MU­JER DE­POR­TIS­TA Y ME­NO­PAU­SIA

¿DEBES SE­GUIR CO­MO HAS­TA AHO­RA?

Sportlife - - MUJER - Por Sa­ra Ál­va­rez

Ca­da vez más mu­je­res afron­tan la me­no­pau­sia en ple­na for­ma fí­si­ca y men­tal. No obs­tan­te, au­men­ta el ries­go de su­frir en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y dia­be­tes ti­po 2, re­ten­ción de lí­qui­dos o au­men­to de pe­so. Se­gu­ro que ya sa­bes que to­dos es­tos tras­tor­nos pue­den pre­ve­nir­se o ali­viar­se con un es­ti­lo de vi­da ac­ti­vo y há­bi­tos sa­lu­da­bles. Si ya los si­gues, se­gu­ra­men­te te pre­gun­tas si debes cam­biar al­go al lle­gar a es­ta eta­pa o bas­ta con se­guir co­mo has­ta aho­ra. Te va­mos a dar al­gu­nos con­se­jos de sa­lud que sir­ven pa­ra cual­quier mo­men­to de la vi­da, pe­ro que son es­pe­cial­men­te im­por­tan­tes du­ran­te la me­no­pau­sia.

>> Quié­re­te mu­cho.

Del mis­mo mo­do que tu cuer­po cam­bió en la ado­les­cen­cia o du­ran­te los po­si­bles em­ba­ra­zos, tu cuer­po va a evo­lu­cio­nar en es­ta eta­pa. Tra­tar de man­te­ner el mis­mo as­pec­to o las mis­mas mar­cas de­por­ti­vas no es po­si­ble y ob­se­sio­nar­se con eso es muy ne­ga­ti­vo. Quié­re­te mu­cho tal có­mo eres aho­ra: más fuer­te, más sa­bia y más guapa que nun­ca (tam­bién por fue­ra).

>> Si­gue ha­cien­do ejer­ci­cio.

Qui­zá tus mar­cas dis­mi­nu­yan, ne­ce­si­tes más des­can­so que an­tes o al­gu­nos en­tre­na­mien­tos te cues­ten más. No obs­tan­te, no te des­ani­mes y lo de­jes. Es más im­por­tan­te que nun­ca que te man­ten­gas ac­ti­va y reali­ces ejer­ci­cio a la má­xi­ma in­ten­si­dad que te sea po­si­ble. Más va­le po­co pe­ro in­ten­so, con bue­nas re­cu­pe­ra­cio­nes, que ha­cer a dia­rio ªro­da­je­sº sua­ves de más de una ho­ra. El en­tre­na­mien­to de fuer­za es fun­da­men­tal pa­ra pre­ser­var tu ma­sa mus­cu­lar y pre­ve­nir la pér­di­da de ma­sa ósea. Una mu­jer fuer­te, que se mue­ve con agi­li­dad, se­rá una mu­jer jo­ven por mu­chos años, in­clu­so mu­cho des­pués de la me­no­pau­sia.

>> Con­ti­núa cui­dan­do tu ali­men­ta­ción.

Si no lo has he­cho to­da­vía, re­du­ce el con­su­mo de gra­sas sa­tu­ra­das, azú­ca­res sim­ples y sal. Eso in­clu­ye prác­ti­ca­men­te to­dos los ali­men­tos pro­ce­sa­dos. Au­men­ta las fru­tas y ver­du­ras, así co­mo los ali­men­tos con cal­cio, co­mo los lác­teos. To­ma más ali­men­tos ri­cos en ome­ga-3, co­mo pes­ca­dos azu­les y nue­ces, que es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te en es­ta eta­pa por­que pre­vie­ne los pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res, y ali­via sín­to­mas de­pre­si­vos y so­fo­cos.

>> Visita a tu mé­di­co a me­nu­do.

Debes rea­li­zar con más fre­cuen­cia con­tro­les de azú­car, pre­sión ar­te­rial y co­les­te­rol pa­ra de­tec­tar a tiem­po cual­quier pro­ble­ma. Pue­de tam­bién re­co­men­dar­te su­ple­men­tos ali­men­ti­cios que pue­den ayu­dar­te o, en ca­so ne­ce­sa­rio, re­ce­tar­te tra­ta­mien­tos. Re­cuer­da que so­lo tu mé­di­co pue­de pres­cri­bir un tra­ta­mien­to, que ade­más de­be ser to­tal­men­te per­so­na­li­za­do, evi­ta siem­pre la au­to­me­di­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.