3 cam­bios que van a me­jo­rar tu es­ta­do de áni­mo

Sportlife - - CONTENTS -

¿Tie­nes la au­to­es­ti­ma ªpor los sue­lo­sº? El de­por­te de­be­ría ser una bue­na he­rra­mien­ta pa­ra ani­mar­te, pe­ro mal plan­tea­do pue­de lle­gar a te­ner jus­to el efec­to con­tra­rio.

01

Pro­pon­te sen­tir­te me­jor, ser más fe­liz ha­cien­do de­por­te, no bus­ques ob­je­ti­vos ex­ter­nos. No pien­ses en ga­nar una com­pe­ti­ción, per­der dos ta­llas o con­se­guir me­jor mar­ca que tu ve­cino. Cén­tra­te en ti, en có­mo es­tás me­jo­ran­do y en qué te ha­ce sen­tir­te bien. Si el de­por­te que practicas es una fuen­te de su­fri­mien­to, si no dis­fru­tas, cam­bia de mo­da­li­dad de­por­ti­va.

02

Quié­re­te mu­cho. De­bes te­ner cla­ro que ha­ces de­por­te por­que te quie­res a ti mis­mo y a tu cuer­po, no por­que te odias y quie­res cam­biar­lo.

03

Bus­ca un gru­po de en­tre­na­mien­to que te ha­ga sen­tir bien. En­tre­nar con per­so­nas que com­par­ten nues­tro ni­vel en prin­ci­pio es muy po­si­ti­vo, pe­ro si em­pie­zan las ri­va­li­da­des, ca­da en­tre­na­mien­to se con­vier­te en una com­pe­ti­ción y ca­da com­pe­ti­ción en un mar­ti­rio. Vas a te­ner to­dos los in­con­ve­nien­tes del de­por­te de al­to ren­di­mien­to… sin nin­gu­na de sus ven­ta­jas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.