NIKOLOZ SHERAZADIS­HVILI

“Pe­se a las ofer­tas eco­nó­mi­cas, yo lo ten­go cla­ro: com­pi­to por Es­pa­ña”

Sportlife - - OUTDOOR - Por SA­RA ÁL­VA­REZ Fo­tos: PA­CO LO­ZANO

Cuan­do co­no­cí a Ni­ko, él só­lo te­nía 14 años y ya des­ta­ca­ba en­tre el res­to de los chi­cos de una con­cen­tra­ción de ju­do que se ce­le­bra­ba en An­do­rra. Ape­nas sa­bía ha­blar un po­co de es­pa­ñol, pe­ro se ha­cía en­ten­der con una enor­me son­ri­sa, su ca­ra de án­gel y el len­gua­je uni­ver­sal del res­pe­to y la dis­ci­pli­na. Na­da de eso ha cam­bia­do en los úl­ti­mos 8 años. Bueno, sí. Sherazadis­hvili ha con­se­gui­do la pri­me­ra me­da­lla de oro en un cam­peo­na­to del Mun­do pa­ra el ju­do mas­cu­lino es­pa­ñol.

Con tu al­tu­ra y tu fí­si­co, po­drías ha­ber ele­gi­do cual­quier de­por­te, ¿por qué ju­do? ¿ Có­mo em­pe­zas­te? Em­pe­cé a ha­cer ju­do en Tbi­li­si, Geor­gia, cuan­do te­nía 10 años. En mi país de na­ci­mien­to, exis­te una lu­cha tra­di­cio­nal que se ase­me­ja al ju­do, por lo que son mu­chos los de­por­tis­tas geor­gia­nos que aca­ban en es­te de­por­te olím­pi­co. Tam­bién prac­ti­ca­ba wa­ter­po­lo. Los dos de­por­tes me gus­ta­ban mu­cho, pe­ro me de­ci­dí por el ju­do, por­que me lo pa­sa­ba muy bien, ¡yo siem­pre he si­do un lu­cha­dor! ¿Se­guis­te prac­ti­can­do ju­do na­da más lle­gar a Es­pa­ña? Lle­gué con 13 años y en­se­gui­da vol­ví a ha­cer ju­do. Un año des­pués, cuan­do ya co­men­cé a ha­blar es­pa­ñol, co­no­cí a Quino (Joa­quín Ruiz), él di­ri­ge un club en Bru­ne­te en el que se rea­li­za a dia­rio un en­tre­na­mien­to orien­ta­do al al­to ren­di­mien­to, que es lo que yo es­ta­ba bus­can­do. Des­de en­ton­ces, él ha si­do mi en­tre­na­dor y to­do el equi­po del club for­ma par­te de mi fa­mi­lia. ¿Y cuán­do di­jis­te ªes­to es lo míoº y em­pe­zas­te a so­ñar con ser cam­peón del Mun­do? Ca­da vez que­ría ha­cer me­jo­res re­sul­ta­dos, con­se­guir más. Con 15 años no so­lo me lo pa­sa­ba muy bien, te­nía cla­ro que que­ría lle­gar a ser al­go en el ju­do. Ca­da vez me no­ta­ba más cer­ca de los re­sul­ta­dos. La me­da­lla en el cam­peo­na­to del Mun­do ju­nior de 2014, el año que con­se­guí la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la, fue muy im­por­tan­te en es­to. Me de­mos­tró a mí mis­mo que es­ta­ba pre­pa­ra­do, que iba por el buen ca­mino. Te han pues­to una ca­lle en Bru­ne­te, ¿ crees que a los ve­ci­nos les lle­ga­rán las car­tas? Eso es­pe­ro… Ja­ja­ja­ja­ja. Han acor­ta­do el nom­bre y el ape­lli­do, que es tan lar­go que ni si­quie­ra mu­chos geor­gia­nos lo sa­ben pro­nun­ciar y es­cri­bir bien. La ca­lle se lla­ma ªNi­ko She­raº y eso no es tan com­pli­ca­do. Es­pe­ro (se ríe). Apar­te de un gran de­por­tis­ta, tie­nes un ªau­raº es­pe­cial. Eres ex­tre­ma­da­men­te po­pu­lar allí don­de vas. ¿A qué crees que se de­be? Eso no lo sé (se en­co­ge de hom­bros, ru­bo­ri­za­do). Yo