DE­JA KO A LA BÁS­CU­LA

Sportlife - - DE SPORT LIFE PARA SAUCONY - POR YO­LAN­DA VÁZ­QUEZ MAZARIEGO

MA­RÍA EU­GE­NIA LOAI­ZA De 120 a 68 kg Es­ta ma­dri­le­ña de ori­gen co­lom­biano ha per­di­do más de 50 kg y 7 ta­llas de ro­pa.

Vi­ne a Es­pa­ña en el año 2000, con so­lo 19 años, y los pri­me­ros me­ses fue­ron muy du­ros: la so­le­dad, la nos­tal­gia, la in­cer­ti­dum­bre… me re­fu­gié en la co­mi­da. Cuan­do las co­sas em­pe­za­ron a mar­char me­jor, ya es­ta­ba obe­sa y se des­en­ca­de­nó un círcu­lo vi­cio­so. Iba al mé­di­co y me po­nía die­tas hi­po­ca­ló­ri­cas con las que ba­ja­ba co­mo mu­cho 10 o 12 ki­los. Tam­bién in­ten­ta­ba ha­cer ejer­ci­cio, pe­ro te­nía tan­to so­bre­pe­so que ape­nas po­día ca­mi­nar. De ver­dad que lo in­ten­ta­ba… el pro­ble­ma es que pa­sa­ba tan­ta ham­bre que lue­go ve­nía efec­to re­bo­te y co­gía el do­ble de ki­los. Así lle­gué a pa­sar de 120. Me do­lía to­do: las ro­di­llas, los to­bi­llos, la es­pal­da… El mé­di­co me pro­pu­so una ci­ru­gía de es­tó­ma­go. Me pa­re­cía el úl­ti­mo re­cur­so, me sen­tía mal con­mi­go mis­ma por no ser ca­paz de lo­grar­lo yo so­la, pe­ro lle­ga­da a aquel pun­to no que­da­ba más re­me­dio. De­ci­dí to­mar­lo co­mo un pun­to de in­fle­xión. Mien­tras es­pe­ra­ba a que me ope­ra­ran, me apun­té al gim­na­sio a ha­cer bi­ci, elíp­ti­ca, tra­ba­jo de pe­sas, etc. Cuan­do lle­gó la ope­ra­ción ya es­ta­ba más ani­ma­da, más en for­ma. A los 6 me­ses de ope­rar­me, cuan­do ha­bía per­di­do 27 ki­los, el mé­di­co me di­jo: has­ta aquí el efec­to de la ci­ru­gía, si quie­res es­tar me­jor, aho­ra ya de­pen­de so­lo de ti. ¡Y va­ya si que­ría! Des­pués de eso he per­di­do 23 ki­los más. Si­go cui­dán­do­me y yen­do al gim­na­sio, el de­por­te me ha­ce sen­tir­me bien, ya no es una obli­ga­ción. Voy an­dan­do a to­das par­tes. Co­mo a po­qui­tos, mu­cha ver­du­ra y ali­men­tos ri­cos en pro­teí­nas. De vez en cuan­do, in­clu­so me to­mo un tro­ci­to de cho­co­la­te, un ca­pri­cho que an­tes ±cuan­do es­ta­ba obe­sa y obsesionada con la co­mi­da- nun­ca me con­ce­día. Aho­ra soy una per­so­na más fe­liz, tra­ba­jo me­jor, es­toy más ac­ti­va y tar­do la mi­tad en to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.