién las pos­tu­ras que se adop­tan a lo lar­go del día que pue­den exa­cer­bar el do­lor. Pe­ro tam­bién en las mo­les­tias de la ró­tu­la in­flu­ye la res­pues­ta par­ti­cu­lar de los di­fe­ren­tes te­ji­dos del apa­ra­to lo­co­mo­tor an­te las car­gas del en­tre­na­mien­to. La téc­ni­ca es muy im­por­tan­te, pe­ro pa­ra po­si­bi­li­tar los be­ne­fi­cios que el en­tre­na­mien­to tie­ne so­bre nues­tro or­ga­nis­mo se re­quie­re res­pe­tar los prin­ci­pios ge­ne­ra­les del en­tre­na­mien­to, in­cre­men­tar pro­gre­si­va­men­te las car­gas, no ex­ce­der­se más de un 10% en el in­cre­men­to se­ma­nal, in­ter­ca­lar días de ac­ti­vi­dad in­ten­sa y sua­ve, etc. En es­te sen­ti­do al­go tan sim­ple co­mo res­pe­tar los tiem­pos de des­can­so acor­des al vo­lu­men y/o a la in­ten­si­dad del es­tí­mu­lo o a la ac­ti­vi­dad de­por­ti­va rea­li­za­da, per­mi­ti­rá la re­cu­pe­ra­ción de los di­fe­ren­tes te­ji­dos y que el or­ga­nis­mo se for­ta­lez­ca evi­tan­do fac­to­res cla­ra­men­te le­si­vos. En es­ta le­sión en con­cre­to, el tra­ba­jo de fuer­za de la mus­cu­la­tu­ra ex­ten­so­ra, ro­ta­do­ra ex­ter­na y ab­duc­to­ra de la ca­de­ra, de los es­ta­bi­li­za­do­res de la ar­ti­cu­la­ción lum­bo­pel­vi­ca y la me­jo­ra de la téc­ni­ca de ca­rre­ra han de­mos­tra­do su efec­ti­vi­dad (1)*. Pue­des leer las con­sul­tas en las que re­co­mien­do el tra­ba­jo de es­ta­bi­li­dad del co­re y del glú­teo me­dio co­mo pre­ven­ción de los do­lo­res de ro­di­lla en co­rre­do­res. Y cen­trán­do­me en la téc­ni­ca, sin lu­gar a du­das es un fac­tor im­por­tan­te pa­ra evi­tar le­sio­nes en el run­ning. Nu­me­ro­sos es­tu­dios de­mues­tran que una me­jo­ra de la téc­ni­ca de la ca­rre­ra tie­ne un beneficio en la re­duc­ción de los im­pac­tos y por ello un me­nor es­trés en la ar­ti­cu­la­ción en­tre el fé­mur y la ró­tu­la. Un re­cien­te es­tu­dio (2)* de­mues­tra una vez más que co­rrien­do apo­yan­do el an­te­pié en com­pa­ra­ción con el apo­yo de ta­lón y re­du­cir la lon­gi­tud au­men­tan­do la fre­cuen­cia de la zan­ca­da se lo­gra re­du­cir el es­trés ar­ti­cu­lar. Si bien es fá­cil lle­gar a la con­clu­sión de que de­be­mos cam­biar la téc­ni­ca de ca­rre­ra en pro de un apo­yo de me­dio­pié, en mi opi­nión no to­dos es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra eje­cu­tar es­ta téc­ni­ca ni es fá­cil cam­biar de re­pen­te el apo­yo y la bio­me­cá­ni­ca, ni es la úni­ca ma­ne­ra de re­du­cir los im­pac­tos. Un po­si­cio­na­mien­to más ecléc­ti­co y da­do que de­be­mos ade­cuar la téc­ni­ca a la va­ria­bi­li­dad in­di­vi­dual, me que­do con el con­se­jo prác­ti­co y fá­cil de apli­car en to­dos los en­tre­na­mien­tos, de una de las ma­yo­res es­pe­cia­lis­tas del run­ning a ni­vel mun­dial. La pro­fe­so­ra Irene Da­vis (Har­vard Uni­ver­sity) re­co­mien­da co­rrer imi­tan­do a los in­sec­tos que co­rren por el agua, tra­tan­do de re­du­cir el rui­do que las za­pa­ti­llas ha­cen con­tra el sue­lo. Di­ce que in­de­pen­dien­te­men­te de si ta­lo­nas o apo­yas de me­dio pie, tra­tar de re­du­cir el rui­do de tus za­pa­ti­llas al co­rrer es la for­ma más sen­ci­lla y prác­ti­ca de mi­ni­mi­zar los im­pac­tos y con ello de re­du­cir el ries­go de le­sión. Lue­go sim­ple­men­te tra­tan­do de re­du­cir el rui­do que el pie ha­ce al cho­car con­tra el sue­lo se pue­de mi­ni­mi­zar el im­pac­to. Los re­sul­ta­dos de las in­ves­ti­ga­cio­nes de Da­vis de­mues­tran que la ci­ne­má­ti­ca de las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res se al­te­ró cuan­do a los co­rre­do­res se les ins­tó a co­rrer en si­len­cio, el án­gu­lo del to­bi­llo au­men­tó en el con­tac­to ini­cial lo­gran­do una ma­yor fle­xión plan­tar que evi­ta­ba en la ma­yo­ría de los par­ti­ci­pan­tes el apo­yo del ta­lón. Tam­bién con­fir­mó que la fle­xión de la ro­di­lla y de la ca­de­ra eran me­no­res al tra­tar de apo­yar más el me­dio­pié. Aun­que en la ac­tua­li­dad hay una ten­den­cia a pri­mar el apo­yo de me­dio­pié pa­ra sua­vi­zar el im­pac­to, los re­sul­ta­dos de va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes de­mos­tra­ron que los co­rre­do­res que ta­lo­na­ban tam­bién fue­ron ca­pa­ces de re­du­cir el im­pac­to. Co­mo ves, cam­biar el ti­po de pi­sa­da no es la úni­ca for­ma pa­ra re­du­cir los im­pac­tos, lo que de­mues­tra que la me­jo­ra de la téc­ni­ca jue­ga un pa­pel re­le­van­te en la re­duc­ción de los im­pac­tos. A es­to aña­di­ría que el au­men­to de la fuer­za de la mus­cu­la­tu­ra de la ca­de­ra me­jo­ra la dis­po­si­ción del fé­mur, ayu­dan­do a re­du­cir el es­trés en tus ro­di­llas. – Al­ber­to Ce­bo­lla­da Re­fe­ren­cias: 1. *Hip Strength in Fe­ma­les With and Wit­hout Pa­te­llo­fe­mo­ral Pain. Irene Da­vis. Jour­nal of Ort­ho­pae­dic & Sports Phy­si­cal The­rapy, 2003 2. *PA­TE­LLO­FE­MO­RAL JOINT STRESS MEASURED ACROSS THREE DIFFERENT RUN­NING TECHNIQUES. A. Fla­via­dos et col . Phy­si­cal The­rapy De­part­ment, Uni­ver­sity of São Car­los, Bra­zil. 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.