El Re­to de Pa­blo 2.0

60 ho­ras en BTT non stop pa­ra re­mo­ver con­cien­cias y lu­char con­tra el cán­cer infantil

Sportlife - - CORRER - Por Irene Ríos

Dos días y me­dio sin pa­rar de pe­da­lear, los 679 ki­ló­me­tros que se­pa­ran Se­vi­lla de Al­ba­ce­te, Es­te era el ob­je­ti­vo de­por­ti­vo del Re­to de Pa­blo 2.0. Pe­ro su pro­pó­si­to, mu­cho más allá de esos ki­ló­me­tros y ese es­fuer­zo ªnon sto­pº du­ran­te tres días, se en­cuen­tra en con­cien­ciar y re­cau­dar fon­dos pa­ra lu­char con­tra el cán­cer infantil. De esa lu­cha nos ha­bla Jo­sé Luis Ló­pez Ca­be­zue­lo, el ci­clis­ta cu­yas pier­nas (y men­te) han com­ple­ta­do es­te re­to y el pa­dre de Pa­blo, el pe­que­ño al que le diag­nos­ti­ca­ron con dos años y me­dio neu­ro­blas­to­ma, un cán­cer infantil que so­lo el 30% de quie­nes lo tie­nen con­si­gue so­bre­vi­vir. Pe­ro Pa­blo lo con­si­guió. Y Jo­sé Luis de­ci­dió em­pren­der la ini­cia­ti­va del Re­to de Pa­blo pa­ra que ese 30% de pro­ba­bi­li­da­des de su­per­vi­ven­cia au­men­ta­se. En 2017 na­cía el pri­mer Re­to de Pa­blo que unía Bar­ce­lo­na y Al­ba­ce­te, en es­ta se­gun­da edi­ción 2.0, el ki­lo­me­tra­je au­men­ta­ba li­ge­ra­men­te has­ta 679 ki­ló­me­tros, pe­ro en un re­co­rri­do con una ma­yor com­ple­ji­dad y al­ti­me­tría, y que ha uni­do los na­ci­mien­tos de los tres gran­des ríos: el Gua­dal­qui­vir, Se­gu­ra y el Mun­do. ¿Por qué no un re­co­rri­do más sen­ci­llo?, plan­tea­mos a Jo­sé Luis. ªPor­que si no, no se­ría el Re­to de Pa­blo. Es­te re­to es es­fuer­zo, ca­pa­ci­dad de sa­cri­fi­cio, em­pa­tía. Las pe­da­la­das son lo fá­cil, lo que hay de­trás es lo di­fí­cil, el por qué es­ta­mos aquíº. El ci­clis­ta se re­fie­re a que pa­ra­le­la­men­te a las pe­da­la­das, un equi­po lo acom­pa­ña­ba pa­ra im­par­tir char­las en las ciu­da­des que atra­ve­sa­ban pa­ra con­cien­ciar so­bre el cán­cer infantil y la im­por­tan­cia de la in­ves­ti­ga­ción. En cuan­to a la prue­ba pu­ra­men­te fí­si­ca, Jo­sé Luis y su equi­po con­ta­ban con la ex­pe­rien­cia de la edi­ción an­te­rior, te­nien­do en cuen­ta, ade­más, que Ló­pez Ca­be­zue­lo no es nin­gún prin­ci­pian­te, ha par­ti­ci­pa­do en ma­ra­to­nes y ul­tra­ma­ra­to­nes co­mo la Me­di­te­rra­nean Xtrem y com­pe­tía asi­dua­men­te los fi­nes de se­ma­na has­ta que el tra­ta­mien­to de Pa­blo no les per­mi­tió com­pa­ti­bi­li­zar­lo. De he­cho, la idea ori­gi­nal del re­to la plan­teó una inocen­te pre­gun­ta del pe­que­ño: ªPa­pá, ¿por qué he­mos de­ja­do de ir a las ca­rre­ras de BTT?º A es­ta pri­me­ra cues­tión que hi­zo na­cer el pro­yec­to, es­te año Pa­blo ha su­ma­do otra: ªPa­pá, ¿por qué se lla­ma el Re­to de Pa­blo si no voy?º A lo que pa­pá responde: ª¿por qué no? Si cuan­do crez­ca quie­re par­ti­ci­par, es­ta­ré en­can­ta­doº. Du­ran­te es­te re­to 2.0 Jo­sé Luis di­ce ha­ber llo­ra­do me­nos, pe­ro ha­ber­se emo­cio­na­do igual, o in­clu­so más cuan­do en la me­ta de Al­ba­ce­te lo es­pe­ra­ban sus hi­jos y el ma­yor, tam­bién emo­cio­na­do y cons­cien­te de lo que el re­to sig­ni­fi­ca­ba, lo abra­zó. Es­ta edi­ción del re­to ha con­se­gui­do más de 17.180 € que, jun­to con lo re­cau­da­do an­te­rior­men­te su­ma más de 90.000 eu­ros, que se des­ti­na­rán ín­te­gra­men­te a la Aso­cia­ción Nen pa­ra apo­yar pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción y es­tu­dios so­bre el cán­cer infantil. Y ya hay un ter­cer re­to pro­yec­ta­do en la men­te de Jo­sé Luis, que plan­tea ha­cer lo que mu­chos di­cen im­po­si­ble: pe­da­lear du­ran­te 72 ho­ras en bi­ci non stop y sin dor­mir, ¡mu­cha suer­te!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.