EL MU­RO DEL MA­RA­TÓN: ¿MI­TO O REALI­DAD?

Che­ma Mar­tí­nez ha­bla de uno de los gran­des te­mo­res de los ma­ra­to­nia­nos no­va­tos, ¡el mu­ro del ma­ra­tón! Aquí van al­gu­nos con­se­jos pa­ra afron­tar­lo:

Sportlife - - ¡PONTE A CORRER CON CHEMA! -

EL MU­RO ES UNA GRAN REALI­DAD

El mu­ro es una gran reali­dad con la que por des­gra­cia pue­des to­par en ca­rre­ra, ¿qué es? Al fi­nal no de­ja de ser de­bi­li­dad de tu cuer­po, que se re­be­la ante el can­san­cio, ante la ca­rre­ra, ante el ago­ta­mien­to y a ve­ces ese mu­ro co­ge la for­ma de una sim­ple va­lli­ta, ca­si me­tá­li­ca, y otras ve­ces se mues­tra co­mo un mu­ro de hor­mi­gón, y otras in­clu­so apa­re­ce co­mo la Mu­ra­lla China.

¿EN QUÉ KM APA­RE­CE EL MU­RO?

Pue­de apa­re­cer en cual­quier ki­ló­me­tro aun­que nor­mal­men­te sue­le apa­re­cer a par­tir del 30, pe­ro es muy va­ria­ble, yo me he en­con­tra­do con ma­ra­to­nes que des­de el km 8 han si­do un gran mu­ro; en cam­bio otras ve­ces no he sen­ti­do tan­to ese mu­ro, so­lo un po­co de de­bi­li­dad, y otras no ha apa­re­ci­do has­ta que que­da­ban 2 km pa­ra lle­gar a me­ta, con una sen­sa­ción de esas que sien­tes que no avan­zas, co­mo si es­tu­vie­ras co­rrien­do en una cin­ta: mi­ra­ba al fren­te, un edi­fi­cio, vol­vía a mi­rar al sue­lo y al le­van­tar la ca­be­za el edi­fi­cio no se ha­bía mo­vi­do en ab­so­lu­to, ¡ho­rri­ble!

¿SIEN­TES SIEM­PRE LAS MIS­MAS SEN­SA­CIO­NES?

Al fi­nal ese mu­ro va­ría mu­cho y de­pen­de un po­co de si te has pa­sa­do de rit­mo por­que te ha­bías mar­ca­do un ob­je­ti­vo de­ma­sia­do irreal pa­ra tu es­ta­do de for­ma, o si no has en­tre­na­do lo su­fi­cien­te. El mu­ro no ha­ce otra co­sa que plas­mar un po­co la reali­dad. Es la cru­de­za de lo com­pli­ca­da que es la ma­ra­tón y te in­for­ma de que te has pa­sa­do y te di­ce que has­ta aquí has lle­ga­do.

CLA­VES PA­RA EVITAR EL MU­RO

· No te mar­ques ob­je­ti­vos im­po­si­bles res­pec­to a tu es­ta­do de for­ma y ni­vel de en­tre­na­mien­to. · No te pa­ses con el rit­mo de ca­rre­ra, es me­jor ser con­ser­va­dor al prin­ci­pio que pa­gar­lo des­pués. · Si apa­re­ce el mu­ro, in­ten­ta no ti­rar la toa­lla, pien­sa que esas sen­sa­cio­nes van a pa­sar y que aun­que lo ha­gas en un tiem­po peor, lo im­por­tan­te es cru­zar la me­ta. · Tu sa­lud es más im­por­tan­te que la me­ta. Si las sen­sa­cio­nes del mu­ro las sien­tes co­mo inasu­mi­bles y em­pie­zas a sen­tir­te muy mal, a ve­ces es me­jor aban­do­nar que arries­gar­te a pa­de­cer una le­sión o un pro­ble­ma de sa­lud ma­yor. · Apren­de de tus mu­ros. En el fon­do los mu­ros en ca­rre­ra son una cu­ra de hu­mil­dad que nos en­se­ñan a co­no­cer­nos me­jor co­mo co­rre­do­res y a me­jo­rar pa­ra la pró­xi­ma, ¡qué­da­te con lo que es­ta lec­ción te en­se­ña so­bre ti!

EL PEOR MU­RO DE CHE­MA MAR­TÍ­NEZ

El mu­ro es muy cruel por­que so­lo si eres ca­paz de su­pe­rar­lo vas a lo­grar lle­gar a tu ob­je­ti­vo. Te ha­ce apren­der mu­cho, te ha­ce ver dón­de es­tá tu lí­mi­te, có­mo es­tás for­zan­do por lle­gar a con­se­guir ese lí­mi­te. El mu­ro te lle­na de sen­sa­cio­nes de do­lor, yo re­cuer­do en una oca­sión en To­kio que sa­lí a rit­mo de 2:06 o 2:07 la pri­me­ra me­dia ma­ra­tón y de re­pen­te en el km 30 me em­pe­cé a en­con- trar mal, ca­da vez me sa­lían más se­gun­dos por km, y cuan­do que­da­ban 2 o 3 km era tal el do­lor que te­nía que que­ría llo­rar de lo mu­cho que me es­ta­ba afec­tan­do, ca­da pa­so se con­ver­tía en una au­tén­ti­ca ba­ta­lla por se­guir avan­zan­do, y la im­po­ten­cia que sen­tía me lle­va­ba a que­rer llo­rar pe­ro no te­nía ni fuer­zas pa­ra ello. Sin em­bar­go, no sé qué motor me es­ta­ba im­pul­san­do pa­ra lo­grar cru­zar esa lí­nea de me­ta y la cru­cé, no en el tiem­po que pre­ten­día, pe­ro lo hi­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.