in­ten­to ser co­mo soy y ya es­tá. Cuan­do no te­nías ape­nas ayu­das eco­nó­mi­cas te hi­cie­ron bue­nas ofer­tas pa­ra representa­r a otros paí­ses, ¿por qué de­ci­dis­te se­guir sien­do es­pa­ñol? En otros paí­ses el ju­do y el de­por­te en ge­ne­ral dis­po­ne de mu­chos más re­cur­sos y me hi­cie­ron ofer­tas muy ten­ta­do­ras, es­pe­cial­men­te tras los Jue­gos de Río. No obs­tan­te, a mí ya me cos­tó mu­cho la de­ci­sión de com­pe­tir por Es­pa­ña. No por Es­pa­ña, que es el país don­de me he for­ma­do co­mo de­por­tis­ta y en el que he pa­sa­do los años más im­por­tan­tes de mi vi­da, sino por Geor­gia. Son dos paí­ses ma­ra­vi­llo­sos que for­man par­te de mí. No que­ría cam­biar de na­cio­na­li­dad una se­gun­da vez, co­mo quien cam­bia de ca­mi­se­ta, es al­go muy di­fí­cil de de­ci­dir y que de­be ha­cer­se so­lo cuan­do se sien­te. Yo he he­cho lo más jus­to, lo más co­rrec­to, pa­ra en­con­trar­me bien con­mi­go mis­mo. Se­gu­ro que a mu­chos lec­to­res les gus­ta­ría que nos con­ta­ses qué hay que ha­cer pa­ra con­se­guir ese cuer­pa­zo… Bueno, fun­da­men­tal­men­te ju­do, pe­ro tam­bién pe­sas, ca­rre­ra… la pre­pa­ra­ción fí­si­ca es im­pres­cin­di­ble pa­ra ser un buen ju­do­ka. Yo ha­go 3 se­sio­nes al día: a las 7 de la ma­ña­na, a me­dia ma­ña­na y lue­go por la tar­de una se­sión de ju­do muy in­ten­sa. ¿Cuál es la cla­ve, qué crees que te ha­ce di­fe­ren­te a los de­más? In­ten­to lle­gar con­cen­tra­do a ca­da se­sión, la cons­tan­cia es fun­da­men­tal. Tam­bién es im­por­tan­te cui­dar­se cuan­do no se es­tá en­tre­nan­do y dis­fru­tar de lo que ha­ces, si no dis­fru­tas, es im­po­si­ble so­por­tar ese ni­vel de en­tre­na­mien­to. La cla­ve tam­bién es la gen­te que me ro­dea, es­to no lle­ga so­lo, no hu­bie­ra si­do po­si­ble sin mi en­tre­na­dor, sin Quino. Él no fal­ta nun­ca, siem­pre es­tá ahí con­mi­go en to­do mo­men­to. Sin Quino, sin los com­pa­ñe­ros de mi club y sin la ayu­da de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la es­to nun­ca hu­bie­ra si­do po­si­ble. ¿ Te han de­ja­do dis­fru­tar de unas va­ca­cio­nes? Bueno… he des­can­sa­do al­go en los en­tre­na­mien­tos, he via­ja­do unos días a Geor­gia pa­ra ver a la fa­mi­lia y po­co más. Ha si­do una lo­cu­ra con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Yo lo agra­dez­co mu­cho y he he­cho por aten­der­los a to­dos lo me­jor po­si­ble, el ju­do es un de­por­te ma­ra­vi­llo­so, apa­sio­nan­te, que es­tá muy ne­ce­si­ta­do en Es­pa­ña de que la gen­te lo co­noz­ca un po­co más. De to­dos mo­dos, ya es­toy en­tre­nan­do a tope por­que em­pie­zan las com­pe­ti­cio­nes… y ade­más es co­mo me­jor me sien­to. Me cons­ta que an­tes ya te per­se­guían las chi­cas… ¿aho­ra qué ha­ces pa­ra es­qui­var­las? ¡Na­da! (se ríe a car­ca­ja­das) Que ven­gan, que ven­gan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.